Vamos a hablar con el director Aitor Gaizka (Madrid, 1977) que hace unos meses estrenó su segundo largometraje “The Symmetry of love”, que recomiendo. Aitor estudió cine, especialidad de dirección en la desaparecida Escuela de Estudios Audiovisuales de Valencia. De vuelta en Madrid, trabajó como ayudante de dirección y director de casting en cine y publicidad, paralelamente escribe, dirige y produce tres cortometrajes (“No sé, no sé”, 1998; “Insomnio de una noche de verana”, 1999; “Soirée”, 2000) premiados internacionalmente y adquiridos por Canal +

En el año 2000 decide crear la compañía Babilonia Films para producir “Entre abril y julio” que se convertiría en el primer largometraje español de ficción rodado y estrenado comercialmente en formato digital. Estrenado en salas en noviembre de 2002, fue premiada en varios festivales (Mejor película del festival de cine Isla de la Palma 2002; premio Luis Buñuel de Cinematografía de los premio Villa de Madrid, 2003). Desvinculado de Babilonia, en 2008 crea Flea Market Pictures para producir “The Symmetry of love”.

J.L.P Yo me eduqué, cinematográficamente hablando, en los cines de barrios de sesión continua ¿te sucedió a ti también?

Aitor Gaizka: A cincuenta metros de mi casa estaba el Cine Bulevar. Me encantaba meterme en su hall a ver los foto cromos y los carteles de los próximos estrenos. También iba mucho a los otros cines que estaban cerca: Urquijo, Princesa y Conde Duque. Todos ellos muy grandes, de varias plantas, donde daba gusto ver películas de aventuras en sus enormes pantallas. Todos desaparecidos. Como tantísimos otros de Madrid. Es una pena. Por eso me da una envidia sana la iniciativa de Nacho Cerdà y su Phenomena. Poder recuperar esos clásicos modernos en un cine como el Urgel es algo que me encantaría que pudiera pasar en Madrid. En la adolescencia, cuando ya tenía clarísimo que quería vivir el cine en primera persona, tuve la suerte de vivir los estertores de los cinestudios de triple sesión como el Fantasio o el Bogart.

J.L.P ¿En qué ha cambiado el cine desde tu debut como director hasta “The symmetry of love”?

A.G: Ha habido un lapso grande entre las dos películas (mucho más largo de lo que deseaba, claro) y ha sido suficiente para que toda la industria como la conocíamos se vaya al traste. Han cambiado las reglas del juego de una manera rápida y violenta. Ha dejado muchísimos cadáveres en la cuneta, infinidad de empresas y profesionales que ya no pueden hacer lo que llevaban vidas enteras haciendo. Los ingresos por home video prácticamente han desaparecido, las televisiones pagan mucho menos, los cines se convierten en Zara o H&M, las empresas de servicios cierran o tienen que rebajar muchísimo sus tarifas…

J.L.P ¿Cómo surgió el proyecto “The symmetry of love”?

A.G: Siempre había considerado el cine como una herramienta de comunicación global. Entre Abril y Julio, mi primer largometraje, era una historia muy localista y de difícil calado fuera nuestro ámbito. Decidí escribir un guión universal que pudiese funcionar bien en cualquier país del mundo. Además, quería llegar a cualquier posible mercado, así que el inglés era el vehículo ideal para intentar conseguirlo.

J.L.P Todos los actores están bien ¿cómo surgió el casting?

A.G: El proyecto primero estuvo pensado para ser rodado en Nueva York. Estuvimos allí un mes haciendo casting y localizando. Se unió entonces al proyecto gente muy interesante que estaba en series de éxito o Broadway. Había oído y leído antes muchas anécdotas sobre lo enrollados que eran los americanos con el cine independiente (la famosa caja de puros por la que Seymour Cassel hizo aquella peli de Coixet…), pero entonces lo viví en mis carnes. De la nada, sólo con el guión y una elocuente explicación, teníamos a personas de mucho, mucho nivel queriendo estar en la película. Una vez de vuelta en España, y después de pelear sin éxito con la burocracia yanqui, vimos que rodar en Estados Unidos era inviable para nosotros. Así que trasladamos la historia a Londres, lo que nos demostraba que el guión era realmente universal. En 2007 hicimos allí las primeras audiciones. En esa fase de casting, aparecieron la mayoría de actores que finalmente están en la película. En la preproducción en Londres, en julio de 2008, hicimos las últimas incorporaciones al reparto antes del rodaje, que fue en agosto y septiembre del mismo año.

J.L.P ¿En qué países se ha estrenado?

A.G: Por ahora, en cines en España y en DVD en Estados Unidos y Canadá. Pero las ventas internacionales aún están en marcha y puede que se añada algún otro territorio.

J.L.P ¿Cómo ves el panorama actual del cine español?

A.G: Algo peor de como lo veía hace unos años. Me refiero a la maquinaria que hace que las películas se rueden, no a la calidad de los estrenos actuales. Pero por eso decidí rodar fuera, trabajar con otros procesos y ofrecer productos potencialmente comerciales para el mundo entero. Intentar entrar en la elitista rueda patria de subvenciones-televisiones-distribuidora entiendo que sea frustrante para mucha gente que quiere hacer cine en este país.

J.L.P ¿Qué crees que se debería cambiar?

