Según las notas de producción, “Citizen Four” es un thriller de la vida real, en el que vamos descubriendo minuto a minuto y teniendo un acceso sin precedentes a los encuentros en Hong Kong entre la cineasta y periodista Laura Poitras y Glenn Greenwald con Edward Snowden, cuando les entrega los documentos clasificados que ponen de manifiesto las invasiones masivas, indiscriminadas e ilegales de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). Poitras había trabajado en una película sobre vigilancia durante dos años cuando Snowden, utilizando el nombre de CitizenFour, en enero de 2013, contactó con ella. Snowden la eligió porque sabía que había estado durante bastante tiempo bajo la atenta vigilancia del gobierno. La habían parado en numerosas ocasiones en los aeropuertos pero sin lograr intimidarla. Cuando Snowden le confesó que era un analista de alto nivel que pretendía sacar a la luz la vigilancia masiva de los estadounidenses por la NSA, Potras le persuadió para que apareciera en la película”.

La sinopsis oficial dice así: En enero de 2013,Laura Poitras comenzó a recibir correos electrónicos cifrados cuyo remitente era CitizenFour, quien aseguraba tener pruebas de los programas de vigilancia ilegales dirigidos por la NSA (Agencia de Seguridad Nacional USA) en colaboración con otras agencias de inteligencia. Cinco meses después, en junio de 2013, Poitras viaja a Hong Kong, junto con los periodistas Glenn Greenwald y Ewen MacAskill, para el primero de los muchos encuentros que mantendrá con su misterioso confidente. Poitras acudía todos esos encuentros acompañada de una cámara para registrar lo acontecido. Al salir a la luz toda esa información clasificada y desatarse el escándalo deberán hacer frente a los medios y mantener su seguridad y la de los suyos que ahora están en peligro.

Desde luego, una vez finaliza la proyección de Citizen Four, el espectador no será el mismo (aunque dependiendo de cada uno, está clarísimo). Como bien señalan las notas de producción, la película “no solo te muestra los peligros de la vigilancia gubernamental, te hace sentirlos. Tras ver la película, nunca volverás a ver de la misma forma tu teléfono, correo electrónico, tarjeta de crédito, navegador web o perfil en redes sociales” El film consigue su propósito de remover conciencias de una forma tan directa, que asusta solo de pensarlo…y mas cuando lo que estás viendo está sucediendo aquí y ahora. Como documental que muestra y denuncia la impunidad de los altos cargos ante la privacidad de las personas es un triunfo absoluto, que merecidamente se llevó la estatuilla dorada a casa en el apartado de Mejor Documental.

Sinceramente, el género del documental ha mutado tanto que ya no me sirven las excusas de que “como es documental, ya sé como va a ser”. Citizen Four mas que un documental…es un thriller que, es cierto, recoge unos acontecimientos en primicia que pueden resultar interesantes para completistas del caso Snowden, pero es que no se queda solo en eso. El tono por el que va mutando el film poco a poco resulta tan controlado y tan bien manejado por un montaje soberbio, que el film consigue una atmosfera perturbadora del “gran hermano” que todo lo ve, y que resulta asfixiante.

Lo que en un principio puede parecer el retrato de un mártir que saca a la luz una información tan importante y relevante que puede cambiar incluso la política de un país a cambio de sacrificar su vida personal, se convierte en algo mucho mas grande, y mucho mas importante…la importancia de nuestra vida privada. Citizen Four es una exaltación de nuestro derecho mas básico, denunciando a una agencia gubernamental que, precisamente, los está violando a escondidas con tal de manejar los hilos de una sociedad que cree que vive una democracia pero que está vigilada por los altos cargos de un gobierno que quiere saber en todo momento cual es nuestro próximo paso. Un acercamiento al mundo de Orwell en 1984 de forma encubierta, pero lo que en aquel libro era ciencia ficción, se está convirtiendo en realidad.

Y es lo que mas asusta de Citizen Four…sobrecoge ver la reunión de manifestantes que han sido acosados y vigilados (incluidas conversaciones telefónicas) por haber asistido a estas marchas; se siente el pavor del primer encuentro entre Snowden y los periodistas, con el primero advirtiéndoles de que tengamos cuidado con los teléfonos fijos aún estando colgados pues recogen grabaciones de audio; el terror de la primera entrevista con Edward, cuando salta una “supuesta” alarma de incendios; la impotencia que crea en el espectador todo su último tercio, cuando los periodistas están en el punto de mira del gobierno por recoger tal información; o un final magnífico que resume la idea del film de forma tan sencilla pero tan clara que es un broche de oro para cerrar este documento.

Citizen Four es un film, desde mi punto de vista, de visionado obligatorio. Ante algo que el espectador sospechaba de antemano y que ya sabía desde un punto de vista mas superficial, este magnifico thriller documental indaga en la violación del derecho mas importante del ser humano: la privacidad. Y que denuncie a las políticas que permiten dicha violación aún a sabiendas que está prohibido por ley tratándose de una violación de los derechos humanos es de una valentía increíble por parte de esta directora que, además de recoger un hecho histórico (los momentos previos a que Edward Snowden saliera a la luz públicamente), nos invita a que nos unamos a esta lucha por nuestro derecho mas primordial y básico. Y aquí, un espectador que se une sin dudarlo.

Nota Factoría del Cine: 8

Manu Monteagudo

JFPCríticasCitizen four,Críticas,Documentales
Según las notas de producción, “Citizen Four' es un thriller de la vida real, en el que vamos descubriendo minuto a minuto y teniendo un acceso sin precedentes a los encuentros en Hong Kong entre la cineasta y periodista Laura Poitras y Glenn Greenwald con Edward Snowden, cuando les...