No voy muy errado si afirmo que, de la primera hornada de héroes que nos sirvió MARVEL mientras conformaba “VENGADORES”, THOR fue, con diferencia, el peor parado. Si bien visualmente era apabullante (por lo menos, las secuencias en ASGARD…) el resto era un film bastante discreto y anodino. Y es una lástima, porque ese tono de tragedia casi shakesperiano le sentaba como un guante.

Al segundo capítulo le fue mucho peor, así que MARVEL (o lo que es lo mismo, Kevin Feige) decidió darle un giro radical a la franquicia, apostándolo todo a un director prácticamente desconocido para el gran público y que transita un cine diametralmente opuesto al que estamos acostumbrados.

Taika Waititi es un genio del humor absurdo, del tropiezo, la chanza, el chascarrillo y los juegos de palabras (suyas son las geniales “LO QUE HACEMOS EN LAS SOMBRAS”, falso documental acerca de tres vampiros de distintas épocas que comparten piso en la actualidad y “LA CAZA DE LOS ÑUMANOS”, una deliciosa comedia indie con Sam Neill (Jurassic Park) de protagonista, que ni siquiera recaló en nuestras taquillas), dos filmes basados en el humor más absurdo, con premisas para nada comerciales, que han funcionado muy bien en festivales de genero la primera y entre el público más curioso, la segunda.

Y a simple vista, la apuesta les ha funcionado… …a medias…

Si ha visto los trailers, acudirá a ver THOR: RAGNAROK con la idea de que se trata de una comedia descacharrante. Y en parte, lo es, pero THOR es quien es y es imposible desvincularlo del tono drama y tragedia que siempre le acompañan.

La película es muy, pero que muy divertida en sus momentos de absurdo, marcando el tono desde la primera secuencia, pero acaba resultando un espejismo. En pocos minutos, el drama hace acto de presencia y se adueña de la trama principal, dando la sensación de que nos encontramos ante dos películas diferentes, pero complementarias: las secuencias de comedia, alocadas y que aportan poco más que absurdo a la trama (y bienvenidas son, créanme) y las secuencias más dramáticas, las que verdaderamente vertebran una historia de muerte, venganza y redención, que acaban siendo las que dominan el relato, pero que parecen filmadas en piloto automático.

Entrando en el reparto, un Chris Hemsworth menos estirado, más suelto y cómodo en su papel de “bufón”. Se le da bien el humor físico, hacer muecas y consigue, por fin, que sintonicemos con su personaje. Tom Hiddleston vuelve a cumplir como Loki. Sin duda, el mejor villano de MARVEL hasta hoy y uno de los personajes con más aristas del universo cinematográfico. A riesgo de excederme y desvelar sorpresas al espectador, solo diré que el resto del reparto, así como la infinita cantidad de cameos (algunos tronchantes), cumplen. No pasa lo mismo con Cate Blanchett. Si bien la actriz está excelente en todo momento, creo que su HELA daba para más. No deja de ser el villano de la semana que no da verdadera sensación de peligro.

El apartado técnico, irreprochable, como siempre. Deslumbrante, efectos especiales de primera y un diseño de producción sin parangón. La música de Mark Mothersbaugh es de lo más variado, pasando de piezas dramáticas e intimistas orquestadas con maestría a piezas puramente electrónicas, 100% ochenteras, que le sientan a la acción como un guante.

En cuanto al apartado de dirección, Waititi, un novato en esto de los films de estudio, saca petróleo de un personaje que todos dábamos por agotado y creando una nueva variante en el universo MARVEL, el Marvel Team-Up, filmes colaborativos (no cameos) entre dos héroes totalmente opuestos quienes se enfrentan por error al principio del relato y acaban colaborando contra un villano común. Como iniciativa, promete.

Poniendo peros, lo irregular que acaba siendo un film con tantos tonos y conflictos sin urgencia. Nunca vamos a tener verdadera sensación de apremio o peligro. Todo es liviano y más cuando, en cada secuencia parece supeditada al chiste de turno. Hay muy pocas secuencias sin chascarrillo, las que finalmente vehiculan la trama. Esto acaba resultando en una trama con demasiados chistes, con demasiado ruido, demasiada ligereza, pero poca urgencia.

Hay momentos en los que tenemos la sensación de estar más ante un film de payasos que de héroes. GUARDIANES DE LA GALAXIA fue una sorpresa mayúscula e inesperada y hay mucho de ella en esta THOR: RAGNAROK. Llegamos a pensar que estamos ante un GUARDIANES DE LA GALAXIA 2.1. No es malo per se, pero por momentos, canta bastante. A saber, THOR es una suerte de Starlord, Valkiria sería Gamora, Hulk haría las veces de Drax, Korg, un ser hecho completamente de rocas, sería un trasunto de Groot y un bicho que no habla, seria Rocket, solo que invirtiendo papeles. Esta es mi teoría, completamente discutible.

No me malinterpreten. THOR: RAGNAROK es un entretenimiento de primer orden. La dirección de Waititi es espectacular. Para ser su primer film de alto presupuesto, ha evitado con solvencia las secuencias de relleno. Todo suma al avance de la trama. Pero hay demasiadas concesiones a Disney (sobre saturación de personajes que aparecen para hacer el chascarrillo o replica de rigor) dando la sensación de que nos encontramos más ante una versión pobre de los GUARDIANES DE LA GALAXIA que de una secuela. Por momentos, también da la impresión de que nos encontramos ante un reboot (reinicio) de la franquicia, pero reutilizando a los actores originales.

En resumen, un film divertido, entretenido y espectacular. Sin duda, el mejor en solitario del personaje, pero que, cuidando un poco más las intervenciones de la villana, quien pedía a gritos más espacio en el metraje, podría haber sido el film definitivo del vengador guaperas.

LO MEJOR
El reparto, entregado a ese humor descacharrante y absurdo sin complejos…
Los efectos visuales, el diseño de producción y la banda sonora en sus momentos más electrónicos.
Tiene un Hulk…

LO PEOR
Demasiado derivativa de GUARDIANES DE LA GALAXIA. Por momentos, THOR pierde su personalidad propia para ser otra persona…
Cate Blanchett. Sin duda pedía más minutos en pantalla.
Las secuencias después de créditos. En mi opinión, las más insulsas del universo MARVEL.

LA PREGUNTA:
¿Por qué esa obsesión de meter a Stan Lee en cada película? Como fan lo agradezco, pero, a estas alturas, podrían darle un rol recurrente, de importancia, que interconectara las películas de la marca, como ocurrió en GUARDIANES 2.0…

NOTA: 6/10

Por si no conocen a Waititi, su trabajo previo con THOR:

Wiman González

JFPCríticasCríticas,MARVEL,Thor
No voy muy errado si afirmo que, de la primera hornada de héroes que nos sirvió MARVEL mientras conformaba “VENGADORES”, THOR fue, con diferencia, el peor parado. Si bien visualmente era apabullante (por lo menos, las secuencias en ASGARD…) el resto era un film bastante discreto y anodino. Y...