Pobre Warren Beatty. Da un poco de lástima encontrarse que el nombre del actor y director sea la comidilla de todos los medios de comunicación (y de cualquier conversación nada más mencionarlo), y no porque sea su regreso como director tras casi 20 años de ausencia y 15 delante de las cámaras, sino por ser protagonista de uno de los mayores errores que se han dado en la historia de los Oscar (y eso que el pobre no tuvo nada que ver con el error, intentando manejar una situación bastante complicada). Quizá, todo este hecho, incluso habrá sido provechoso, pues tras un estreno en el que pasó sin pena ni gloria en los cines de Estados Unidos, su nombre vuelve a ser la comidilla por este hecho, y puede que su nueva película, “La Excepción a la Regla“, tenga más opciones de ser vista por los espectadores más curiosos por el nombre del actor. Lo cierto es que había ganas de encontrarse al Beatty cineasta y ver qué ha hecho tras casi una veintena de años, y lo cierto es que el resultado, sin ser magistral (ni mucho menos), si que resulta un soplo de aire fresco en una industria acomodada.

Una aspirante y joven actriz (Lily Collins) y su ambicioso y joven chófer (Alden Ehrenreich) luchan con esperanza bajo las absurdas excentricidades del feroz e impredecible millonario Howard Hughes (Warren Beatty), el hombre para el que trabajan. Hollywood, 1958. Marla Mabrey (Collins), una compositora, devota baptista y reina de la belleza de su pequeña ciudad, llega a Los Ángeles para trabajar para el infame Howard Hughes (Beatty). En el aeropuerto, conoce a su chófer, Frank Forbes (Ehrenreich), un metodista de profundas creencias religiosas, que está comprometido con su amor del instituto. Su atracción instantánea no sólo pone a prueba sus creencias religiosas, sino que desafía la regla número 1 de Hughes: está prohibido que sus empleados mantengan cualquier tipo de relación con las actrices que trabajan para él. El comportamiento de Hughes se cruza con Marla y Frank de modos muy distintos e inesperados. A medida que van entrando en ese mundo extraño, sus valores se ven cuestionados y sus vidas cambian por completo.

“La Excepción a la Regla” es una muestra de que Warren Beatty no sigue los patrones establecidos de Hollywood. Su propuesta, es un regreso a los años dorados de Hollywood, cuya forma de narrar la historia resulta bastante anacrónica en los tiempos que corren, como si el cineasta echara de menos aquellos maravillosos años. Y lo hace de la forma más clásica posible, con una historia que mezcla biopic con ficción con bastante fortuna sin que ninguna entorpezca a la otra, y en ese sentido, resulta bastante refrescante encontrarse con un producto así. Es un film donde cuentan más las intenciones de retomar este tipo de cine, que de dar auténtico peso al fondo, y se nota que el cineasta se lo ha pasado estupendamente rodándola, con un toque de inocencia e ingenuidad que la beneficia bastante por la manera tan sencilla de narrar su trama y sus personajes, preocupándose mas de estos últimos que de cualquier fuego de artificio (ausentes, en este caso).

Pero esto también sufre un inconveniente, y es que no despierta mas interés que el de simpatía. Como drama carece de la fuerza necesaria y como comedia se queda en un punto en el que no termina de explotar sus posibilidades. En términos generales, la sensación que provoca es que se queda un poco por debajo de sus posibilidades y, aunque el relato funcione, nunca terminamos de entrar del todo en la historia que se nos presenta también debido a una indefinición que la perjudica, y esto provoca, que sus más de dos horas de duración resulten algo pesadas ante un ritmo que sufre bastantes picos de interés (y eso que se notan ciertos retoques en el montaje), por deambular de unos personajes a otros y de un género a otro de forma bastante arbitraria (especialmente chocante es el uso de la banda sonora, parece que quiere marcar el patrón del género al que ha de seguir con bastante insistencia), sin que lleguemos a conectar del todo con sus personajes (y eso que no están mal definidos).

Pese a todo, el señor Beatty puede quedarse contento porque ha conseguido rodar una película alejada de los cánones de hoy en día, y eso, en los tiempos que corren, es bastante meritorio, además de contar con un diseño de producción estupendo (muy sencillo, y nos transporta a la época con gran facilidad), unas interpretaciones la mar de solventes (sobre todo del reparto joven, donde destacaría a Lily Collins en su mejor interpretación hasta el momento) y una puesta en escena bastante acertada por momentos (la manera en que vemos por primera vez a Hugues, o el plano secuencia en medio de un embarcadero que finaliza con una hamburguesa ¿?). “La excepción a la regla” es una rara avis en los tiempos que corren y, aunque el film posee problema de tono y de ritmo en determinados momentos, el resto resulta bastante solvente, y supone un regreso tras las cámaras de Warren Beatty más que acertado…no rotundo, pero acertado al fin y al cabo. Esperemos que no tarde tanto en abordar otro proyecto.

Nota Factoría del Cine: 5,5

Manu Monteagudo

JFPCríticasCríticas,La excepción a la regla,Warren Beatty
Pobre Warren Beatty. Da un poco de lástima encontrarse que el nombre del actor y director sea la comidilla de todos los medios de comunicación (y de cualquier conversación nada más mencionarlo), y no porque sea su regreso como director tras casi 20 años de ausencia y 15 delante...