Antes de que se me echen encima. El título del articulo viene a ser una referencia a Miles Morales, protagonista de la película, quien nació de la mano y pluma de Brian M. Bendis en el marco del universo ULTIMATE de la Casa de las Ideas. La palabra ULTIMATE podría traducirse como “Definitivo. Aclarado este punto, vamos con el artículo de opinión.

Brian M. Bendis es un (brillante) guionista de comic, capaz de darle la vuelta a cualquier personaje, por icónico que sea. Desde que llegó a MARVEL, colección que tocaba, colección que revolucionaba. Su concepción de LOS VENGADORES fue única y durante años fue el máximo arquitecto del universo MARVEL. Tanto, que consiguió no solo volver a unificar las tramas de diferentes personajes, sino que recuperó y ascendió a la primera división a otros personajes que durante años habían sido ignorados por gran parte de dibujantes y guionistas, dándoles una importancia mayor de la que jamas tuvieron. Hoy día, personajes “menores” como Jessica Jones, Puño de Hierro, Luke Cage se han convertido en iconos, llegando no solo protagonizar sus propias colecciones, sino a salir de las viñetas e invadir el mundo catódico, en exitosas series para NETFLIX. Pero eso es otra historia…

La “niña mimada” de Bendis, por así decirlo, fue ULTIMATE SPIDERMAN, una reinvención del popular personaje para hacerle accesible a las nuevas generaciones. Y es que resulta bastante difícil que nadie se enganche a una colección con más de 50 años y 600 números a sus espaldas. La jugada, todo hay que decirlo, les salió redonda. Bendis, junto con Mark Bagley, su dibujante habitual, batieron records de permanencia a los mandos de una colección. Juntos, (r)evolucionaron no solo al personaje, si no al medio, actualizando sus historias más entrañables o míticas, dándoles frescura, pero manteniendo siempre el espíritu que hizo tan grande al Spiderman original.

Pero Bendis no tenía suficiente. Así que decidió darle sepultura. Y lo que vino después cambió el mundo del comic para siempre. Bendis creó a Miles Morales, un joven hispano afroamericano, quien tomó la responsabilidad de ser el nuevo Spiderman. Y tal fue la importancia del personaje que el personaje acabó “mudándose” de universo, formando parte, en la actualidad, de la misma realidad en la que viven el Doctor Extraño, Daredevil, Thor y el Spiderman original, el de toda la vida. Tal es su grandeza y su importancia.

MARVEL se ha esforzado durante años en mantener fresco y vigente al personaje, ya sea a través de los comics y de las diferentes series animadas, pero es la primera vez que intenta algo tan grande, tan universal.

SPIDERMAN: UN NUEVO UNIVERSO viene a contarnos una historia enmarcada dentro del llamado SPIDERVERSO, presentándonos otras dimensiones y las diferentes encarnaciones de nuestro arácnido favorito. Desde el Spiderman tradicional, el de “toda la vida” a SpiderHam, una versión “dibu” con aspecto de cerdo, o una en blanco y negro, ambientada en los años 30, entre otras.

Así, seremos testigos de diferentes orígenes, pero también que, por mucho que cambien las cosas, más siguen igual. Puede ser un diferente SPIDERMAN, pero lleva dentro el mismo valor, la misma determinación, el mismo espíritu indómito y rebelde…

Otra gran apuesta ha sido, sin duda alguna, el aspecto visual de la película. SPIDERMAN: UN NUEVO UNIVERSO es una delicia para los sentidos desde el primer al último fotograma. Basta mencionar simplemente el crescendo de la introducción del logo MARVEL, de Columbia, SONY… Una declaración de intenciones que viene a confirmar que vamos a ver algo totalmente diferente a todo lo visto hasta ahora en una película “de dibujos”.

Y es que rompe con todo. Desde la trama tan particular de aquellos primeros comics, el viñeteado de la pantalla (si, no es un recurso original, pero se usa de manera excelente), los bocadillos de texto, las elipsis con viñetas, el uso de portadas para pasar de un personaje a otro… Sumen el aspecto ultra realista de los personajes una animación estilo stop-motion (como las películas de plastilina de Aardman Studios) y entenderán porque este SPIDERMAN es tan especial.

