Cuando el terror se convierte en arte. Esta es la frase que se nos viene a la cabeza tras el visionado de la nueva película de Paco Plaza. “Verónica” resulta ser un soplo de aire fresco en el panorama del cine de terror y no sólo a nivel nacional. Su apertura es magistral adelantándonos información sin realmente saber bien bien lo que ocurre. Sugerir sin enseñar, todo un acierto.

“Verónica” cuenta con una dirección exquisita no cayendo en ningún momento en el aburrimiento y sabiendo jugar perfectamente con sus personajes y con un equilibrio con respecto a los momentos de tensión y terror. Esto último da pie a que no sólo disfruten de la cinta los amantes del género sino también aquéllos que son más bien reacios a este tipo de cine. Paco Plaza no apuesta por el gore y además logra crear empatía hacia sus protagonistas. No estamos ante esas películas de terror en las que sus personajes son estúpidos y a nadie le importa si van cayendo o no.

Lo mejor de “Verónica” son sus jóvenes protagonistas que brillan en todo momento. Sandra Escacena debuta en el papel protagonista como Verónica y sólo le podemos augurar una carrera profesional por delante muy prometedora. Un verdadero talento que hará que el espectador empatice con ella, sufra a su lado y sobre todo pase miedo. Junto al personaje de Verónica Paco Plaza sitúa a sus tres hermanos en la ficción que también tendrán unos papeles muy importantes en la historia y que resultan ser una auténtica maravilla. Sus diálogos, frescura y naturalidad ante la cámara con una edad tan corta resulta absolutamente apasionante y en ningún momento cae en ñoñería. El elenco es la principal clave de “Verónica”.

También cabe destacar la banda sonora escogida por su director: su protagonista es fan de la mítica banda “Los héroes del silencio” y sus canciones acaparan gran parte de la película sin desentonar en ningún momento, dándole a la cinta un aire retro muy logrado y eficaz (no olvidemos que se sitúa en el año 1991).

Lo que sí se echa de menos en “Verónica”, y en general en todo el cine de terror de los últimos tiempos, es un giro final o por lo menos una hilo argumental algo más elaborado como ocurre en las geniales “El sexto sentido” o “Los otros”. Hace falta ir más allá en este género y es una pena que no exista suficiente ambición a la hora de ponerse al frente de un proyecto de este tipo.

En “Verónica” pasaremos miedo, pero miedo del bueno, del sofisticado e inteligente. Una muy buena apuesta para ir al cine y disfrutar de una película de terror muy completa y con unos protagonistas que darán que hablar. Felicidades, Paco Plaza.

Nota: 8

Gabriela Rubio

JFPCríticasCríticas,PACO PLAZA,terror,Verónica
Cuando el terror se convierte en arte. Esta es la frase que se nos viene a la cabeza tras el visionado de la nueva película de Paco Plaza. “Verónica” resulta ser un soplo de aire fresco en el panorama del cine de terror y no sólo a nivel nacional....