Para ser sinceros, desconocía por completo a Tommy Wiseau y su peculiar película, THE ROOM, considerada día de hoy como la peor película de la historia, “el CIUDADANO KANE” del cine malo, hasta que James Franco asombró al público de Toronto con su propuesta, a pesar de proyectar una versión no terminada de la película. Meses más tarde, el director embelesó a las plateas de nuestro Festival de San Sebastián, conquistando la Concha de Oro.

THE DISASTER ARTIST nos cuenta la historia de Tommy Wiseau y Greg Sestero, dos amigos que viajan de San Francisco a Los Angeles para convertirse en estrellas de cine. El único inconveniente es que ninguno de ellos tiene talento. Ninguno.

Una vez rechazados y humillados por todos, habiendo sufrido mil y una burla, y a pesar de no tener ni la más mínima idea de cómo funciona una cámara, un plató de cine, un casting o la escritura de un guión, deciden hacer su propia película. El resultado fue “THE ROOM”. THE DISASTER ARTIST es la recreación fidedigna del infierno que sufrió el equipo técnico y artístico durante el rodaje de aquella película, hace ya quince años.

Normalmente, cuando al comienzo de cualquier película leo las palabras “Inspirado en hechos reales”, no puedo más que reír. Por principios, el cine dramatiza y organiza los sucesos en una estructura cinematográfica de tres actos. En este caso, tenemos la suerte de que el propio Wiseau encomendara la realización de un making of que cubriera todo el rodaje, que ya fue llevado a la pantalla en forma de documental, así que (casi) todo lo que veremos en pantalla ocurrió en realidad.

El grado de detalle en la recreación de dicha odisea roza lo obsesivo. Si uno permanece en su butaca una vez finalizada la película, será testigo de una comparativa entre ambas versiones. Y no solo a nivel de vestuario, maquillaje, parecido entre los actores de las respectivas versiones. James Franco se transforma verdaderamente en Wiseau. Su acento (imprescindible disfrutarla en versión original) su lenguaje corporal, sus miradas. El actor se transforma por completo y no sería de extrañar que este año se sitúe entre los favoritos en la carrera por los premios de la Academia. (No se levanten de la butaca hasta que les barran los pies. Al final de los créditos podrán disfrutar de un encuentro entre el Wiseau real y el ficticio y les aseguro que van a dudar de quien es quien…)

El hermano de James, Dave, interpreta al otro protagonista, Greg Sestero, apodado “Baby Face” por Wiseau, un tímido actor carente de todo talento pero que, al igual que su amigo, va sobrado de entusiasmo. Dave está perfecto en el papel, y es, para quien esto escribe, la mejor interpretación de su carrera.

A fin de preservar las no pocas sorpresas que nos trae el (fabuloso) elenco de la película, no voy a profundizar más en el reparto. Lo que si puedo decirles es que la mayoría de personajes están interpretados por reputados actores muy queridos en la industria. Por poner solo un ejemplo, encontramos a Bryan Cranston, de la serie BREAKING BAD, interpretándose a si mismo.

Uno puede reírse de lo surrealista de la propuesta, de las situaciones y la ignorancia de Wiseau sobre los entresijos del cine (en algún momento de la película se cuestiona si nunca ha visto una película…) pero nunca del propio Wiseau. Franco y sus compañeros se toman muy en serio el material de base y lo plasman en pantalla con respeto y entusiasmo. No hay chanzas ni burlas hacia Wiseau. Se nos presenta con respeto, con cariño. Es un soñador herido que, apoyándose en su amigo, llevará adelante su sueño. Y a pesar de que su película fue un estrepitoso fracaso, lo cierto es que quince años después vuelve a estar en boca de todos. Así que algo bien sí que debieron hacer… Cuando lo más sencillo era rendirse, decidieron continuar adelante por su sueño e hicieron lo imposible. Hicieron una película.

Una mala película, de acuerdo, pero ya hicieron más que la mayoría.

En resumen, THE DISASTER ARTIST es una divertidísima comedia, magistralmente interpretada y a la vez, un precioso homenaje a todos los soñadores.

Como decía el poeta, los sueños, cine son.

LO MEJOR

Los actores en general, James Franco en particular. Su transformación en Wiseau es asombrosa.

El respeto al material de partida. Visto el equipo que trabaja en la película, uno esperaría una simple parodia salpicada de humor grueso, pero la película va mucho más allá.

La milimétrica y obsesiva recreación de todos los aspectos de la película original.

LO PEOR

Extrañamente, esta es una de esas películas casi perfectas.

Con todo y en opinión personal, creo que Warner se ha equivocado programando la película en estas fechas. Con las salas ultra saturadas por blockbusters para toda la familia (STAR WARS, JUMANJI, COCO…) será muy fácil ignorar a esta pequeña película. THE DISASTER ARTIST es una entrañable, extraña y arriesgada propuesta que puede no encontrar un público. Eso sí, quien se atreva con ella no saldrá decepcionado.

LA PREGUNTA

¿Se atreven a acompañarme en una petición para que Warner incluya una copia de THE ROOM junto al DVD de THE DISASTER ARTIST?

NOTA: 9/10

Wiman González

JFPCríticasBryan Cranston,Críticas,THE DISASTER ARTIST
Para ser sinceros, desconocía por completo a Tommy Wiseau y su peculiar película, THE ROOM, considerada día de hoy como la peor película de la historia, “el CIUDADANO KANE” del cine malo, hasta que James Franco asombró al público de Toronto con su propuesta, a pesar de proyectar una...