Seguimos revisando la filmografía de Pancho Lombardi, uno de los grandes cineastas de América Latina.

“Bajo la piel” es una producción de 1996 en la que participó la compañía española Tornasol Films del madrileño Gerardo Herrero, la productora fue su esposa Mariela Besuiewsky.

El film tiene un arranque muy interesante, donde se inicia una investigación policial sobre unos crímenes. Aparecen paulatinamente solo las cabezas de 4 hombres, en Palle, una pequeña población del norte del Perú. El responsable de la investigación es Percy, un policía atípico, culto, muy tímido, inseguro y que no quiere utilizar la violencia. Su vida cambiará cuando conozca a la nueva forense, una mujer joven y enigmática de la que se enamora. La acción va dejando de lado la investigación, para centrarse en la crónica de un amor “fou”. Así deja varios enigmas abiertos y va perdiendo algo de interés. Es más el relato de una obsesión que un thriller.

La ambientación es perfecta, así como la presentación de la vida cotidiana en Palle, donde en el pasado se desarrolló la cultura de los Moches, un pueblo que practicaba sacrificios humanos.

En el reparto destacan José Luis Ruiz, la madrileña Ana Risueño y el siempre efectivo Gian Franco Brero. Hay un  reparto muy coral, en el que todos están bien. José Luis Ruiz hace una gran interpretación. Ana Risueño tiene el personaje más complicado y en algunas escenas brilla, en otras flojea levemente. Ana es una actriz que se prodiga poco en cine y a la que no le asustan los retos.

“Bajo la piel” no es una de las mejores películas de Pancho Lombardi, pero tiene momentos excelentes, consigue crear tensión y sorprender. Hay una leve denuncia de la corrupción.

En definitiva, un film muy recomendable y que no deja indiferente.

                          José López Pérez

adminCine americanoCríticasDVDANA RISUEÑO,BAJO LA PIEL,JOSÉ LUIS RUIZ,PANCHO LOMBARDI,TORNASOL FILMS
Seguimos revisando la filmografía de Pancho Lombardi, uno de los grandes cineastas de América Latina. “Bajo la piel” es una producción de 1996 en la que participó la compañía española Tornasol Films del madrileño Gerardo Herrero, la productora fue su esposa Mariela Besuiewsky. El film tiene un arranque muy interesante, donde...