Fiel a su cita anual, nos llega la nueva película del director neoyorquino, aunque en esta ocasión, publico y critica están más divididos que nunca… Y es que, aunque WONDER WHEEL contiene momentos muy divertidos, la película esconde, en realidad, un drama sobre personajes totalmente infelices y contiene secuencias de una crudeza impensable en su extensa filmografía.

WONDER WHEEL es una película preciosa, que entra por la vista. La paleta de colores es sencillamente asombrosa. A riesgo de caer en un tópico, (este apartado se está convirtiendo en lo más comentado de la película) el director de fotografía Vittorio Storaro nos traslada a la colorida Long Island de los años cincuenta. Secuencia tras secuencia disfrutamos de un sinfín de preciosas y exquisitas postales, a cada cual más espectacular, las cuales contrastan sobremanera con la oscuridad que parece reinar en la vida (y corazones) de los protagonistas.

Por un lado, tenemos a Ginny (Winslet), una amargada ex actriz que se gana la vida como camarera, victima de migrañas y casada en segundas nupcias con Humpty, un irascible (y ex alcohólico) feriante interpretado por un irreconocible James Belushi, a Mickey, un salva vidas con las facciones de Justin Timberlake que sueña con ser dramaturgo de éxito. La ya de por si complicada e infeliz existencia de estos personajes se alterará considerablemente tras la inesperada llegada de Caterina (Juno Temple), la hija de Humpty con otra mujer, quien huye de su ex marido, un mafioso con muy malas pulgas que pretende asesinarla.

Con estos mimbres, Allen nos sumerge en un drama donde todos son infelices y así se lo hacen saber a todo el mundo. Aun así, no dejan de buscar la felicidad. Por ejemplo, Ginni se enamora de Mickey, con quien tiene una aventura. Humpty, por su parte, se desloma para pagarle una buena educación a su hija. Aun así, nada es fácil para estos personajes puesto que la fatalidad aguarda agazapada.

Como buena película de Allen, los diálogos son chispeantes, las actuaciones brillantes y los actores, esplendidos. Las notas de humor vienen por parte de un mocoso que no levanta dos palmos del suelo, quien tiene la extraña costumbre de incendiar todo cuanto encuentra.

Como decía líneas más arriba, la fotografía es maravillosa, pero su función es mucho más que estética. Podemos observar cambios en el humor de los personajes a medida que cambia la luz. Y en un decorado ferial, donde todo son contrastes, seremos testigos de múltiples estallidos de desesperación, odio y celos. En este punto, el espectador habitual de Allen se llevará más de una sorpresa al encontrarse con momentos y situaciones que, aunque sutiles, encierran una dureza rara vez vista hasta ahora en la filmografía del director.

El problema lo encontramos, en mi opinión, en que la película está mal balanceada. Allen sabe qué película quiere entregar al público, sabe que historia quiere contar, pero utiliza las mismas herramientas que ya conocemos. Y aunque hay momentos que nos cortarán la respiración y secuencias que jamás llegamos a pensar que se atrevería a filmar, no deja de tener ese aroma “de siempre”.

Otro punto destacable es la atmosfera visual que imprime al film. Más allá de la preciosista fotografía (si, ya es la tercera o cuarta vez que lo menciono… ¿Por qué será?) observamos una diferencia muy notable entre los exteriores y los interiores. Si bien los exteriores son, como decía más arriba, de “postal”, los interiores son claustrofóbicos y lucen muy falsos en pantalla, como escenarios de teatro donde los personajes interpretan sus patéticos papeles día tras día. Como siempre en Allen, todo está perfectamente encajado. De ahí que el narrador sueñe con ser dramaturgo y la protagonista del relato fuera antaño una actriz que soñó con comerse el mundo desde un escenario.

Se ha hablado mucho sobre la magistral actuación de Kate Winslet y al respecto me gustaría hacer una apreciación: Kate Winslet siempre está enorme. Siempre. Y Woody Allen se ha caracterizado por ser un gran director de actores, así que la conclusión es lógica. Si tenemos a una actriz fabulosa y está dirigida por uno de los más aplaudidos directores de la historia, solo podemos encontrar una de las mejores interpretaciones en la carrera de la actriz.

El problema es que ni tan solo el inconmensurable talento de la actriz es suficiente para soportar el peso de un relato que decae por momentos. Y no por la calidad del guion, o las interpretaciones del resto del reparto, no. Como decía, el estilo de Allen no termina de encajar con la historia que se nos está contando, lo cual nos deja, por momentos, sumamente desorientados en nuestra butaca.

En resumen, una buena película, con diálogos chispeantes y repleta de interpretaciones maravillosas, pero cuya historia y narrativa desentonan. No es la mejor película de su director, pero la fabulosa fotografía, la mágica banda sonora y una inigualable Kate Winslet consiguen que todos los defectos acaben bajo la alfombra.

No es lo mejor de su director, pero si una rara avis en su filmografía y, por ello, muy recomendable.

LO MEJOR

Por si no ha quedado claro, la fotografía. Vittorio Storaro entrega una preciosa paleta de colores de la que Allen saca petróleo.

Un reparto entonadísimo y Kate Winslet de Oscar.

Varias secuencias que nunca habríamos imaginado en la filmografía de Allen. Cierto paseo solitario o cierta llamada telefónica, lo cual repercute en…

LO PEOR

El tono. Es una película con grandes dosis de amargura. Nunca habíamos visto una historia así en la filmografía del director.

El ritmo decae por momentos, pocos, pero se apreciables.

La falta de atención al crio. Acaba relegado al papel de alivio cómico, cuando el personaje podía dar más de sí. Aun así, hilarante.

NOTA: 7/10

Wiman González

JFPCríticasWonder Wheel,Woody Allen
Fiel a su cita anual, nos llega la nueva película del director neoyorquino, aunque en esta ocasión, publico y critica están más divididos que nunca… Y es que, aunque WONDER WHEEL contiene momentos muy divertidos, la película esconde, en realidad, un drama sobre personajes totalmente infelices y contiene secuencias...