La película número 18 de Pedro Almodóvar Caballero (Calzada de Calatrava, Ciudad Real, 24 de septiembre de 1949) llega a nuestras salas de cine con cierta polémica, grandes detractores y grandes defensores que la consideran una obra maestra. En el pasado festival de Cannes la prensa francesa la puso por las nubes y la española acreditada la vapuleó. En el pase de prensa en Barcelona esto se pudo comprobar al final de la proyección, donde hubo una cerradísima y larga ovación, aplausos entusiastas y algunos leves abucheos.

Ya se ha estrenado en Francia, donde en su primer fin de semana recaudó algo más de 1.000.000 €, por debajo de sus películas anteriores y en Inglaterra (368.000 € en su primer fin de semana, en 125 salas de cine). De la mano de Warner, en nuestro país se estrenará el próximo viernes 2 de septiembre, en 300 salas de cine, en un fin de semana en el que creo que logrará liderar las taquillas (solo puede impedírselo “Cowboys & aliens”, algo poco probable). Tiene un presupuesto de 10.000.000 €. El rodaje duró 11 semanas durante el pasado verano y se desarrolló en Santiago de Compostela, en diferentes localizaciones de Galicia, en Madrid y en Toledo.

El guión lo firma Pedro por primera vez junto a su hermano Agustín. “La piel que habito” se inspira en la novela “Tarántula”, del francés Thierry Jonquet.

ALMODÓVAR 100 %

Almodóvar ha adaptado muy libremente el relato de Jonquet para llevarlo a su terreno. Contrariamente a lo que se ha comentado en algunos medios, estamos ante una película que entronca totalmente con la trayectoria de su creador.

Está claro que lo que le interesaba del texto de Jonquet era todo lo relacionado con la identidad sexual más que con la venganza. “La piel que habito” tiene momentos puntuales muy buenos, donde sorprende e inquieta.

Al respecto Pedro ha comentado que: “(…) Me he ido acostumbrando poco a poco a habitar mi propia piel, porque no me reconocía en ella. En el colegio me llamaban Pedro y yo no volvía la cabeza. Algunos psicólogos deberán explicar esto alguna vez”

Dividida en varios largos flashbacks, arranca con brío. Tiene elementos desasosegantes pero no llega a ser totalmente terrorífica, mezcla varios géneros, entre ellos el thriller y la ciencia ficción, destaca más como drama psicológico. Almodóvar añade varios momentos de humor costumbrista (casi cañí) y múltiples elementos de melodrama ya habituales en su filmografía. Por momentos recuerda a “Átame” a “La ley del deseo”, e incluso a “Hable con ella”.

Pedro no consigue llevar a buen puerto a todo el conjunto, se pierde ante todos los elementos que intenta manejar. Estamos ante una película a la que le falta ritmo, donde los elementos no acaban de armonizarse, por momentos la película pierde la credibilidad, no llega a emocionar, es fría, distante.

Los diálogos en algunas escenas dramáticas son forzados o demasiado evidentes.

Es una película menor, densa, excesiva y decididamente fría, casi gélida, aunque mucho mejor que “Los abrazos rotos” o “La mala educación”

LO MEJOR

Destaca la elegante y excelente fotografía de José Luis Alcaine.

La música de Alberto Iglesias (San Sebastián, 1955) aporta densidad y atmósfera en todo momento. Se nota que el vasco conecta muy bien con Almodóvar.

También es de lo mejor la atmósfera insana que consigue en algunas escenas, llega a perturbar.

Las canciones de Concha Buika.

La presencia de Antonio Banderas.

LO PEOR

La primera escena en la que aparece Zeca, disfrazado, muy cercana a la astracanada.

Los personajes están poco definidos. Algunos personajes secundarios no aportan nada. El personaje de la hija del cirujano está muy poco desarrollado.

Todo lo relacionado con la transgénesis no termina aportando gran cosa.

La escena de sexo en los exteriores de la casa de la boda de Casilda.

El final (no puedo ampliar más, dado que entraría de lleno en el spoiler).

                          José López Pérez

adminCine españolCríticasEstrenosELENA ANAYA,LA PIEL QUE HABITO,PEDRO ALMODÓVAR,WARNER
La película número 18 de Pedro Almodóvar Caballero (Calzada de Calatrava, Ciudad Real, 24 de septiembre de 1949) llega a nuestras salas de cine con cierta polémica, grandes detractores y grandes defensores que la consideran una obra maestra. En el pasado festival de Cannes la prensa francesa la puso...