Hace cuarenta y cinco años (dentro de una semana, cuarenta y seis años) que Wes Carpenter (1939-2015), ilustre director de joyas de género como PESADILLA EN ELM STREET, LAS COLINAS TIENEN OJOS, SCREAM o VUELO NOCTURNO, estrenaba LA ULTIMA CASA A LA IZQUIERDA, un film sucio y violento, perteneciente al subgénero Rape & Revenge, violación y venganza en cristiano.

Para los recién llegados, el subgénero violación y venganza nació en los setenta y parte de la premisa en la que su protagonista/victima, casi siempre de género femenino es objeto de abusos y violencia física, es dada por muerta por sus atacantes y cual ave fénix, resurge de sus cenizas en el segundo acto para dar buena cuenta de los bellacos que la atacaron, de la manera más cruel y violenta posible.

Filmes como LIPSTICK, ÁNGEL, NO MORIRÁS SOLA, BEDEVILLED, DISPARA, con Antonio Banderas como representación patria, ESCUPIRÉ EN TU TUMBA, THE WOMAN, SLEEPERS (donde los violentados eran unos críos), PERROS DE PAJA si me apuran y M.F.A. (Mastering of Art) protagonizada por Francesca Eastwood, si… hijísima de ESE Eastwood, quien curiosamente dirigió y protagonizó IMPACTO SÚBITO, el mejor film de la serie HARRY EL SUCIO y que, mira tú por donde, también se inspiraba en el género que nos ocupa, han mantenido vivo el subgénero hasta nuestros días.
REVENGE no se aleja de las líneas maestras del género. La chica, interpretada por una muy voluntariosa Matilda Lutz, es abusada, asesinada y dada por muerta. Momentos después, vuelve para vengarse.

Pero desde el inicio constatamos que no es lo de siempre. La fotografía es vibrante, brillante, preciosista y muy “pop”, tremendamente viva, como la protagonista. Amén al montaje, el sonido y la banda sonora. Sentimos, desde el principio, que estamos ante algo “diferente” estéticamente hablando.

Minutos después descubrimos que no es lo único que ha cambiado. En el género, la secuencia de abusos y violación suele ser dura, impactante, desagradable y descarnada, para que los espectadores se posicionen claramente del lado de la víctima. Coralie Fargeat, directora (si, con A) decide que tan traumático suceso transcurra en off, dejando los desnudos y las humillaciones para el género masculino. Y es que la directora no le hace ascos al gore y las escabechinas. La sangre inunda gran parte de los fotogramas y las imágenes desagradables se muestran sin complejos en primorosos primerísimos primeros planos.

A partir de aquí seremos testigos de una violenta y sangrienta venganza donde los hombres, de nuevo, son animales que malinterpretan libertad y diversión con vaya usted a saber que…

El problema es que todo es demasiado irreal. Sí, tenemos ese “arreglo” de guión que da “cierto elemento” en un momento determinado de la película, pero, aun así, no sostiene tan endeble estructura. Por ejemplo, no se explica como una chica descalza puede dar alcance a un coche en mitad del desierto en cuestión de minutos.

Aun así, REVENGE es una muy digna representante de su género, esgrimiendo grandes ideas visuales, arropada de una gran banda sonora y una protagonista de armas tomar. Es cierto que varias situaciones son inverosímiles y muy risibles, pero el tono, el ritmo y el montaje salvan los muebles en gran medida.

En resumen, no es un film para todos los públicos ni para todas las audiencias, que encantará a los fans del género (que los hay, créanme…) y ahuyentará a gran parte de los espectadores por su crudeza visual, por su argumento manido y/o despectivo para con el sexo femenino.

LO MEJOR
Visualmente, es una delicia.
La secuencia de la cueva, de principio a fin. El tercer acto, de quitarse el sombrero.
Sangre a cascoporro…

LO PEOR
… Lo cual puede alejar a muchos espectadores potenciales.
Algunas situaciones son de vergüenza ajena.
En sus peores momentos, la palabra “inverosímil” le queda corta.

LA PREGUNTA
¿Por qué a los franceses se les da tan bien… casi todo?
No hay género que se les resista…

PUNTUACIÓN: 6’5/10

Wiman González

JFPCríticascine francés,Críticas,Revenge
Hace cuarenta y cinco años (dentro de una semana, cuarenta y seis años) que Wes Carpenter (1939-2015), ilustre director de joyas de género como PESADILLA EN ELM STREET, LAS COLINAS TIENEN OJOS, SCREAM o VUELO NOCTURNO, estrenaba LA ULTIMA CASA A LA IZQUIERDA, un film sucio y violento, perteneciente...