Algunos todavía no acabamos de creernos que Jordan Peele se hiciera con el OSCAR al mejor guion original por su terrorífica sátira/comedia “DÉJAME SALIR”.

Algunos vemos en ese OSCAR una oportunidad de que uno de los géneros cinematográficos más ignorados (y más taquilleros) vuelva a convertirse en el género en boga. No hace tanto que SCREAM de Wes Craven, inició la moda de cine de terror adolescente, que empezó con buen pie pero que acabo sobresaturando las pantallas con clones sin personalidad de los filmes más exitosos.

Dicha moda también llegó a nuestra cinematografía, dando pie a las en ocasiones mediocres pero entrañables producciones de la FANTASTIC FACTORY de Brian Yuzna bajo el paraguas de Filmax. Sin embargo, los espectadores tuvimos la oportunidad de descubrir el talento de los que a día de hoy son algunos de los mejores directores de genero de nuestro país, Paco Plaza y Jaume Balagueró, entre otros.

En la actualidad y durante casi una década, Jason Bloom y su pequeña productora, BLOOMHOUSE, han monopolizado el género de terror con producciones de bajo coste, pero enorme rendimiento económico y en algunos casos, ayudando a devolver prestigio a un género tan denostado por la crítica. Así, por cada tontería de terror adolescente, encontramos joyas como OCULUS, IT FOLLOWS, LA BRUJA, LA INVITACIÓN o la saga CONJURING de James Wan, uno de los directores que más a aportado al cine de terror en los últimos años.

Y si algo podemos afirmar sin margen de duda es que, en Hollywood funciona, si algo da dinero, merece la pena explotarlo…

UN LUGAR TRANQUILO narra la historia de una familia que sobrevive como puede después de que una raza alienígena haya cuasi exterminado a la raza humana. Estas fieras criaturas son completamente ciegas, pero poseen un oído extraordinario que los lleva hasta sus víctimas. El mundo que conocimos ha quedado silenciado, ya que el mínimo ruido puede atraer a aquellos de los que no hablamos… Ups, película equivocada.

John Krasinski es un actor reconvertido con éxito en director. LOS HOLLAR, la cuarta película que tuve el placer de comentar para esta sacrosanta web, era una entrañable dramedia (lo siento, me encanta la nomenclatura) muy bien filmada y con un reparto maravilloso. En este su segundo trabajo detrás de las cámaras, Krasinski cambia radicalmente de registro y se interna en el terror minimalista con una sensibilidad digna de los maestros del género.

Krasinski basa casi toda su artillería en el uso del sonido. UN LUGAR TRANQUILO es un film cuasi silente, donde priman las imágenes sobre el dialogo. Los personajes se comunican por signos y rara vez dialogan. Y si bien el uso del sonido en las películas de terror suele reducirse a las consabidas “subidas de volumen” para generar tensión en la platea, en esta ocasión se juega el tópico con inteligencia. Cualquier sonido que pueda oír el espectador es susceptible de llegar a los sensibles oídos de las aterradoras criaturas que merodean a nuestros protagonistas. Tanto que, en ocasiones, nos encontraremos encogidos en nuestras butacas sin atrevernos a gritar por miedo a que puedan encontrarnos.

Un gran acierto de guion es colocar en el reparto principal a un personaje sordo. Cuando nos ponemos en su lugar, el sonido desaparece por completo, pasando a ser un film totalmente silente. Aquí Krasinski y su equipo lo dan todo, trabajando con la imagen (dejando a las criaturas fuera de foco) y angustiando más si cabe al sufrido espectador. Estas secuencias salpimientan prácticamente todo el relato, llevándonos de la mano a un agónico clímax.

Pero entre gritos también hay lugar para contar una historia. Lejos de ser un film de terror al uso, la película contiene momentos muy emotivos entre padres e hijos. La llegada a la madurez, las duras lecciones de la vida, el perdón, la culpa, el sacrificio están llevadas con mucha sensibilidad, sin llegar a ser empalagosas. En ningún momento se incurre en la sensiblería barata.

El reparto al completo está perfecto. Los niños son entrañables, actúan bien y dan un amplio abanico de emociones que nos ayudan a empatizar con ellos. Krasinski está perfecto como padre comprensivo y protector, expresando tanto con tan poco.

Pero quien se roba la película es la fabulosa Emily Blunt, quien está dejándonos joyas imperecederas dentro del genero de la ficción. En esta ocasión interpreta a una esposa embarazada superada por las circunstancias que teme el día del nacimiento de su hijo.

El diseño de producción es muy minimalista. A pesar de moverse en espacios pequeños, Krasinski no puede evitar algunos de los tópicos del género (enormes espacios abandonados, comercios saqueados…), pero hace enorme uso de ellos, sobre todo en cuanto a iluminación y color se refiere.

Por otra parte, el director elude muy bien otros tópicos muy comunes en este tipo de películas, como la sobre explicación de las amenazas. Nada más empezar la película, entendemos que ahí fuera hay una amenaza temible, sin necesidad de verbalizarlo. Krasinski nos lleva de la mano a la aterradora conclusión de la primera secuencia, cimentada sobre un inocente juguete infantil, nos da buena cuenta de lo que vamos a encontrar durante los escasos noventa minutos de metraje.

Krasinski y su equipo de guionistas han evitado (afortunadamente) los flashbacks, las explicaciones de que son y como llegaron las criaturas y como han cazado a la raza humana hasta la practica aniquilación de nuestra especie. Apenas veremos algunos recortes de prensa que nos pondrán en antecedentes. Y no necesitamos más.

Industrial Light & Magic, compañía fundada por George Lucas y considerada una de las mejores del planeta, han creado unos monstruos de pesadilla que nos recuerdan a los velociraptores de Jurassic Park, otras de sus más famosas criaturas, no solo por su aterrador aspecto, sino incluso por su forma de moverse. Lo mejor, sin embargo, es su diseño, funcional y verosímil.

En resumen, UN LUGAR TRANQUILO es una película que nos mantendrá encogidos en nuestras butacas, reprimiendo sin darnos cuenta el mínimo suspiro. Es una película terrorífica que hace un asombroso uso del sonido y se sustenta de un gran reparto, amén de unos increíbles efectos especiales. Lejos de entregar una producción al uso, Krasinski nos ofrece ese “algo más” que convierte a una película del montón en algo extraordinario.

Muy recomendable.

LO MEJOR

El modo en que Krasinski filma las escenas de tensión… Y las más emotivas. Sin estridencias.

El diseño de las criaturas.

El uso del sonido.

LO PEOR

Noventa minutos saben a poco.

LA PREGUNTA

Después de su muy exitoso debut en USA (50 millones de dólares en su primer fin de semana, arrebatando el liderazgo de la taquilla al mismísimo Spielberg, que se dice pronto), ¿Debemos esperar la inevitable secuela que no solo no superará a su antecesora, sino que incurrirá en todos los errores que esta evita con gracia, como son los flashbacks de la invasión, las grandes batallas y heroicas gestas?

NOTA: 8/10

Wiman González

JFPCríticasCríticas,John Krasinski,terror,Un lugar tranquilo
Algunos todavía no acabamos de creernos que Jordan Peele se hiciera con el OSCAR al mejor guion original por su terrorífica sátira/comedia “DÉJAME SALIR”. Algunos vemos en ese OSCAR una oportunidad de que uno de los géneros cinematográficos más ignorados (y más taquilleros) vuelva a convertirse en el género en...