Vuelve el hombre araña definitivo en su aventura más grande hasta la fecha. Ni Raimi ni Webb se habían atrevido a soñar con llevar al personaje tan lejos, literalmente. Que sí, que ha estado en el espacio, pero por equivocación.

De nuevo a los mandos de la película, un Jon Watts que ha aceptado el poder y la responsabilidad de crear las mejores películas posibles sobre el lanzaredes, nos trae una de las mejores películas del verano, una continuación vibrante, emocionante, romántica, repleta de excelentísimas secuencias de acción y mucho, muchísimo humor.

Y es que, ya desde los comics, SPIDERMAN se ha caracterizado por tres elementos principales: villanos coloridos, verborrea histérica y, a partir de la entrada en escena de John Romita Sr. en sustitución del insustituible Steve Ditko a los lápices, los devaneos románticos del personaje.

Que si, que Peter ya había tonteado con Betty Brant, la eterna secretaria de J. Jonah Jameson durante sus primeros años de existencia, pero esa historia nunca llegó a nada. Fue Romita, como digo, proveniente de comics para adolescentes, quien introdujo las tramas románticas y la aparición de mujeres independientes y de carácter en la vida del hombre araña.

Como novedad, en esta película no solo Peter se enamora de MJ (cosa que no sabemos cómo ha pasado, ya que en la primera película nos despedimos de él “rompiendo” con Liz) y se obsesiona con declararse de la manera más hortera posible. Pero alrededor de él y sin que nadie lo espere, se forman dos parejas más (una de ellas se intuye en el tráiler…). Casi podríamos decir que la película es una comedia romántica interrumpida por espectaculares secuencias de acción que transcurren en varios de los lugares más emblemáticos del viejo continente.

Los artífices del guion han continuado por la senda del humor de instituto y la formula funciona a las mil maravillas. Los chistes y los comentarios ingeniosos ya no solo son cosa de Peter, gran parte del reparto dispara comentarios jocosos a diestro y siniestro, lo cual provoca que cada personaje aporte un chascarrillo ingenioso en el momento preciso. Y no me estoy refiriendo al típico humor MARVEL (Guardianes de la Galaxia, Thor: Ragnarok, etc.) sino a chistes de y por chicos de quince años, que todavía ignoran como funciona parte del mundo. Es un elemento que se ha cuidado mucho y los diálogos son una delicia.

Así, entre romances, chascarrillos y villanos gigantes elementales, Peter se encuentra superado por las expectativas que se han creado en torno a él. Sin mentor, sin un guía que le ayude a entender que es lo que le espera, se siente perdido y superado. Es entonces cuando hace entrada… Ehem… No destriparemos mucho más de la trama, porque hay mucho que el espectador debe descubrir por sí mismo. Eso sí, es importante destacar el trabajo de arqueología que se han tomado los guionistas para estructurar la trama. Esta historia se viene “cociendo”, al igual que su antecesora, desde el mismo inicio del universo MARVEL. El villano ya aparecía en el primer Ironman… Ahí lo dejo.

En resumen, SPIDERMAN: LEJOS DE CASA supera todas las expectativas, mejorando y amplificando todo lo que fue el primer episodio, expandiendo y unificando, más si cabe, el universo cinematográfico de MARVEL. Un reparto acertadísimo, capitaneado por un Tom Holland que demuestra, una vez más, que ha venido para ser el SPIDERMAN definitivo. Una gran película, una gran aventura, un pasatiempo de primera.

LO MEJOR

El (perfecto) equilibrio entre acción, humor y romance. Este es el caso de que lo mejor es casi todo.

La secuencia que cierra la película, cuya ausencia se criticó (y con motivo) en la primera entrega.

Las secuencias después de créditos son IMPORTANTÍSIMAS. Sí, lo sé. Esto se ha dicho siempre, pero en el caso del hombre araña, esa secuencia va a sacudir los cimientos del personaje como nunca antes. Palabrita.

LO PEOR

Que las dos horas y diez minutos que dura la película se pasen en un suspiro.

Quizá, solo quiiiiiiza, cierto discurso que ocurre a mitad de la película. Demasiado expositivo. Tan solo por eso le bajo un punto…

LA PREGUNTA:

¿Por qué todo el mundo daba por hecho que en esta película se iba a resolver el nuevo status quo del Universo MARVEL?

NOTA: 9/10

Wiman González

JFPUncategorizedCríticas,Jon Watts,Spiderman Lejos de casa
Vuelve el hombre araña definitivo en su aventura más grande hasta la fecha. Ni Raimi ni Webb se habían atrevido a soñar con llevar al personaje tan lejos, literalmente. Que sí, que ha estado en el espacio, pero por equivocación. De nuevo a los mandos de la película, un Jon...