Que el titular no les despiste. BLACK PANTHER es una grandísima película de entretenimiento. Y es que, en MARVEL, lejos de dormirse en los laureles, continúan en su infatigable búsqueda de nuevas opciones de expansión para su universo cinematográfico.

Es evidente que el camino que se marcaron al inicio de su universo está cercano a su fin y que VENGADORES: GUERRA DEL INFINITO marcará un punto de inflexión, así que está por descubrir hacia donde se dirigirán los héroes más poderosos de la tierra y sus coloridos compañeros. Durante diez años, las producciones de la compañía MARVEL han mantenido un (discutido) estilo visual, argumental y tonal, y año tras año, película a película y, aun así, el público siempre ha respondido en taquilla.

Pero Kevin Feige es consciente de que ese universo no puede anclarse en una sola idea y después de diecisiete (exitosas) películas (TODAS las películas Marvel han sido número uno en taquilla) sabe muy bien que van a necesitar un cambio de estrategia y por ello no ceja en su búsqueda de sorprender a la platea. BLACK PANTHER es un ejemplo de que, confiando en las personas adecuadas, puedes obtener resultados sorprendentes, frescos e inesperados.

Como muchos sabrán, T´Challa, irrumpió en el universo MARVEL en CAPITÁN AMÉRICA: CIVIL WAR, recibiendo, tras la muerte de su padre, el manto de BLACK PANTHER. La acción de la película que aquí nos ocupa comienza pocos días después de esos acontecimientos. Wakanda está sin rey y T´Challa debe aprender lo que significa gobernar un país más dividido nunca y descubriendo que el secreto más insignificante puede significar el fin de todo lo que ama.

Nos encontramos pues ante un film de intrigas de palacio al más puro estilo Shakesperiano, pero con toques de sofisticado espionaje, mezclado, no agitado, que nos retrotrae a los antiguos filmes de 007. El resultado es una inesperada sorpresa que sorprendió y agradó a la mayoría de espectadores, pero que descolocó al resto, quienes no sabían muy como encajar el devenir de los acontecimientos.

BLACK PANTHER tiene humor y acción, pero también mucho peso dramático y se arriesga mucho con un guion algo más complicado que el del resto de producciones de MARVEL.

La película contiene lo mejor de MARVEL. Un diseño de producción de primer nivel, mostrando una Wakanda ultra tecnológica, que convive en perfecta armonía (o simbiosis) con su ecosistema, un diseño de vestuario de ensueño, una banda sonora que fusiona con éxito piezas orquestales y hip hop con épicos resultados e interpretaciones que van más allá del estereotipo. En esta ocasión se han planteado sumergir a los personajes en conflictos interpersonales de peso, con muchas aristas, perfectamente construidos e interpretados. Las motivaciones de KILLMONGER, el villano de la función, son verosímiles y toda acción que realiza está plenamente justificada con su manera de ver el mundo. Es algo más que “el villano de la semana”. Podemos comprender un sentido en su odio, justificación en sus planes y acciones, convirtiéndose, por merito propio, en uno de los mejores villanos de la compañía, repleta hasta ahora de malosos de opereta.

Pero también contiene lo peor del universo Marvelita. A pesar de que se ha intentado evitar a toda costa, hay momentos en el que el humor absurdo casi termina por arruinar alguna que otra secuencia que, hasta ese momento, no necesitaba de chascarrillo alguno. Por fortuna, esos instantes se encuentran en minoría y no lastrar la experiencia. Está claro que son imposiciones de la compañía por mantener un estilo propio, pero tanto director como guionistas han conseguido mantener una integridad y autonomía estilística, consiguiendo un film más cercano a CAPITÁN AMÉRICA: SOLDADO DE INVIERNO que a cualquiera de las aventuras de IRON-MAN.

Y, posiblemente, aquí se encuentra el principal problema de la película y el porqué del título de este artículo. El público no estaba preparado para tanta sofisticación. El film de Ryan Coogler, director de la aclamada CREED, está más cercano a las antiguas películas de 007 que a las aventuras de IRON-MAN y compañía, y sus puntos flacos son, precisamente, cuando intenta adaptarse a los ritmos y tics del universo Marvel. La sobresaturación de FX (sobre todo en la secuencia final) provoca unas caídas de ritmo que acaban pesando sobre la audiencia o secuencias de acción dinámicas pero confusas, difíciles de seguir por culpa de un montaje “marca de la casa”, concesiones sin duda al espectador medio de este tipo de producciones.

En resumen, BLACK PANTHER es una entretenidísima propuesta lúdica que intenta alejarse del canon impuesto por MARVEL, volando con autonomía propia y presentando a un personaje muy interesante con mucho que decir. Está claro que queda mucho camino por andar, pero BLACK PANTHER es única en su especie, en ambientación, tono y estilo, que se traduce en un muy loable primer paso en una dirección diferente que, ojalá, se convierta en un destino de futuro.

Muy, muy recomendable.

LO MEJOR

Como siempre en las producciones MARVEL, el IMPRESIONANTE diseño de producción.

El peso dramático de los personajes, su construcción, su arco dramático, así como el trabajo de todos y cada uno de sus intérpretes.

Una inesperada combinación de géneros, fresca, sorprendente y divertida… (Y sin pretenderlo, esta línea me ha quedado clavada a cierto anuncio de una popular golosina…)

Haber conseguido que la película no se convierta en una fiesta de cruces, cameos y referencias constantes al resto de films de la franquicia, funcionando, en gran medida, con autonomía propia.

LO PEOR

Los tics de Marvel, que apasionaran a los fans de la factoría, pero que, en ocasiones, resultan un lastre.

Los animales digitales duelen a la vista.

Que la gente se espere un film como ANT-MAN o THOR: RAGNAROK y se encuentren con el drama Shakesperiano que debería haber sido el primer THOR…

LA PREGUNTA:

Una vez disueltos los VENGADORES, ¿Será esta la primera piedra para la creación de los VENGADORES SECRETOS?

NOTA: 8/10

Wiman González

JFPCríticasBlack Panther,Críticas,MARVEL
Que el titular no les despiste. BLACK PANTHER es una grandísima película de entretenimiento. Y es que, en MARVEL, lejos de dormirse en los laureles, continúan en su infatigable búsqueda de nuevas opciones de expansión para su universo cinematográfico. Es evidente que el camino que se marcaron al inicio de...