Tengo que reconocer que quizás, solo quizás, soy demasiado joven para escribir con propiedad sobre esta película, para entender las referencias al material homenajeado. A pesar de mi devoción y entrega absoluta al séptimo arte, series televisivas como LANCER y FBI entre otras, me resultan muy desconocidas. Por lo demás, el nuevo film de Quentin Tarantino es una nueva muestra (y van…) del talento del director, uno de los pocos que a hoy día puede presumir que, entre los aficionados al cine, sus estrenos se cuenten como eventos cinematográficos.

Mucho se ha dicho y especulado sobre ERASE UNA VEZ EN HOLLYWOOD. Que si era un relato sobre los últimos días de la malograda Sharon Tate, que si era una comedia sobre especialistas de cine… Todo ello, sin duda, dimes y diretes para marear la perdiz y ocultar con celo el verdadero argumento del film. En estos días en los que la información fluye sin control, es difícil mantener en secreto cada pequeño detalle de una producción de este calado.

Por mi parte, pienso contribuir a mantener el secreto del argumento. No por miedo a desvelar detalles importantes de la trama, sino porque esta película merece ser descubierta por el espectador. Cada detalle, cada dialogo, cada gesto está al servicio de la historia y sería muy irresponsable por mi parte desvelar cualquier detalle de la trama, por nimio que pueda parecer. Como siempre en la obra del director de Tennesse, toda pieza forma parte de un puzzle perfectamente orquestado… Y creo que ya he dicho demasiado.

La ambientación del relato es espectacular. Pasearemos por las calles de Los Ángeles a finales de los años sesenta. Formaremos parte del falso glamour de las decadentes estrellas de Hollywood de aquella época, de las fiestas sin medida…

Vestuario, banda sonora, fotografía, montaje… La obsesión de Tarantino por los detalles en apariencia más insignificantes queda nuevamente refrendada.

El reparto está plagado de caras conocidas. Desde el malogrado Luke Perry, quien protagoniza una de las mejores secuencias de la película y posiblemente una de las mejores de la filmografía de Tarantino, colaboraciones de “viejos amigos” (grande Michael Madsen), jovencísimas actrices como Margaret Qualley (para babear su fabulosa conversación sin palabras con Brad Pitt) así como inquietantes colaboraciones de Rumer Willis, Harley Quinn Smith, Dakota Fanning, Rebecca Gayheart o la jovencísima Julia Butters, participe de la secuencia arriba mencionada… Su química con DiCaprio es asombrosa…

Mención aparte para la interpretación de Margot Robbie como Sharon Tate. Dulce, entrañable y un pelín ingenua. Su secuencia en el cine, compartiendo la proyección con el público desde el anonimato es… sencillamente deliciosa.

De Brad Pitt poco se puede decir. El actor brilla allá donde lo pongan. Tarantino le deja uno de esos personajes a los que el actor se entrega con vehemencia.

Pero todos los aplausos irán sin duda para Leonardo DiCarpio. No existen adjetivos suficientes en el mundo para describir su interpretación, todo un recital de registros que encumbran a Rick Dalton como uno de los mejores personajes de su carrera, así como uno de los mejores escritos por Quentin Tarantino. Lejos de sus estridencias habituales, Leo se entrega por completo para dar vida a este personaje, un festival de emociones que cala en el público. Posiblemente una de las mejores interpretaciones del año.

En resumen, fascinante visualmente y técnicamente irreprochable, ÉRASE UNA VEZ EN HOLLYWOOD es una gozada absoluta cuya banda sonora, como no podía ser de otra manera, acabará formando parte de las listas de reproducción de medio planeta.

Los actores, todos, dan lo mejor de sí, sobre todo un DiCaprio que se entrega a un personaje complejo y, aun así, cercano y tangible.

Más allá de las críticas que surgieron en su presentación en el Festival de Cannes, que entiendo, pero no comparto, Tarantino nos entrega una hermosa carta de amor a los perdedores del cine y sería imperdonable que los aficionados al séptimo la ignoraran en taquilla. Este si es el evento cinematográfico del año…
Y lo dice un Marvelita irredento…

LO MEJOR

¿Cómo decirlo? ¿Todo?

La cantidad de tonos que abarca la película (suspense, horror, humor, drama) y lo equilibrado que acaba siendo el resultado final. Y es que Tarantino hace que parezca fácil dirigir películas.

El reparto. Al completo. Pero en especial DiCarpio. Espectacular como Rick Dalton.

LO PEOR

Que solo dure ciento sesenta y cinco minutos. Si… A pesar de durar casi tres horas (3 horas), la película se pasa en un suspiro.

Un detalle que me molestó en LOS ODIOSOS OCHO y aquí se repite: la innecesaria voz en off narrando el principio del tercer acto.

LA PREGUNTA

¿Cumplirá Tarantino su promesa de jubilarse después de su próxima película?

NOTA: 9/10

JFPUncategorizedBrad Pitt,Críticas,Érase una vez en Hollywood,Leonardo DiCaprio,QUENTIN TARANTINO
Tengo que reconocer que quizás, solo quizás, soy demasiado joven para escribir con propiedad sobre esta película, para entender las referencias al material homenajeado. A pesar de mi devoción y entrega absoluta al séptimo arte, series televisivas como LANCER y FBI entre otras, me resultan muy desconocidas. Por lo...