Denis Villeneuve es el director en el que, en estos momentos, se centran todas las miradas. No es de extrañar. El cineasta es el encargado de ponerse tras las cámaras de una de las secuelas mas importantes de este siglo, y de la que todo el mundo habla…si señores, estamos hablando de la segunda entrega de la mítica Blade Runner. Mucho se habla (y se hablará, que no quepa duda) del talento de este canadiense que desde que, poco a poco, ha ido haciéndose un hueco en la industria gracias a raíz del éxito de Incendies (que, por cierto, no he tenido oportunidad de ver). Pero su consagración vino en el año 2013, cuando estrenó dos películas tan dispares como la notable e interesante Enemy y el estupendo drama Prisioneros…dos películas con personalidad propia pero que no podían ser mas distintas. Tras estrenar el año pasado Sicario (matadme, tampoco la he visto), es ahora cuando puede demostrar por qué le han encargado ponerse tras las cámaras de Blade Runner 2, ya que La Llegada (Arrival) es su primera aproximación al género de ciencia ficción…y desde luego, los resultados no pueden ser más satisfactorios, pues nos encontramos ante una de las películas de tal género mas interesantes (y arriesgadas) de los últimos años.

Cuando misteriosas naves espaciales aterrizan en todo el mundo, un equipo de élite (Jeremy Renner y Forest Whitaker) liderado por la lingüista Louise Banks (Amy Adams) intentan descifrar el motivo de su visita. A medida que la humanidad se tambalea al borde de una guerra, Louise y su equipo luchan contra el tiempo llegando a poner en peligro su vida y, muy posiblemente, la del resto de la humanidad.

Va a resultar interesante ver cómo reacciona el público ante una película como La Llegada, porque digámoslo ya…quien quiera encontrarse con la típica película de una invasión alienígena esta MUY equivocado, y será mejor que cambie el chip ante la que es, sin duda, una de las aproximaciones al género mas bellas que nos ha podido obsequiar el séptimo arte. El film es un canto de amor al lenguaje, al entendimiento y a la humanidad de una forma que pocas veces se han visto en una pantalla de cine. En ese sentido, la puesta en escena de Villeneuve recuerda un poco a Stanley Kubrick a la hora de tomarse su tiempo y de arriesgarse a formas narrativas que pocos se han atrevido a llevar a cabo (también recuerda un poco a Malick y en menor medida al Nolan de Interstellar), y aún así, el film mantiene su propio sello y su propia personalidad. La Llegada, por poco que lo parezca, es una película que hay que sentir, que hay que vivir, ya que difícilmente se podría explicar con palabras la sensación general y el discurso que la propia cinta nos quiere plantear.Pero en tal caso, lo que se agradece, y más en estos tiempos, es un mensaje pacifista y de entendimiento entre los habitantes del planeta en el que la comunicación es PRIMORDIAL, además de clarificar las múltiples posibilidades que posee el lenguaje y que aún desconocemos.

Pero también es cierto que solo hubo un factor que impidió que el film me invadiera por completo, y esto es cómo mezcla sus dos pilares (algo que me ocurrió como con Insterstellar…aunque en La Llegada está mejor resuelto): el componente emocional y el componente científico. Villeneuve hace maravillas con ellos (desde luego) pero es cierto que debido al distanciamiento que se crea debido a la mayor parte del carácter científico, su apartado emocional termina por recaer solo en una de sus partes (en una Amy Adams sobrecogedora)…pero ya está (no emociona como debería..pero tampoco lo pretende ojo), y a pesar de todo ello, consigue que salgas del cine reflexionando y meditando sobre la misma. Quizá en futuros visionados vea la película con otros ojos (porque desde luego, no la veré solo una vez), pero en un primer visionado, quizá el espectador estará mas atento a los recovecos de su historia, tanto emocional como científica (pues habla de muchísimas cosas, créanme), que a sumergirse profundamente en ella. Pese a todo, y como dije antes, la armonía entre las dos funciona muy bien y se complementan perfectamente, pero es cierto que en sus minutos finales pretende recalcar tanto la trascendentalidad y emotividad de su obra que quizás no encuentra el equilibrio perfecto…un mal menor, al fin y al cabo.

Por que como experiencia audiovisual, La Llegada es un completo triunfo. Hacía años que no presenciábamos un film de ciencia ficción que se tomara tan en serio su género, y con un riesgo creativo bastante notable. Solamente basta con todo el tramo hasta que se meten en la nave para cerciorar lo dicho: la manera de presentar a su protagonista (con un recurso del montaje harto inteligente que sirve narrativamente en otros aspectos integrantes de la historia), cómo presenta la llegada de las naves a la Tierra (nunca lo vemos…solo lo escuchamos a través de informativos o del pánico de la gente), la llegada en helicóptero (impresionante e hipnótica escena) y especialmente, la entrada a la misma (una escena que quedará en los anales del cine como ejemplo de TODO, sin mas) desmuestran que lo que vas a ver, es algo especial…y así lo hace. Por eso, Villeneuve se dedica a juguetear con el mayor de los sentidos con todos sus elementos, desde un montaje fantástico que he mencionado antes, hasta una fotografía espectacular y maravillosa (las primera escenas de la nave….cada plano es un auténtica lección de cine en mayúsculas), pasando por una banda sonora de Johan Johannssenn INCREÍBLE y que aporta una atmósfera y una narrativa especial a la película que, sin duda, dará que hablar este año (es una de las mas originales del año, sin duda alguna).

Pero me dejo lo mejor para el final…porque esta película no sería ni la milésima parte de lo que sería sino fuera por una entregadísima Amy Adams, sin duda una de las mejores actrices de su generación. El talento mostrado por esta actriz ha sido sobrado, pero aquí, resulta tan vital para para que el carácter emocional funcione (y funciona) que es meritorio lo sobrecogedora que resulta su interpretación (muy compleja de abordar, que conste), y el público se pone de su lado desde el minuto uno de proyección. A su lado, un estupendo Jeremy Renner al que se le coge especial simpatía y un Forest Whitaker algo desganado, pero correcto (poco mas puede aportar a su personaje).

Por lo demás, qué decir que no se haya dicho ya…La Llegada es una de las mejores muestra del género fantástico que nos han regalado en muchos años, y una de las mejores de este siglo que el tiempo pondrá en su correspondiente lugar. Fíjense, que al salir del cine no salí ciegamente convencido, pero una vez el espectador medite, reflexione y repose con el tiempo, mejor encontrará el resultado final, al atar las piezas emocionales y científicas de la propuesta, además de resultar una experiencia audiovisual increíble. Denis Villeneuve se ha ganado a pulso el respeto y la calma al ser quien lleve la batuta de una de las secuelas mas esperadas (y a la vez mas peligrosas) de este siglo como es Blade Runner, pues La Llegada ha sido una carta de demostración perfecta para demostrar que no hay mejor director que el para encararse a semejante proyecto. Con esta película ha despejado todas las dudas, desde luego.

Nota Factoría del Cine: 9

Manu Monteagudo

JFPCríticasAmy Adams,Críticas,Denis Villeneuve,Johan Johannssenn,La llegada
Denis Villeneuve es el director en el que, en estos momentos, se centran todas las miradas. No es de extrañar. El cineasta es el encargado de ponerse tras las cámaras de una de las secuelas mas importantes de este siglo, y de la que todo el mundo habla...si señores,...