Que el titular no los lleve a engaño. SORDO, la producción de LA CAÑA BROTHERS, es una buena película, impecable técnicamente, pero que se ve lastrada por pequeños errores que la alejan de la excelencia a la que aspira.

Inspirada en el comic homónimo, escrito y dibujado por David Muñoz y Rayco Pulido y publicado por Astiberri, SORDO narra las peripecias de un “maqui” durante la llamada “Operación Reconquista”, cuando los exiliados volvieron de Francia para intentar recuperar el país de manos de los franquistas. Un accidente acaba con el grupo, a excepción de Anselmo Rojas, que se queda sordo. A partir de ese momento, solo, herido y privado de un sentido tan esencial, se verá asediado por las fuerzas enemigas, la soledad y la naturaleza salvaje e inclemente.

La película de Alfonso Cortés-Cavanillas entra por la vista desde el primer fotograma, sacando partido de unos parajes naturales de ensueño. Planos aéreos, cenitales, generales… El repertorio de postales no tiene parangón…

El sonido, otro elemento indispensable en el devenir de los acontecimientos, está tratado con sumo mimo, pasando de instantes de profundo silencio para transmitir la sensación de indefensión del protagonista a la platea a verdaderas orgías pirotécnicas.

La banda sonora, firmada por Carlos Martin Jara, redunda en el minimalismo la mayor parte del metraje y se erige épica en los momentos de acción, subrayando así un apartado de lujo.

El reparto, encabezado por un Asier Etxeandia tremendo, secundado por Marian Álvarez, Hugo Silva e Imanol Arias, todos en estado de gracia, demostrando que no siempre es necesario contar con un plantel de estrellas rutilantes.

En el lado “negativo” tenemos a Aitor Luna y Olimpia Melinte. El primero intentando defender a una némesis torpe y genérica, sin aristas. La segunda como personaje que sobre el papel debería resultar temible, pero en pantalla acaba siendo ridículo.

La película se abandona por completo a su interesante premisa, abandonando un mejor dibujo o diseño de personajes. A poco de comenzar la película, todos sin excepción pierden su foco o compromiso para con la historia. Lo que comienza siendo una persecución al hombre, una “caza de indios”, como describe uno de los antagonistas, acaba siendo una serie de secuencias sin sentido. Anselmo deja de huir y los antagonistas dejan de perseguir. No ayuda una serie de elipsis que no hacen más que acrecentar la indefensión del espectador ante lo que sucede en pantalla. Secuencias como la parada en casa de Elvira y el incidente con Jaime dan una pista de hacia la nada a la que se dirige la película.

Sí, redundan en vistosas secuencias de acción, unos tiroteos que no se habían visto hasta ahora en nuestro cine o unas persecuciones a caballo que quitan el hipo, pero que una vez finalizada volvemos al inicio de un bucle sin fin ni resolución. Los personajes carecen de objetivos o de voluntad para llevarlos a cabo y eso se torna en inmovilismo. Y el cine, sin movimiento, sin emoción, se torna una experiencia soporífera e insoportable…

No ayuda el exceso de metraje ni las incomprensibles decisiones de según que personajes en algún momento de la trama, dejando más en evidencia que no se ha cuidado la estructura, el guion y los personajes tanto como el apartado técnico.

También resulta insulsa la secuencia final, con un anticlímax que, bien llevado, habría resultado soberbio, pero se ve ensombrecido por varias decisiones erróneas. Y es una pena, porque el plano final es duro, desolador y si, precioso.

En resumen, SORDO es un film violento, duro, valiente, único en su especia, además de un magnífico ejemplo de virtuosismo técnico, con un reparto merecedor de todo aplauso o alabanza, pero que acaba tropezando en algo tan esencial como el tratamiento de personajes. A pesar de sus errores, un film imprescindible para los amantes del western, con momentos para el recuerdo. Por lo demás, como decía al inicio, una oportunidad perdida.

LO MEJOR

Un reparto entregado.

La fotografía o, dicho de otro modo, lo bien que luce técnicamente a pesar de su presupuesto. Una gozada para los sentidos.

El amor por el género que destila en cada fotograma.

LO PEOR

Varias decisiones de guion, estructura y objetivo de personajes que acaba hundiendo las intenciones de la película…

La duración. Debido a un guion que se entretiene donde no debe, acaba pesando en el espectador.

Como siempre, unos villanos sin entidad, de manual. Vamos, que son malos porque si…

LA PREGUNTA

En vista de lo mucho que se ha cuidado la ambientación, recreación, sonido e imagen, ¿Cómo no le dieron un par de vueltas al guion, verdadero punto vulnerable de lo que prometía ser una película que marcaría un antes y un después en nuestro cine?

NOTA: 5/10

Wiman González

JFPCríticasAsier Etxeandía,Críticas,Hugo Silva,IMANOL ARIAS,Sordo
Que el titular no los lleve a engaño. SORDO, la producción de LA CAÑA BROTHERS, es una buena película, impecable técnicamente, pero que se ve lastrada por pequeños errores que la alejan de la excelencia a la que aspira. Inspirada en el comic homónimo, escrito y dibujado por David Muñoz...