Jordan Peele, dio la campanada en los premios de la academia al alzarse con el OSCAR al mejor guion original por DÉJAME SALIR, una estupenda película de terror que arrasó en taquilla y que fue producida por Jason Blum, artífice de (casi) todo el cine de terror que disfrutamos en la actualidad. Hoy, ambos se han aliado para producir la nueva película de Spike Lee. Reconózcanme que, cuanto menos, es un hecho curioso…
Y es que hacía cinco largos años que no teníamos noticias del cineasta de Brooklyn. Su última aportación al séptimo arte fue la nefasta adaptación americana de “OLDBOY”, pero no por ello debemos obviar una carrera plagada de éxitos y si, algún que otro estrepitoso fracaso. En lo que sí que no hay discusión posible es en que Lee domina a la perfección el cine comprometido, pero además se mueve como pez en el agua en proyectos más comerciales…

INFILTRADO EN EL KKKLAN, aun partiendo de una premisa delirante, es una mezcla de ambos estilos. A pesar de que no pocos eventos reales se han alterado al llegar a la pantalla, Spike Lee y sus guionistas han adaptado la mayoría de anécdotas y sucesos relatados en el libro del ex policía Ron Stallworth, inspirados en uno de sus casos.
En el film, Ron es un afroamericano que acaba de convertirse en policía, todo un logro y un acontecimiento en Colorado Springs. Frustrado por la monotonía de su labor en el archivo de la policía, suplica a sus superiores por trabajos más emocionantes. Es justo después de participar en una misión como agente encubierto cuando descubre, en un anuncio en el periódico, la existencia de una rama del Ku Klux Klan en su propio pueblo. Por iniciativa propia, llama a los responsables de lo que se considera “La Organización”, consiguiendo que le acepten como miembro. Como lo oyen. Un negro, miembro del KKKlan… Y si piensan que con ese argumento van a ser testigos de una comedia descerebrada, lamento comunicarles que van a llevarse una decepción mayúscula.

Y es que resulta casi imposible etiquetar INFILTRADOS EN EL KKKLAN. En algunos momentos creeremos que estamos ante la perfecta buddy movie, pero no lo es. Tampoco como comedia, aunque resulta tremendamente divertida. Sería injusto catalogarla como película social y de denuncia, pero lo es, aunque de forma muy contenida.
Si bien INFILTRADOS EN EL KKKLAN dura ciento treinta y cinco minutos, la película avanza a un ritmo envidiable. Suceden tal cantidad de acontecimientos en pantalla que se nos exige la interrupción de algo tan natural como el parpadeo. Y es que, por surrealista que pueda parecer el argumento, siempre está sucediendo algo importante, emocionante o directamente, descacharrante…

El reparto, como siempre ocurre en las películas del director, deviene espectacular. John David Washington, hijo del fabuloso Denzel Washington está fantástico como Ron, protagonista del film. Se mimetiza a la perfección con el personaje, lo hace suyo hasta el extremo. El otro pivote del relato es su compañero, Flip Zimmerman, interpretado por el genial Adam Driver, un policía judío que nunca se ha parado a pensar en el odio racial.
Encontramos también a Laura Harrier en el papel de Patrice, una activista de armas tomar o a un irreconocible Topher Grace en uno de sus mejores interpretaciones hasta la fecha…

Lo mejor, sin embargo, es el estilo y forma que adopta Spike Lee para contarnos la historia. Su forma de componer un plano o como filma una secuencia, como utiliza el color, la música, la luz, como coloca a sus actores frente a la cámara en las secuencias grupales, sobre todo en las que acontecen en la comisaría, con Ron al teléfono. Es fascinante observar como filma una secuencia, en apariencia trivial y la convierte en algo espectacular. Su cine puede gustar más o menos, pero está claro que narra como pocos.

En resumen, el genio de Brooklyn lo ha vuelto a hacer. La película parte de una premisa surrealista, pero el desarrollo se aleja de toda ligereza para contar una historia repleta de detalles acerca de un suceso que ocurrió en realidad. Tanto prologo como epilogo nos dejan claro que la amenaza sigue ahí, que no hay que bajar la guardia. Esas personas, por patéticas que parezcan, son reales… Como película, es un fantástico divertimento a la vez que una lección de historia.

Por sus logros, mensaje e interpretaciones, no tengo la menor duda de que INFILTRADOS EN EL KKKLAN estará pronto en boca de todos y se convertirá en una de las favoritas en la próxima carrera por los premios de la Academia.

LO MEJOR
El sentido del humor, contenido, pero caustico y directo.
Los actores en general, Adam Driver y Washington en particular.
El retorno de un Spike Lee en plena forma.
El clímax, puro homenaje al género blaxploitation…

LO PEOR
Que se la ignore pensando que es un nuevo “panfleto” reivindicativo de su director. Nada más lejos de la realidad.
A pesar de su (aparente) excesiva duración, se acaba enseguida y en lo mejor.

LA PREGUNTA:
Visto el resultado final de la película, ¿Se imaginan de lo que sería capaz Jason Blum si se propusiera abordar otros géneros?

NOTA: 8/10

Wiman González

TRAILER:

JFPCríticasAdam Driver,comedia,Críticas,INFILTRADOS EN EL KKKLAN,Spike Lee
Jordan Peele, dio la campanada en los premios de la academia al alzarse con el OSCAR al mejor guion original por DÉJAME SALIR, una estupenda película de terror que arrasó en taquilla y que fue producida por Jason Blum, artífice de (casi) todo el cine de terror que disfrutamos...