Timur Bekmambetov es un director y productor a quien la mayoría conocimos con GUARDIANES DE LA NOCHE y su continuación, GUARDIANES DEL DÍA, dos films de ficción/terror con llamativos efectos digitales. Como a los de Hollywood no se les escapa una, le invitaron a cruzar el charco, donde ha filmado la trepidante WANTED (con Angelina Jolie, con su secuela a punto de filmarse) o la infame ABRAHAM LINCOLN, CAZA VAMPIROS. Como productor, la casposa pero entretenida HARDCORE HENRY, NÚMERO 9 en colaboración con TIM BURTON o ELIMINADO y su secuela, DARK WEB.

SEARCHING… cuenta la desesperada búsqueda de un padre, que decide investigar por su cuenta y a través de la actividad digital de su hija adolescente desaparecida (compras digitales, redes sociales, fotografías, historial de navegación) a fin de dar con su paradero. Para su sorpresa (o espanto) descubrirá que, no solo no conoce a su hija, sino que los últimos años han sido, prácticamente, una mentira.

Lo sé, el argumento es digno del peor telefilm de sobremesa antenatresero de domingo. Si SEARCHING… consigue destacar es por el modo en que la historia y los acontecimientos llegan al espectador: simulando que el espectador es el protagonista manejando, en todo momento, el ordenador. Y créanme, la sensación resulta muy convincente e inmersiva.

No es la primera vez que el público se encuentra con un film de estas características, evolución natural del Found Footage (material encontrado, como BLAIR WITCH PROJECT o CLOVERFIELD), el propio productor nos ha servido el díptico ELIMINADO e incluso podemos incluir en la lista OPEN WINDOWS, de nuestro genial e inclasificable Nacho Vigalondo (LOS CRONO CRÍMENES).

Pero SEARCHING… tiene algo especial. Para empezar, un comienzo fantástico y casi perfecto. En unos pocos minutos se nos contará la vida de la familia Kim, asiáticos de nacimiento residentes en California. Seremos testigos del nacimiento de su hija, sus primeros pasos, su paso de la guardería a la escuela, su primer concierto de piano… Todo ello contado desde la pantalla de un ordenador, guardando y etiquetando fotos, reproduciendo videos desde el propio ordenador o desde YouTube, los inicios de sesión de varios ordenadores o sistemas operativos…, todo contado con un ritmo frenético que nos recuerda (en demasía, me atrevería a decir) al (maravilloso) comienzo de UP, de Disney/ Pixar. A pesar de las semejanzas, el director consigue, a través de una única secuencia, que conozcamos y empaticemos con esta familia desde el principio.

Minutos después, nos hallaremos inmersos en un preciso rompecabezas en primera persona, que cuenta una historia harto conocida, pero haciendo uso de una herramienta tan poco habitual como es Internet y con un aspecto visual para nada convencional. Afortunadamente, el director no deja a su historia a merced del aparato técnico y se sirve de él para realizar un certero análisis acerca de la dependencia de la sociedad actual a las redes sociales y la adicción a nuestros avatares digitales, mostrando claramente lo vulnerables que somos en dicho mundo virtual.

SEARCHING… está narrada con pulso, contiene varios giros apasionantes, un ritmo que no decae y unas justas (y agradecidas) gotas de humor para relajar a la platea. Aun así, la trama nos va a mantener, en todo momento, al filo de la butaca…

Aun con sus muchas virtudes, no está carente de faltas. El director crea situaciones de tensión que acaban en falsas pistas y que solo sirven para alargar un relato que funcionaría igual (o mejor) si su metraje se redujera unos veinte minutos.

En resumen, SEARCHING… es un film visualmente trepidante, inteligente y estimulante, que se aleja del lenguaje cinematográfico convencional para valerse únicamente de Internet como herramienta narrativa y fácilmente asimilable, con puntos de humor muy bien dosificados pero que tirará para atrás a puristas o desconocedores de las nuevas tecnologías.

Lo que está claro es que abre la puerta a una nueva forma de contar historias. Al terminar la película, si algo queda claro en la platea, es que hoy día, cualquiera, con un teléfono móvil y una buena idea, puede filmar una película.

Bienvenidos a la democratización definitiva del cine.

LO MEJOR

El prólogo. Un excelente ejercicio de sintaxis narrativa, que, además, ayuda al espectador a introducirse en el contexto visual.

El apartado técnico. Si, por momento se echa de menos una filmación más “clásica”, básicamente por la variedad de planos, pero la estructura funciona, es ágil y trepidante.

Los actores. Solventes, entrañables y muy contenidos.

Descubrir, antes que el protagonista, las pequeñas pistas que el director disemina hábilmente por el metraje.

LO PEOR

Por momentos da la impresión de no ser más que un telefilme de nuevo milenio, con argumento y giros manidos y predecibles, tales como el falso culpable, falsas identidades y un final que se soluciona de una manera harto convencional, casi decepcionante.

En un par de momentos, el director hace “trampa”. Al separar a su personaje principal del ordenador, debe encontrar una solución para mantener al público en el centro de la acción, lo cual desemboca en una secuencia ridícula, sin ritmo e impostada a la que da solución de la manera más predecible posible. No es un fallo grave, pero si importante en el planteamiento del film y que se podía haber solucionado de otra manera menos artificiosa.

EL DATO

El productor afirma que, si el público abraza el formato, tienen preparadas catorce (!) propuestas de similar desarrollo.

NOTA: 7/10

Wiman González

JFPCríticasCríticas,Searching
Timur Bekmambetov es un director y productor a quien la mayoría conocimos con GUARDIANES DE LA NOCHE y su continuación, GUARDIANES DEL DÍA, dos films de ficción/terror con llamativos efectos digitales. Como a los de Hollywood no se les escapa una, le invitaron a cruzar el charco, donde ha...