A.G: El problema viene de muy lejos y nunca ha dejado de serlo: la distribución. El público debe poder ver las películas que se ruedan. Quizá adoptando posturas como la de la sociedad de autores francesa, que es propietaria de un cine en París y todas las películas realizadas por sus miembros tienen asegurado su estreno y permanencia en cartel X semanas. Si hiciéramos algo así aquí (SGAE, Ministerio de Cultura…), no habría películas terminadas (buenas o malas, pero hechas, con todo el esfuerzo y respeto que ello conlleva) cogiendo polvo en los cajones. El público y la crítica podría ir a verla y decidir si es una mierda o si se queda tres meses en cartel porque no para de ir gente.

J.L.P Tu película no tuvo la difusión ni el apoyo que se merecía, aunque hablamos a toro pasado ¿qué cambiarías de ese proceso?

A.G: Primero, gracias por pensar que se merecía mayor apoyo y difusión. Fue principalmente una cuestión de dinero. No había para pagar ninguna campaña por pequeña que fuera. Era un lanzamiento algo kamikaze basado en el boca-oreja, lo que apareció en revistas especializadas, prensa diaria, algo de medios online y radio… Ya que iba a ser algo tan mínimo, quizá hubiera salido en otra fecha, porque creo que estrenar en plena Semana Santa, nos hizo aún más invisibles.

J.L.P Te has convertido también en productor ¿por vocación?

A.G: Soy productor por necesidad. Lo hice con mis cortos, con mi primer largo y ahora he vuelto a hacerlo con esta película, pero no tengo vocación de productor. Soy muy exigente y estoy detrás del más mínimo detalle de las producciones, pero porque son proyectos míos. Y me gustaría seguir haciéndolo, seguir produciendo mis películas, pero no me veo produciendo algo ajeno.

J.L.P Háblame de tus proyectos

A.G: Estoy escribiendo una nueva película (también en inglés y para rodar en el Reino Unido), pero supongo que la cosa tardará aún en materializarse. Además, estoy dando los últimos retoques a una obra de teatro. Es algo nuevo para mí que me tiene muy ilusionado.

J.L.P ¿Qué aficiones tienes?

A.G: Aparte del cine (que es afición, vida y obsesión), me encanta el teatro, la música y leer. Paseo durante horas como método para encontrar la inspiración.

J.L.P ¿Cómo ves la relación entre cine e internet?

A.G: Parece que va quedando claro que Internet se va a convertir en el medio principal de distribución cinematográfica. El público podrá ver películas con máxima calidad en sus televisores de alta definición conectados a la red, los materiales llegarán a los cines vía Internet para su exhibición digital… Y paralelamente a los avances que hacen las majors y los gigantes tecnológicos para unir cine e Internet, seguirán las imparables actividades ilegales que cada vez tendrán mayor calidad y rapidez.

J.L.P Vamos a hablar ahora de cinefilia. Háblame de tus películas favoritas o que son tus referentes

A.G: Soy muy dispar en mis gustos y he pasado por épocas de muy distintas cinefilias. De pequeño tuve dos películas de cabecera que veía cada dos por tres: “Dentro del Laberinto” y “El Secreto de la Pirámide”. Alternaba el universo Amblin y todos los blockbusters de finales de los 80 con el cine clásico que mi hermana mayor grababa de madrugada en la tele o me llevaba a ver en cinestudios o ciclos universitarios. Así descubrí otras cinematografías, otros tempos, historias diferentes…

J.L.P Dime alguna película española reciente que te haya gustado.

A.G: No es del todo reciente, pero es la última que he visto: “Herois”, de Pau Freixas.

J.L.P ¿Con qué actrices o actores te gustaría trabajar?

A.G: Ricardo Darín, Luis Callejo, Josep Maria Pou… Kate Winslet, Robert Downey Jr. !!

J.L.P A la hora de dirigir ¿qué es lo más importante para ti?

A.G: Haber hablado largo y tendido con los actores sobre la historia y los personajes. Que no tengan dudas, que estén seguros de lo que están haciendo, tranquilos, confiados… Si un actor no entiende lo que dice, por qué lo dice o, simplemente, no cree al 100% en el proyecto, eso lo va a transmitir en la pantalla. Hasta ahora he tenido la suerte de trabajar siempre con actores que estaban igual que yo de ilusionados con lo que hacíamos. El actor y el texto son los que te van a emocionar o matar de risa, por encima de las piruetas que haga la cámara.

J.L.P El cine combina todas las artes ¿qué futuro le auguras?

A.G: Cada vez se podrán contar historias más complicadas de larguiruchos señores azules, pero esas películas espectáculo seguirán conviviendo con la historia de la maestra afgana que cruza un desierto en busca de tizas de colores. El cine es música, fotografía, literatura, interpretación… y las combinaciones son infinitas. Lo único que no quiero que cambie (a pesar de que cada vez nos lo pongan más difícil) es el acto compartido de sentarse en un sala oscura y que comience una proyección. La magia del “que empieza, que empieza”.

J.L.P ¡Muchas gracias, Aitor!

A.G: Muchas gracias, José. Ha sido un placer. ¡Nos seguiremos viendo!

                        José López Pérez

Vía: El Blog del Cine Español

adminCine españolCine por dentroEntrevistasAITOR GAIZKA,EL CINE POR DENTRO,entrevista
 Vamos a hablar con el director Aitor Gaizka (Madrid, 1977) que hace unos meses estrenó su segundo largometraje “The Symmetry of love”, que recomiendo. Aitor estudió cine, especialidad de dirección en la desaparecida Escuela de Estudios Audiovisuales de Valencia. De vuelta en Madrid, trabajó como ayudante de dirección y...