Existe un gran miedo, (o por lo menos se percibía a las puertas del pase de prensa) a sobre saturar al público con tanta película de súper héroes, máxime cuando el protagonista es desconocido para el gran público ajeno al universo de las viñetas. Desde aquí queremos tranquilizar a ese público. La película se entiende muy bien e incluso los más pequeños no van a tener dificultad en seguir las aventuras y desventuras de sus arácnidos favoritos.

También existe otro prejuicio hacia el cine de animación. Y es que, más allá de Disney, PIXAR supo no solo dotar a sus obras de una factura técnica impecable, dando pie a una nueva forma de entender el cine de animación, sino que supo dotar a sus historias de corazón. Pues bien, lo que SONY ANIMATION STUDIOS ha logrado con SPIDERMAN está muy cerca de las mejores obras del estudio de la lámpara. No importa en qué universo se desarrolle la historia. Bajo la máscara siempre hay un Peter Parker (o Porker), o por lo menos, un digno heredero del manto del hombre araña, y eso significa que el poder no puede esgrimirse a la ligera. Se requiere una dosis equivalente de responsabilidad. La película juega muy bien con esa baza, conectando de inmediato con todos los públicos. Hay un corazón enorme latiendo dentro de cada fotograma, de cada situación, de cada personaje. Mucho amor no solo al personaje, sino al cine, al comic y por extraño que parezca, hay mucho amor al espectador.

Resta hablar del humor de la película. No hay límites para las situaciones que se plantean dentro del film. Algunas ridículas (en el buen sentido) otras más elaboradas, gags visuales, trompazos, diálogos descacharrantes y guiños. Dios, los guiños. De todos los pelajes. Desde esa portada del primer juego de Spiderman en la primera PlayStation, la versión tergiversada de la trilogía fílmica de Sam Raimi, comics, series de animación, cameos… SPIDERMAN: UN NUEVO UNIVERSO es un inagotable e infinito festín de referencias, pero todas con un sentido dentro de la trama principal. No hay nada dejado al azar.

En resumen, SPIDERMAN: UN NUEVO UNIVERSO no es solo una gran película de súper héroes, que lo es. Es una joya del cine de animación. Es un logro de estilo, de tono, de aventura, con un sentido del humor a toda mecha. Es un espectáculo visual sin parangón, trepidante, fresco y muy emocionante. Uno de los mejores films de SPIDERMAN, una de las mejores películas de animación del año. De cualquier año.

LO MEJOR

El aspecto visual de la película. Innovador, arrebatador, hipnótico, fabuloso y me dejo cientos de adjetivos en el tintero.

Que debajo de ese empaque técnico late un corazón enorme. Sin él, la película solo sería un prodigio técnico muy divertido, que tampoco es moco de pavo.

El sentido del humor, los guiños. No se vayan hasta que les barran los pies. El chiste final es de órdago.

El homenaje a Stan Lee y Steve Ditko, creadores de Spiderman.

La de posibilidades que se abre al finalizar la película.

LO PEOR

Kinping. O por lo menos, su diseño. No encaja con el resto de personajes.

No poder disfrutar de la voz de Nicolas Cage (doblador del Spiderman Noir) ni de su doblador habitual.

Que tan solo dure dos horas…

LA PREGUNTA

No se ha estrenado oficialmente la película y SONY ya ha anunciado la (previsible) secuela, lo cual, en vista de la calidad del film, no nos extraña, pero ¿Sabrán mantener el nivel?

Una de las posibilidades, de cara al mercado doméstico en mi opinión, sería lanzar películas individuales de los “otros” Spiderman de las diversas dimensiones…

NOTA: 10

JFPCríticasCríticas,MARVEL,Spiderman,Un nuevo universo
Antes de que se me echen encima. El título del articulo viene a ser una referencia a Miles Morales, protagonista de la película, quien nació de la mano y pluma de Brian M. Bendis en el marco del universo ULTIMATE de la Casa de las Ideas. La palabra ULTIMATE...