Salvador Calvo, director de 1898.Los últimos de Filipinas, lleva una trayectoria de más diez años a sus espaldas como realizador, pero sorprendentemente nos encontramos con que este es su primer largometraje que se estrenará en las pantallas de cine. Y es que resulta que este cineasta ha estado tras la televisión durante todos estos años detrás de las cámaras, con series como Motivos Personales, Sin tetas no hay Paraíso, Los Misterios de Laura, Hansel y Gretel (el episodio de Cuéntame un Cuento), Las aventuras del Capitán Alatriste…entre otros. Por ello, no sorprende que, despues de tantos años diera el paso definitivo al mundo del cine apostando fuerte, en un relato de un suceso histórico de corte épico como 1898 Los últimos de Filipinas. Y, a decir verdad, tras su visionado, podemos decir que su debut ha sido altamente satisfactorio gracias a una comunión de los elementos bastante solida que hacen del film, una historia bien manufacturada, interpretada y sobre todo, bastante entretenida.

A finales del siglo XIX en Filipinas, un pelotón español fue cercado en el pueblo de Baler por revolucionarios filipinos durante cerca de un año. En diciembre de 1898, con la firma del Tratado de París entre España y Estados Unidos, se ponía fin a la guerra entre ambos países y España cedía la soberanía sobre Filipinas a Estados Unidos. Este film cuenta la historia del pelotón, conocido como “Los últimos de Filipinas”.

1898: Los últimos de Filipinas es un film que, indudablemente, está hecho para gustar al mayor abanico de espectadores posibles, y como tal, funciona como un reloj suizo. Al contrario de, por ejemplo, Palmeras en la Nieve (que guarda cierto parecido estético debido a su épica) sus creadores se apoyan de un ritmo que avanza con solidez, sin necesidad de alargar el metraje mas allá de lo necesario y consigue entretener con una facilidad pasmosa desde sus primera imágenes, ya que si por algo destaca este film es por lo poco que pierde el tiempo (aunque hay alguna que otra escena de lo mas redundante, no os voy a engañar). Uno siente la presión, el miedo y el peligro a medida que avanza el metraje, y en ese sentido, creo que la dirección de Salvador Calvo sabe dar con las teclas adecuadas. Todo rodeado de una factura técnica de primer orden, gracias a una fotografía fantástica (atención al plano cenital de los hombres atravesando el río), un diseño de producción de primer nivel (no hay momento donde no nos creamos el pueblo de Baler y esa iglesia) y una banda sonora de Roque Baños que sabe dar con el momento preciso a riesgo de que quede algo descompensada (hay mucho de Hans Zimmer, James Horner…un batiburrillo, vaya).

El único problema que le encuentro al film es la manera en la que fuerza mucha de las situaciones a través de diálogos que, en algunos momentos, resultan imposibles por, repito, lo forzados que resultan (las conversaciones con opio entre el protagonista y el sacerdote resultan algunas de ellas inanes e innecesarias, y algunos momentos del coronel resultan de traca, sin duda alguna), solo por el hecho de acrecentar el peligro y la desconfianza de todos los integrantes, sacrificando solidez y sobre todo, credibilidad (algunas acciones no hay quien se las crea). Una credibilidad que protagoniza su punto mas débil en un Javier Gutierrez que, sintiéndolo mucho por él (ya que me parece un actor excelente), esta muy pasado de rosca, y ya desde el primer momento se ve desbordado en una interpretación bastante sobreactuada, intentando rendir homenaje al personaje de Marlon Brando en Apocalypse Now, sin que exista un control sobre su personaje…simplemente, al actor se le va de las manos y descontrola en un personaje que no progresa ni procesa y que no resulta creíble.

Afortunadamnte, el resto del elenco esta estupendo, y con un destacado grupo de jóvenes intérpretes bastante bien elegidos y que ofrecen una interpretación de lo mas conseguida: de Luis Tosar, creo que ya está todo dicho y, aunque aquí su papel sea demasiado plano y ciertas acciones de su personaje resultan inverosímiles en su proceso, el actor lo defiende estupendamente; Alvaro Cervantes está esplendido, y sobre él recae todo el peso del film, soportándolo de forma estupenda (desde luego, de su generación es uno de los mejores, por no decir el mejor…te crees su acento al cien por cien); Karra Elejalde aporta el punto emotivo y más humano del film (y lo consigue con los ojos cerrados); Carlos Hipólito está excelente y hubiera merecido más escenas (pero en todas las que aparece está fantástico); Eduard Fernandez defiende maravillosamente su personaje (perturbador el detalle del perro huyendo de su cama…); Patrick Criado resulta de lo más solvente (atención a cuando ve los cuerpos de la primera batalla) al igual que un Miguel Herrán muy creíble, un Ricardo Gomez que sorprende en un nuevo registro (tras años y años interpretando en Cuéntame…) que le viene como anillo al dedo y un Emilio Palacios que, aunque breve, está de lo mas natural.

1898: Los últimos de Filipinas no será un film perfecto, está claro, pero para ser el debut de su director, en una película de corte histórico-épico, el resultado resulta de lo más disfrutable, y sobre todo, entretenido. Cada escena posee su tiempo y su espacio medido y controlado (estupendas secuencias de acción), de manera que el ritmo del relato apenas se resiente, y consigue que poco a poco vayamos sintiendo la presión de sus personajes de manera que es fácil conectar con el largometraje. Quizá más profundidad no le hubiera venido mal, pero viendo que sus creadores pretenden abarcar al mayor tipo de público posible, el objetivo está más que cumplido. Un entretenimiento eficaz, manufacturado de forma maravillosa y bien interpretado, que no decepcionará a los que busquen una cinta que, además de contar un episodio de nuestra historia (de lo más vergonzoso, todo hay que decirlo), distrae con una facilidad pasmosa y con buen hacer.

Nota Factoría del Cine: 6,5

Manu Monteagudo

JFPCríticas1898 Los últimos de Filipinas,Álvaro Cervantes,Críticas,Salvador Calvo
Salvador Calvo, director de 1898.Los últimos de Filipinas, lleva una trayectoria de más diez años a sus espaldas como realizador, pero sorprendentemente nos encontramos con que este es su primer largometraje que se estrenará en las pantallas de cine. Y es que resulta que este cineasta ha estado tras...