Hace dos años, Sara (Marian Álvarez) desapareció en el Congo, donde trabajó como médica en una ONG. No se sabe nada de ella, hasta que se publican fotos de una civilización en el corazón de la selva donde aparece ella en el centro de un conflicto armado. Pero no parece ser una extraña entre los otros; se mueve libremente y segura. Laura (Belén Cuesta), la hermana de Sara, decide buscarla y también viajar al Congo. Una vez allí tiene dos pistas que seguir: intentar encontrar el sitio donde se tomaron las fotos, lo que resultará un camino muy complicado lleno de guerras, corrupción, niños soldados y la selva. Y seguir los datos del cuaderno en que Sara apuntó y dibujó sus experiencias y pensamientos. Laura sigue este camino emocional en el que parece aún más difícil encontrar a Sara.

Contando con un alto nivel de actores -especialmente llamativa la labor de la protagonista Belén Rueda- la película abarca diferentes problemas desconocidos, aunque cada uno los lleva en su bolsillo: la guerra por el coltán, un mineral imprescindible para la producción de teléfonos móviles, la pasividad de la ONU frente a este conflicto y toda la miseria que es resultado de estas condiciones. Pero a la vez nos lleva a un viaje emocional, siguiendo los pasos de Laura que huye de su desmoronante zona de confort en España.

Vemos imágenes de mucha crueldad, de muerte y de injusticia. Imágenes, eso sí, técnicamente impecables aunque tampoco espectaculares, si pensamos en las posibilidades del lugar de rodaje.
El problema de la película es que se distrae de sí misma: intenta ser a la vez una crítica social dura y una historia emocional, casi sentimental. Una mezcla entre “Corazón de tinieblas” y “Frozen”. Como espectador resulta imposible procesar a la vez los sentimientos de Laura y la inquietud de por qué no sabemos más de estos conflictos por las noticias.

“El cuaderno de Sara” es una de las pocas producciones españolas de alto presupuesto de los últimos meses que da el paso a un tema conflictivo y aprovecha el cine como plataforma de denuncia social. No logra agotar las posibilidades de la temática, pero sí da una vista panorámica de las posibilidades del cine: ofrece arte, emoción e información.

Nota: 6,5

Anne Sophie Brandt

JFPCríticasBELÉN RUEDA,Críticas,El cuaderno de Sara
Hace dos años, Sara (Marian Álvarez) desapareció en el Congo, donde trabajó como médica en una ONG. No se sabe nada de ella, hasta que se publican fotos de una civilización en el corazón de la selva donde aparece ella en el centro de un conflicto armado. Pero no...