PP

“EXPEDIENTE WARREN”, en principio una modesta (y notable) película de terror, ha ido creciendo con el paso de los años hasta consolidarse como una especie de “franquicia” de terror, diversificada en varias ramas o episodios interconectados, algo muy parecido a lo que ha conseguido Kevin Feige con las películas MARVEL. James Wan, arquitecto de este proyecto, es el artífice de varias de las propuestas más estimulantes del “nuevo” cine de terror (SAW, INSIDIOUS, SILENCIO DESDE EL MAL…) o “taquillazos” recientes, como AQUAMAN.

A la ya mencionada “EXPEDIENTE WARREN” y su secuela “EL CASO ENDFIELD”, se han unido las sagas “ANNABEL” (cuya tercera entrega llegará en breve, cruzándose de nuevo con los protagonistas de EXPEDIENTE WARREN), “LA MONJA” o la película que nos ocupa, “LA LLORONA”, de inminente estreno.

Todas ellas comparten elementos o personajes comunes. Por ejemplo, la muñeca Annabel se pasea por casi todas las películas de la saga, al igual que el padre Pérez, interpretado por Tony Amendola.

Resulta interesante la cantidad de “monstruos” que pueblan este “universo” terrorífico. Y parece que tenemos para rato, ya que el público (y la taquilla) no muestran signo de agotamiento.

Ahora bien, es justo señalar que la formula se ha estancado. Y LA LLORONA es una clara muestra de ello.

El reparto, encabezado por las muy entregadas Linda Cardinelli y la venezolana Patricia Velásquez, cumple lo justo. Y digo lo justo porque el dibujo de los personajes no pasa del mero estereotipo. No generan ningún tipo de empatía, y sin empatía, el público no puede preocuparse por los personajes, por mucho que tengamos niños en peligro.

El desarrollo no puede ser más manido. Demonio/espectro/ser de ultratumba que acosa a familia tipo en su domicilio, generando no pocos sustos a golpe de volumen. El debutante Michael Chaves tira de tópicos y de efectos de sonido (los gritos de La Llorona, la música de Joseph Bishara, otro fijo en las producciones de James Wan) para aterrorizar a la platea.

Lo mejor es que, por tópico y manido que sea el desarrollo, Chaves ha optado por efectos prácticos en lugar de los tan habituales y “falsetes” efectos digitales y se agradece. El fantasma está ahí en todo momento y ayuda a los actores y sus reacciones.

Aun así, en algunos momentos no basta y el devenir de los acontecimientos resulta del todo inverosímil.

En definitiva, LA LLORONA puede considerarse como uno de los episodios más flojos de la saga, pero el público joven, ávido de emociones fuertes y adictos a los jump scares (sustos de toda la vida, pero oigan, hay que utilizar esta terminología para parecer moderno…) no le harán ascos a otra producción modesta y económica que no busca otra cosa que hacernos pasar un buen/mal rato. Podría ser mejor si, pero no hay duda de que, a pesar de sus (muchos) defectos y errores, la película cumple su cometido, el de mantenernos inquietos en la butaca.

LO MEJOR

Los efectos prácticos y la atmosfera malrollera con la que el debutante Michael Chaves, impregna a su película.

El diseño de producción. Modesto pero resultón.

Que seis películas después, todavía tengamos ganas de más.

La música de Bishara, el alma del Warrenverso…

LO PEOR

…de la que Chaves abusa hasta la náusea para provocar sustos en la platea.

No puede ser más genérica, tópica y clónica, cosa que no parece importar al público al que va dirigida.

Que nadie se equivoque. Yo me lo paso teta con estas películas, pero hay que ser honestos. La fórmula comienza a agotarse y se necesita una revolución o actualización para ayer…

LA PREGUNTA

¿Nos sorprenderá algún día James Wan incorporando a las criaturas de INSIDIOUS al Warrenverso?

NOTA: 6/10

Wiman González

JFPCríticasCríticas,La llorona,terror
PP “EXPEDIENTE WARREN”, en principio una modesta (y notable) película de terror, ha ido creciendo con el paso de los años hasta consolidarse como una especie de “franquicia” de terror, diversificada en varias ramas o episodios interconectados, algo muy parecido a lo que ha conseguido Kevin Feige con las películas...