Se puede decir que Jonah Hill (Los Ángeles, 20 de diciembre de 1983) es un tipo impredecible. Comenzó en el mundo de la comedia, muchas veces gamberra y desenfrenada, como Superbad (2007), para después centrarse en un cine más dramático y comprometido que le ha otorgado dos nominaciones al Óscar, gracias a su trabajo en Moneyball (2011) y El lobo de Wall Street (2013). Siguiendo con las sorpresas, ahora se estrena como director con un relato iniciático sobre un chico de trece años que encuentra en la práctica del skate, un oasis con el que luchar contra su poco halagüeña vida.

Stevie (Sunny Suljic) es un chico de trece años bajito y aparentemente endeble, que sufre las iras de su hermano mayor, un omnipresente Lucas Hedges, a la vez que lidia con lo que parece una familia monoparental, en que la madre está desbordada y falta de estímulos positivos. Sin muchos amigos y grandes proyectos de futuro, Stevie sale a las calles de Los Ángeles buscando un sentimiento de pertenencia. Falto de una familia al uso, Stevie ve en el skate el lugar ideal para sentirse protegido y libre de prejuicios. Al igual que en Años salvajes, la magnífica novela de William Finnegan, el protagonista de En los 90, decide emprender un viaje a los límites, en el que no faltan las drogas, la iniciación sexual o todo tipo de conductas de riesgo, propiciadas por una primitiva necesidad de aceptación. Stevie es el último que ha llegado al grupo, el más pequeño, el que menos manejo tiene del skate y el que menos vida de calle tiene, con lo que tendrá que iniciarse en los modos y costumbres masculinas, a la velocidad de la luz, para que la fraternidad de este grupo de inadaptados le acepte y acoja, sin rastros de pena o condescendencia.

No es fruto del azar que este grupo de jóvenes skaters esté compuesto por un afroamericano, un mexicano, un mestizo de pelazo rubio y un americano de pobreza mayúscula. El director a la par que compone una bonita historia de amor hacia el skate y su cultura, no prescinde de la crítica social hacia una época compleja, por la que muchos pasaron de puntillas. Ninguno de estos chicos tiene grandes expectativas, más allá del carpe diem que les proporciona el skate y su ambiente urbano o el sueño cinematográfico de uno de ellos, lo que por cierto regala una original y bonita forma de dar por terminada la película. No obstante, a medida que el desenfreno va instalándose en sus vidas, las diferencias de criterio se van a hacer más agudas entre algunos de ellos. Aunque ante la llegada del drama final, que el director podría haber evitado al romper el ambiente general, los chicos demostrarán sin palabras el hilo invisible que una tabla con ruedas han conseguido tejer entre ellos.

Es admirable la sensibilidad y pericia que demuestra tener Jonah Hill. Desde su secuencia inicial consigue colocar la cámara en el lugar adecuado, para despertar interés en el público y obtener verdad de sus intérpretes. Gracias a su predilección por los planos cortos y un formato reducido, el objetivo captura lo mejor de este grupo de jóvenes actores, entre los que destaca Sunny Suljic y su mirada implorante. Todo ello acompañado de una preciosa banda sonora, muy noventera, que aparece en los momentos adecuados para que algunas secuencias rocen la excelencia. Además el director se muestra inteligente, al empezar su carrera detrás de la cámara con una historia pequeña y que le fluye muy dentro, ya que todo pasa ante nuestros ojos de forma orgánica y bella. Pero no es una belleza artificiosa y buscada, sencillamente las caídas dolorasas contra el asfalto y la forma en la que nos levantamos con la esperanza de poder mantenernos de nuevo en pie, resultan poderosamente evocadoras y sencillamente cercanas.

Laura Acosta

Nota Factoría del cine: 9

JFPCríticasCríticas,En los 90,Jonah Hill
Se puede decir que Jonah Hill (Los Ángeles, 20 de diciembre de 1983) es un tipo impredecible. Comenzó en el mundo de la comedia, muchas veces gamberra y desenfrenada, como Superbad (2007), para después centrarse en un cine más dramático y comprometido que le ha otorgado dos nominaciones al...