“Roberto Pérez Toledo es director y guionista de más de una treintena de cortometrajes (Vuelco, Los gritones, Rotos, Cupido in love, Sí a todo, Admirador secreto…) que han recorrido festivales de los cinco continentes y logrado más de un centenar de premios. Su primer largometraje, “Seis puntos sobre Emma” (2012), ganó ganó las Biznagas de Plata a la Mejor Actriz (Verónica Echegui) y el Mejor Guión en el Festival de Málaga, el Premio del Público y el Premio a la Mejor Ópera Prima en Cinespaña (Francia) o el Premio a la Mejor Ópera Prima en MadridImagen, entre otros galardones. En 2013, formó parte del largometraje colectivo “Al final todos mueren” junto con otros tres directores; y en 2014 lanzó la tv-movie “Los amigos raros”, rodada según el manifiesta #littlesecretfilm, emitida en el canal Calle 13 y convertida en un fenómeno viral. Paralelamente, Roberto ha dirigido diferentes cortometrajes para El Corte Inglés, Turismo La Rioja, Maphre o Notodofilmfest, entre otros.”. Ahora nos llega, su último largometraje, Como la Espuma, con una premisa que podría estar cargada de polémica, pero una vez visto el resultado, está claro que lo que quiere el cineasta es que el espectador pase un rato la mar de agradable en la pantalla de cine…y lo consigue, desde luego

Una vieja mansión. Un plan B condenado a desmadrarse. Una orgía improvisada… Y, de pronto, un montón de historias de amor, desamor, reencuentro y descubrimiento. Del amanecer al atardecer, una quincena de protagonistas vivirán una experiencia sexual y emocional que les cambiará la vida.

“Como la espuma” tiene su encanto, es indudable. Se trata de una película coral donde la marabunta de personajes que la pueblan, buscan un tipo de conexión humana , de cualquier tipo e índole que en el film quedan expuestas de distinta manera…y a la vez homogénea, lo cual, hace que el film funcione en su discurso de que todos, por muy solos que estemos, necesitamos de la conexión con el otro, sea de carácter sexual o no. En ese sentido, el film consigue bastante bien su objetivo a medida que se va desarrollando, creando un conjunto más compacto que deslavazado. En cierta medida, es un film que recuerda a otro, dirigido por John Cameron Mitchell, Shortbus, cuya propuesta es similar al igual que su discurso (aunque aquel film, era, desde luego, mucho más provocador que éste), pero Como la Espuma pretende ser un divertimento agradable para todo tipo de público en la que sus escenas sexuales sirven para que sus personajes exploten y saquen a la luz sus emociones mas reprimidas.

Resulta curioso también el cambio tonal que va sufriendo el film a medida que avanza, ya que durante su primera mitad pretende ser una comedia bastante desmadrada en la que sus componentes van apareciendo poco a poco (resulta interesante ver los inicios del evento, con pocos participantes) para organizar una orgía que se les va de las manos a su creador, para después, una vez montada la macrofiesta centrarse en las relaciones humanas. Es cierto que algunas funcionan mejor que otras, algo lógico en propuestas tan corales como esta, pero se agradece que el conjunto termine por resultar tan sólido, pues al final, casi todas tratan de lo mismo, solo que de distinta manera. Desde el curioso, hasta la mojigata, pasando por el virgen (estupendo Álex Villazan), la adulta, el/la transexual, el mejor amigo reprimido, el experto en relaciones sociales…toda una amalgama de personajes que poco a poco van buscando su lugar en el mundo (en este caso, una orgía) y que están tratados con bastante cariño, lo cual hace que el resultado sea mas emotivo de lo que uno cabría esperarse.

Además, casi todas las interpretaciones resultan estupendas, ofreciendo la simpatía necesaria para que el espectador conecte con cada uno de los personajes que van apareciendo a lo largo y ancho del film. Lo único que podría achacarle al metraje es que , especialmente en su tercio final, termina por resultar algo más azucarada de lo que la propuesta requiere, pues termina por empalagar un poco (sobre todo por que resulta algo excesivo el uso de la música “bonita”, como si no tuviéramos demasiado con las conclusiones de la mayor parte de los personajes), aunque también resulta comprensible debido a las pretensiones del film (que no son muchas, lo que se agradece sobremanera). Además, resulta sorprendente que, lo que más llama la atención (no nos engañemos…un film que trata sobre una orgía siempre llama la atención) no son precisamente sus escenas de sexo, pues, aunque ofrezca desnudos integrales de toda clase y escenas de sexo entre hombre y mujeres de todo tipo, la película no se recrea en ello, sino en el ambiente en el que se mueven, lo que es todo un acierto.

“Como la espuma” es un film que viene de perlas en estas próximas fechas veraniegas, pues resulta un producto fresquito, ligero, que deja buen sabor de boca y sin muchas pretensiones, en la que todos sus integrantes resuelven bastante bien el ofrecer un producto divertido y emotivo, y que, además, acercándose las fechas de las fiestas LGTB, no podría ser mejor opción. Una cinta en la que su director Roberto Pérez Toledo consigue, más que mostrar una orgía, enseñarnos como las personas necesitamos relacionarnos con el otro…sea de forma sexual o emocional. Es ahí donde radica el mayor acierto del cineasta, pues al final lo que cuenta son las personas, no el acto en sí. Lo dicho, si queréis pasar un rato agradable en el cine y saliendo de la sala con una sonrisa, no lo dudes, ésta es tu película.

Nota Factoría del Cine: 7

Manu Monteagudo

JFPCríticasComo la espuma,Críticas,Roberto Pérez Toledo,Sara Sálamo
'Roberto Pérez Toledo es director y guionista de más de una treintena de cortometrajes (Vuelco, Los gritones, Rotos, Cupido in love, Sí a todo, Admirador secreto…) que han recorrido festivales de los cinco continentes y logrado más de un centenar de premios. Su primer largometraje, “Seis puntos sobre Emma”...