Fede Álvarez sorprendió, allá en 2009, con su cortometraje ATAQUE DE PÁNICO. Sam Raimi, director que no necesita presentación, le facilitó el salto a Hollywood, ofreciéndole la posibilidad de reiniciar su popular franquicia EVIL DEAD. Y así, junto a Rodo Sayagues, su guionista habitual y la oscarizada (y entonces muy de moda) Diablo Cody, entregaron una muy estimable continuación/reboot. Con un presupuesto de apenas quince millones, consiguió amasar, solamente en USA, alrededor de cien millones de la verde moneda.

Después de ese éxito, Fede dirigió un guion original, NO RESPIRES, de nuevo bajo el paraguas de Raimi con idéntico resultado. Inversión mínima, grandes resultados económicos (diez millones de presupuesto, ciento sesenta millones solamente en USA).

El nuevo chico de moda se encontró con mil y un proyectos sobre la mesa, desde la confirmada/ desmentida continuación de EVIL DEAD, la secuela de NO RESPIRES (cuyo guion ya está terminado y entregado), la adaptación a celuloide de algún videojuego (DANTE’S INFERNO), comic (INCÓGNITO) o secuelas de éxitos pasados (LABERINTO, de Jim Henson).

Pero quien finalmente se llevó el gato al agua fue SONY, para quien ha dirigido MILLENNIUM: LO QUE NO TE MATA TE HACE MÁS FUERTE (MILLENIUM: The Girl in the Spider’s Web), adaptación de la cuarta novela de la serie MILLENIUM, escrita por David Lagercrantz, puesto que Stieg Larsson, autor de la trilogía original, ya había fallecido.

Álvarez se distancia del (excelente) trabajo realizado por David Fincher en MILLENNIUM: LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES (The Girl with the Dragon Tattoo) y cambia de registro. El film que nos ocupa está más en la línea de los Bourne o Bonds recientes (a los créditos iniciales me remito…), aventuras de investigación salpimentadas de espectaculares persecuciones, tiroteos y elaboradas secuencias de acción. El director mueve la cámara con soltura, manteniendo entretenida a la platea. Pero carece del gusto y tacto de Fincher, más tranquilo y sosegado, sobre saturando al espectador con un montaje confuso en ocasiones.

El guion es sencillo y directo. No hay misterio ninguno. Desde el primer minuto el espectador es consciente de quien es el enemigo a batir y en qué lugar se desarrollará la batalla final. Tampoco ayuda un tráiler que desvela parte de las sorpresas, pero esa es otra historia (por no decir, una batalla perdida).
Pero no solo cambiamos de novelista, género y director. El reparto al completo ha sido renovado. Claire Foy y Sverrir Gudnason (la muy recomendable BORG VS MCENROE) intentarán hacernos olvidar a Rooney Mara y Daniel Craig, respectivamente.

Foy sale airosa del desafío, haciendo suyo el personaje. La comparación es innecesaria puesto que cada actriz que se ha puesto en la piel del personaje le ha aportado una personalidad única y arrolladora. Recordemos que Noomi Rapace adaptó la primera trilogía. El más perjudicado resulta Gudnason. Meterse en los (enormes) zapatos de Daniel Craig es misión imposible. De ahí que el personaje acabe relegado a poco más que a secundario.

La película es tremendamente entretenida. Álvarez apenas deja descanso al espectador. Al tocar una historia más personal, el desarrollo es más intenso que su predecesora. El problema es la manera en la que Fede Álvarez ha llevado el guion a la pantalla. Si bien su cámara es dinámica y no para nunca, las secuencias de acción, sobre todo las trifulcas cuerpo a cuerpo, son tremendamente confusas y el montaje no ayuda en demasía (la secuencia del baño, por ejemplo).

Tampoco ayuda la enormidad de la amenaza. De un “simple” psicópata en el primer film pasamos a una aterradora amenaza nuclear. Tampoco resulta verosímil la “indestructibilidad” de Salander. A pesar de ir improvisando, aparentemente, durante toda la película, demuestra estar no solo un paso, sino un paseo por delante de sus adversarios, saliendo airosa de casi cualquier situación. Pero no es más que un truco de guionista (el consabido DEUS EX MACHINA) recurso que acaba hastiando hasta al espectador más complaciente. Llegado cierto punto, no puede tomarse en serio.

En resumen, MILLENNIUM: LO QUE NO TE MATA TE HACE MÁS FUERTE (no entiendo el porqué de la traducción del título) es un dignísimo entretenimiento, en la línea de los últimos films de James Bond, filmado con eficacia y dinamismo por uno de los directores más frescos del momento. Si bien la sombra de Fincher es alargada, Fede Álvarez sale airoso del desafío. El reparto está correcto, a excepción de una sobresaliente Foy, quien ofrece una interpretación más vulnerable y personal de Salander, algo que se agradece y a pesar de los trucos de guionista, sentimos verdadera preocupación cada vez que está en peligro. Lástima que sus numerosos “fallos” acaben sacándonos de la película en más de un momento.

LO MEJOR
Visualmente impecable y trepidante de principio a fin.
Claire Foy en los zapatos de Lisbeth Salander, haciendo suyo un personaje que ya fue interpretado por dos actrices con anterioridad, pero demuestra que todavía hay espacio para la sorpresa.
Algún efecto de maquillaje SOBRESALIENTE.

LO PEOR
El montaje de alguna secuencia de acción.
Los Deus Ex machina, por mucho que después el guionista lo justifique con una simple y fugaz imagen.
No hay sorpresa en el desarrollo de la trama. Sabemos quién es el villano, que quiere y como lo consigue.

LAS PREGUNTAS
¿Por qué da la impresión que un director tan talentoso como Fede Álvarez, habiendo demostrado lo bien que se apaña en producciones originales de bajo presupuesto, se ha convertido en poco más que un artesano eficaz de los grandes estudios?
¿Qué lleva a Frans Balder a encargarle tan delicada misión a Lisbeth Salander?
¿Cómo resulta tan fácil contactar con ella, pero tan difícil localizarla?

NOTA: 7/10

Wiman González

JFPCríticasClaire Foy,Críticas,Fede Álvarez,Millennium: lo que no te mata te hace más fuerte
Fede Álvarez sorprendió, allá en 2009, con su cortometraje ATAQUE DE PÁNICO. Sam Raimi, director que no necesita presentación, le facilitó el salto a Hollywood, ofreciéndole la posibilidad de reiniciar su popular franquicia EVIL DEAD. Y así, junto a Rodo Sayagues, su guionista habitual y la oscarizada (y entonces...