MEN IN BLACK, HOMBRES DE NEGRO en nuestro país, resultó un pasatiempo entretenido, con un Will Smith en estado de gracia, mostrando al mundo que era capaz de convertir en oro todo cuanto tocara, por extravagante que pareciera. El film de Barry Sonnenfeld se disfrutaba sin esfuerzo y dejó un agradable poso en los espectadores de la época. Las secuelas, forzadas, sin un guión decente y sin mayor propósito que hacer caja, no corrieron la misma suerte.

Este verano recibimos un remake/reboot/secuela, un nuevo esfuerzo de SONY para revitalizar su catálogo o dicho de otro modo, recuperar franquicias con el único objetivo de recaudar cuanto más dinero mejor.

Lo primero que se puede decir es que F. Gary Gray es un director que sabe cómo entretener, donde poner la cámara y como mantener el ritmo de la película, pero no es Barry Sonnenfeld. Donde uno es simplemente un narrador solvente que construye momentos de humor, el otro era un abanderado del absurdo, de la locura, del descacharre, lo cual dejaba instantes para el recuerdo. Y eso que ni de lejos era un gran director, dicho sea de paso.

Los protagonistas, Chris Hemsworth y Tessa Thompson saben que esta es una oportunidad que no hay que dejar escapar, así que ambos se entregan al máximo. Sus personajes son divertidos y sus diálogos e interacciones nos provocarán más de una carcajada, pero no son Will Smith y Tommy Lee Jones. La química está ahí, pero lo que destilaban las interacciones entre los protagonistas del film original eran “otra cosa”. A pesar de la baja calidad de los guiones de las secuelas, podías sentir que entre ambos actores había un “algo” que no se podía cuantificar ni catalogar, pero que era pura magia. Hemsworth y Thompson no llegan jamás a esos niveles, pero, aun así, dejan buenos momentos en pantalla.

De los secundarios, nada que objetar. Liam Neeson es pura presencia, uno de esos actores que brillan donde los pongas, por poco que aparezca en pantalla y Emma Thompson, único enlace con la trilogía original, está soberbia en sus pequeñas intervenciones.

Si en algo ha brillado en esta saga con diferencia han sido las criaturas, mezcla de maquillaje, animatronicos y CGI. En esta ocasión, cumplen, pero no sorprenden. Eso sí, algunos de los personajes digitales son demasiado cargantes.

El argumento es sencillo, con algún que otro giro que ya se intuye en el tráiler y sembrado de secuencias de acción, personajes extravagantes, cameos inesperados y mucho humor. No pretende sorprender, sino entretener y a mi juicio, lo consigue con creces.

En resumen, MIB: INTERNATIONAL es puro entretenimiento sin pretensiones, demasiado deudora de los capítulos anteriores y carente de personalidad propia, pero también es divertida, trepidante, provocando sonrisas y carcajadas en la platea, y aunque nunca aburre, acaba no aportando nada a la mitología de los MIB y se olvida nada más salir de la sala.

Como la mayoría de los blockbusters veraniegos.

Y eso no siempre es malo, la verdad…

 

LO MEJOR

Es entretenida, divertida y trepidante. Las dos horas pasan en un suspiro.

Los efectos de maquillaje.

Liam Neeson y Emma Thompson, pura presencia el primero, enorme la segunda.

La sintonía compuesta por Danny Elfman, tan pegadiza como el primer día…

 

LO PEOR

Aunque se esfuerzan (y mucho) Chris Hemsworth y Tessa Thompson no son Will Smith y Tommy Lee Jones.

En más de una ocasión, los secundarios cómicos digitales resultan cargantes.

La falta de ambición que destila la película…

 

LA PREGUNTA

¿Por qué se ha descuidado tanto los guiones de esta serie, habiendo tantas posibilidades de expansión? ¿Por qué se limitan tanto y se repiten los mismos parámetros una y otra vez?

 

LA SEGUNDA PREGUNTA:

¿Qué pinta EL RUBIUS en la película?

 

NOTA: 7/10

JFPCríticasCríticas,Men in black
MEN IN BLACK, HOMBRES DE NEGRO en nuestro país, resultó un pasatiempo entretenido, con un Will Smith en estado de gracia, mostrando al mundo que era capaz de convertir en oro todo cuanto tocara, por extravagante que pareciera. El film de Barry Sonnenfeld se disfrutaba sin esfuerzo y dejó...