Llega a nuestras salas la película más taquillera de la historia de Italia, con nada menos que 70 millones de euros y 10 millones de espectadores, consiguiendo ser número uno en taquilla durante cuatro semanas, por lo que pensar que estamos ante la ‘Ocho apellidos vascos’ italiana es inevitable. Pero no solo por las cifras millonarias conseguidas por las dos comedias en sus países de origen, sino también porque ese éxito reside en narrar las diferencias culturales que nos encontramos al salir de nuestras ciudades, países o zonas de confort.

‘Un italiano en Noruega’, cuyo título original es ‘Quo vado?’, está dirigida por Genaro Nunziante y protagonizada por el actor y guionista Checco Zalone, que también compone la banda sonora de la cinta, creando entre ellos un tándem que por el momento parece indisoluble. Esta es ya su cuarta colaboración y sus cifras de taquilla, en la que cada película que estrenan supera a la anterior, da como resultado que no vayan a dejar de entretener a su acérrimo público.

El traslado forzado de un funcionario italiano a Noruega es el punto de partida de una historia que, aunque no está vacía de momentos cómicos en los que puedas sentirte identificado, resulta repetitiva y con un humor en baja forma ya que la idiosincrasia y folclore están metidos en ocasiones con calzador.

Realmente podemos advertir, según avanza el metraje, que Zalone no interpreta a este trabajador de la administración pública que tan solo desea su sueldo a fin de mes y una vida tranquila, sino que el actor se ha anclado en este tipo de papel donde la realidad y la ficción se entremezclan de tal manera que puedes llegar a pensar que es una persona elegida a dedo para meter en un falso documental. La sátira de este perfil de ciudadano y trabajador italiano en este momento social que se vive, puede acercarnos a él mucho más de lo esperado o deseado.

La vida del italiano cuando llega a Noruega, donde se incide en la idea de que el país nórdico es una población más civilizada, crea un choque cultural con sus tradiciones, las cuales pueden chirriar o bien ser tomadas con el humor o crítica que se pretende, y junto con las escenasen otras localizaciones como África o ciudades menos conocidas de Italia, son los momentos más divertidos, siempre que acudamos al cine sabiendo que los tópicos y el chiste fácil van a estar a la orden de cada secuencia.

La crítica a la burocracia y a ese trabajador del estado con pocas aspiraciones puede ser lo más destacable en una cinta repleta de humor popular con un protagonista al que no sabes en muchas ocasiones si odiar o querer y que, sin duda, está creada para la legión de seguidores del tipo de cine que realizan la pareja Nunziante-Zalone. ¿Quién sabe si también los conseguirán aquí?

Nota Factoría del Cine: 5

Álex Cabot

JFPCríticascomedia,Críticas,Un italiano en Noruega
Llega a nuestras salas la película más taquillera de la historia de Italia, con nada menos que 70 millones de euros y 10 millones de espectadores, consiguiendo ser número uno en taquilla durante cuatro semanas, por lo que pensar que estamos ante la ‘Ocho apellidos vascos’ italiana es inevitable....