Confesar que no tenía idea de que la película se inspiraba en sucesos reales. Y avergonzado confieso que, en el momento que el apareció en pantalla el subtitulo “INSPIRADO EN HECHOS REALES”, me sentí invadido por el escepticismo y la indiferencia. Ya tenía en mente mi articulo de opinión y me resigne a ser testigo, durante dos horas y pico, de toda suerte de tópicos y otros males endémicos en este tipo de producciones.

Craso error y por ello, mis más humildes y sinceras disculpas.

También me disculpo porque este articulo dará inicio con un spoiler descomunal. Si está al corriente del suceso real, continúe leyendo. Si, por el contrario, desconoce los terribles acontecimientos que sucedieron el trágico treinta de junio de 2013 y quiere disfrutar plenamente de la película de Joseph Kosinski, le ruego que deje de leer en este preciso momento…

Allá vamos…

“YA NO ES LA CULPA DE HABER SOBREVIVIDO LO QUE LLEVO CONMIGO, SINO EL HONOR DE HABER CONOCIDO A MIS HERMANOS COMO TÚ LOS CONOCES, COMO HÉROES…”

BRENDAN McDONOUGH, único superviviente.

HÉROES EN EL INFIERNO narra la historia de los Hotshots de Granite Mountain de Arizona, el único cuerpo municipal de bomberos que consiguió el status de equipo de elite. Y a pesar de que la mayoría de sus miembros apenas habían cumplido los veinte años de edad, contaban con miles de horas de experiencia en sofocar incendios con técnicas revolucionarias, estudiando la orografía del terreno, climatología, anticipándose así a las reacciones del fuego, salvando millones de hectáreas de terreno durante su breve periodo de servicio.

La película avanza con un ritmo moroso, recreándose en momentos muy íntimos de sus protagonistas, dando la sensación de que se intenta rellenar el metraje con secuencias que no aportan nada a la trama. Nada más lejos de la realidad, porque la película no trata tanto del fatídico día en que perdieron la vida, sino en subrayar los pequeños detalles que hacían grandes las vidas de estas personas. Joseph Kosinski, director de TRON LEGACY o OBLIVION, un director especializado en obras cargadas de espectaculares efectos especiales, se recrea en los más pequeños e íntimos momentos de estas personas, transmitiendo a la audiencia una empatía por ellos mucho antes de saber que ninguno va a terminar victorioso o condecorado. Es por ello que, cuando llega el mazazo final, no podamos más que encogernos estremecidos en nuestras butacas mientras luchamos por contener las lágrimas.

NO IMPORTA A LO QUE TE ENFRENTES. IMPORTA A QUIÉN TIENES A TU LADO.

El reparto, encabezado por un inmenso Josh Brolin, se complementa con Miles Teller, uno de esos actores que llenan la pantalla y consiguen que la actuación parezca algo sencillo. Tenemos también por ahí al siempre eficaz Jeff Bridges (a quien no me acostumbro a ver sin barba…) y nada que añadir sobre Jennifer Connelly, quien está excelente, como siempre…

Brolin interpreta al jefe del equipo, un tipo reflexivo con mucho temperamento, secretos y demonios, alejado de los prototipos de héroe al uso y, ya sea una de sus habituales discusiones con Amanda, su esposa, interpretada por Jennifer Connelly o ante el incendio más incontrolable, puedes sentir que, a pesar de su tranquilidad o aparente distracción, está siempre evaluando la situación.

Teller interpreta a un ex drogadicto quien, tras su reciente e inesperada paternidad, decide darle un giro a su vida. Como decía más arriba, el actor hace de la contención su arma principal, dando de nuevo un virtuoso recital interpretativo.

Como no podría ser de otro modo, Kosinski nos entrega un fabuloso repertorio de efectos especiales. El fuego resulta espectacular, terrible y bello al mismo tiempo. La imagen que puebla las pesadillas de Brolin es cautivadora y aterradora a partes iguales. La principal virtud del film y por ende, de su director, es no caer en la tentación de que los FX monopolicen la película. Son funcionales y sirven para complementar la trama. Los personajes son los verdaderos protagonistas y solamente sus dramas y quehaceres cotidianos hacen que la trama avance.

Como toda historia real que se plasma en cine, el ritmo y estructura resultan peculiares. Si, tenemos una estructura de tres actos, pero los puntos de giro están alejados de donde deberían estar en una estructura “convencional”, despistando a los espectadores y consiguiendo que el ritmo se resienta, pero Kosinski sabe muy bien a donde quiere conducir a la platea, por lo que ese pequeño “malabarismo” acaba plenamente justificado.

En resumen, un precioso y sentido homenaje a esos héroes anónimos y desinteresados que se lanzan al peligro sin importar las consecuencias, con un reparto muy cuidado que sabe transmitir emociones reales a través de situaciones muy cotidianas. Una película necesaria y tremendamente bienvenida.

LO MEJOR

Los efectos especiales utilizados como elemento narrativo, no como espectáculo vacío.

Los actores, comprometidos al 100% con sus personajes.

Como Kosinski y sus actores se recrean en los detalles más nimios de la vida de sus personajes para insuflar verismo y riqueza emocional al film.

LO PEOR

Andie MacDowell. Si vas a contar con esta fabulosa actriz en tu reparto, lo mínimo que puedes hacerle es darle dos frases. Solo interviene una vez en la trama y de manera totalmente intrascendente…

Al principio puede resultar morosa, pero una vez finalizada la proyección, entendemos que el tempo narrativo que Kosinski imprime a la trama no es para narrar “una historia”, sino para hacernos testigos de “las historias” …

Que pueda parecer otra película de aventuras, cuando realmente es todo lo contrario…

LA PREGUNTA

¿Por qué no se ha programado esta película en verano, a fin de concienciar a la población de las terribles consecuencias que provocan los descuidos forestales y de todas las vidas que pueden perderse?

NOTA: 8/10

Wiman González

JFPCríticasAndie MacDowell,Críticas,Héroes en el infierno,Jeff Bridges,Josh Brolin
Confesar que no tenía idea de que la película se inspiraba en sucesos reales. Y avergonzado confieso que, en el momento que el apareció en pantalla el subtitulo “INSPIRADO EN HECHOS REALES”, me sentí invadido por el escepticismo y la indiferencia. Ya tenía en mente mi articulo de opinión...