Según las notas de producción “Joan Sales, no solo fue uno de los grandes escritores de la literatura catalana, sino que fue también uno de los máximos impulsores de la lengua.Conocedor de la guerra, acaba destinado a los frentes de Madrid, Aragón y Catalunya, de donde sale como comandante de infantería del ejército republicano. Consigue sobrevivir en diferentes campos de concentración en Francia a lo largo de 1939. No es hasta unos años después de vagar por el mundo, en 1948, que vuelve a Catalunya con el objetivo de editar todo lo que pueda en catalán. En 1954 se embarca en la aventura de escribir de “aquello que sabe” y de ello surge Incierta Gloria. Una novela destinada a ser escuchada con los ojos y a ser leída desde la voz de la experiencia.Habla de aquellos que no salen en los libros de historia, de los perdedores que no solo caen en la guerra. De la desesperación de una generación, de una país. Un canto a conocer lo que en realidad es una batalla. Incierta Gloria ha sido una de las obras mas importantes de la narrativa de la posguerra que ha tenido Catalunya y ha ayudado a explicar con palabras mas exactas lo que otros no pudieron hacer. Traducida al francés, alemán, neerlandés e inglés, la novela de Joan Sales ha sido recientemente considerada una de las diez mejores novelas de ficción según The Economist” Esta adaptación, dirigida por Agustí Villaronga supone una más que correcta producción en la que se puede hablar del conflicto de la guerra que hubo en España desde un prisma distinto.

Frente de Aragón, 1937. Lluís (Marcel Borràs), un joven oficial republicano destinado a un puesto temporalmente inactivo, conoce a una enigmática viuda de la que se enamora. Carlana (Núria Prims) logra embaucarlo para falsificar un documento que la convierte en la Señora de la comarca. El mejor amigo de Lluís, Soleràs (Oriol Pla), un oficial degradado, descubre el fraude y a cambio de no delatarlo, le exige que aleje de los bombardeos de Barcelona a su hijo y a su mujer, de la que él está secretamente enamorado. Cuando Trini (Bruna Cusí) llega al pueblo, no tarda en descubrir la traición de Lluís y se instaura entre ellos un “estado de guerra” que hará tambalear todos sus cimientos morales.

Incierta Gloria es la demostración palpable de que Agustí Villaronga sabe cómo conectar con las audiencias mostrando una realidad que, por mucho que se haya contado en el cine de nuestro país, siempre sabe adoptar una visión distinta de lo que hemos visto con anterioridad. El conflicto de la guerra está aquí transmitida a través de las emociones e intereses de unos personajes que hacen todo lo que pueden por sobrevivir en una tierra repleta de conflictos, y lo mejor que puede hacer su director es no posicionarse del todo ante las circunstancias que debe vivir cada uno de sus personajes. Sería fácil encontrar en el personaje de la Carlana, a la que todos describen como “la mujer araña”, el centro de todas las miradas como posible villana del relato, pero, acertadamente, sus creadores consiguen que entendamos las decisiones que va tomando a lo largo del film pues, al fin y al cabo, es igual de interesada que el resto de personajes, solo que marcada por las “heridas” de una guerra que, moralmente, la han destrozado…al igual que el resto de sus personajes.

En ese sentido, el acierto de su director es que sus personajes no están retratados como si fuera el blanco y el negro, sino que cada uno de ellos, responde a sus propios intereses. Unos intereses que se basan en la supervivencia, mucho mas que los propios ideales (algo que en el film, no dejan de retratar) y que hacen que los personajes sean mucho mas humanos, mas inestables emocionalmente. Por ello, el juego del gato y el ratón por el que va desarollándose el relato funciona bien, por que entendemos las motivaciones de sus personajes (incluso en un personaje tan misterioso como el de Carlana), aunque éstas no sean otra cosa que para su propio beneficio (y os aseguro que ninguno de los personajes es un santo, lo que es todo un acierto). Es un retrato de la guerra que, más que retratarla en batallas disparos e ideales, se centra mas en la psique de sus personajes y cómo van mermando las “firmes” personalidades de cada uno de ellos, centrándose en la “heridas” emocionales e ideológicas que han provocado esta guerra.

Todo ello narrado con bastante eficacia, gracias a una dirección medida que consigue meternos en el relato con bastante facilidad gracias a un diseño de producción MAGNÍFICO. La recreación histórica del film (ese metro de Barcelona) resulta impecable en todos los sentidos, y lo mejor de todo es que no abusa de ello, sino que le basta con unos pocos escenarios y una atmósfera rural que retrata ese desierto, esa tierra de nadie, por la que se mueven sus personajes (se sienten las ruinas, los campos de batalla, y se respira el olor a campo en cada uno de sus fotogramas) para adentrarnos en su historia con suma facilidad. A ellos hay que destacar una fotografía excelente, que aprovecha los parajes de forma increíble, con una iluminación que va variando a medida que el relato avanza (también por las estaciones del año…sentimos el calor y el frió en sus respectivas estaciones) y unas imágenes poderosísimas (atención a la escena casi de terror en la Iglesia) y una puesta en escena de Villaronga que sabe medirse en casi todo momento, pero que cuando debe darle un tono vigoroso se luce, simple y llanamente (solo mencionaré a ese respecto la intensidad del inicio y del final del relato).

Pero si alguien merece destacar dentro de la producción, esa es Nuria Prims. Cada vez que hace acto de aparición no podrás apartar los ojos de ella, ya que realiza una interpretación de su personaje hipnótico, como si en su mirada se escondieran todos los secretos del mismo o el mínimo gesto delatara cuál será su próximo paso en la historia. Una interpretación magnífica en la que utiliza su voz, su cuerpo y su rostros para dibujar un personaje que, quizá en palabras no desvele mucho de quien es, pero que con los detalles que imprime la actriz nos desvelan la información precisa y necesaria (nominación al Goya asegurada). El resto del reparto está mas que correcto (genial Luisa Gavasa), aunque cabría mencionar las sorprendentes apariciones de Terele Pávez y, atención, Fernando Esteso (que lo hace estupendamente, por cierto). Sin ser perfecta (el film se queda estancado en su segundo bloque, y algunos personajes podían estar algo mas pulidos o mas explotados), Incierta Gloria supone una visión de la Guerra Civil distinta a lo que hemos visto en anteriores ocasiones, centrándose en las emociones de los personajes que hablan más de lo que supone la guerra que cualquier batalla que se pueda mostrar. Ahí radica su acierto de este relato, bastante retorcido, en la que demuestra que, siempre podemos volver a nuestro pasado si el prisma con el que se cuenta varía respecto a lo que hemos visto en ocasiones precedentes. Este es el caso y no puedo hacer sino mas que recomendarla al tratarse de una buena producción que habla de nuestro pasado y las heridas que han provocado y siguen provocando emocionalmente.

Nota Factoría del Cine: 7,5

Manu Monteagudo

JFPCríticasAGUSTÍ VILLARONGA,Cine español,Críticas,Incierta Gloria
Según las notas de producción 'Joan Sales, no solo fue uno de los grandes escritores de la literatura catalana, sino que fue también uno de los máximos impulsores de la lengua.Conocedor de la guerra, acaba destinado a los frentes de Madrid, Aragón y Catalunya, de donde sale como comandante...