Resulta curioso que en menos de un año (es más, con apenas 4 meses de diferencia) se estrenen dos películas de Terence Davies en las pantallas españolas (también es cierto que Sunset Song data de 2015, retrasando un año su estreno en nuestro país…pero ese es otro tema). Este director (y guionista, novelista y actor) británico de 71 años, nacido en Liverpool parece el mayor retratista de la historia de su país y de sus gentes. Tampoco soy alguien para opinar mucho sobre el cine de este cineasta, pues solo he podido visionar uno de sus films (dos con el aquí presente), pero sí que resulta interesante la radiografía de la sociedad de su tierra y de su época, con una elegancia sin par. Ya lo hizo con Sunset Song, y ahora le toca el turno con Historia de un pasión, que, con argumentos dispares, encuentran bastante similitudes a la hora de retratar a sus personajes (femeninos principalmente) y a sus costumbres y gentes, con un estilo pausado característico del autor.

¿Quién fue Emily Dickinson? ¿Quién se escondía detrás de la poetisa que paso la mayor parte de su vida en casa de sus padres en Amherst, Massachusetts? La mansión en la que vivió sirve de telón de fondo al retrato de una mujer nada convencional de la que se sabe muy poco. Nacida en 1803, fue considerada una niña con talento, pero un trauma emocional la obligó a dejar los estudios. A partir de ese momento, se retiró de la sociedad y empezó a escribir poemas. A pesar de su vida solitaria, su obra transporta a sus lectores a su apasionante mundo.

Quien quiera ver el típico biopic respecto a la figura de su poeta, que tenga claro, que Historia de una pasión no es su película. Lo digo principalmente porque, a pesar de que cuenta bastante bien el modo de vida de la escritora, sigue una narrativa donde pone en entredicho las normas y modalidades típicas de la sociedad de la época, y como tal, más que una exposición de su artista, es más una radiografía de sus gentes y costumbres, a los que Emily Dickinson dio la espalda o se enfrentó a ellos, a la vez que abrazaba cierta ideas conservadoras. En ese sentido, el film resulta interesante por la dualidad de su protagonista, donde juega constantemente de forma que en ningún momento, sabemos por donde va a ir encaminado el personaje, resultando impredecible en todo momento lo que pueda pensar en ese momento o la acción que va a cometer a continuación. Davies ya lo presenta bien desde su prólogo en el que vemos parte de su juventud, presentando las cartas por las que irá desarrollándose el film.

Y, desde luego, no negaré que lo hace con acierto y elegancia, pero su estilo tan sobrio, tan sereno y tan pausado termina por resultar ciertamente moroso. El film procura mantener la atención del espectador gracias a unos diálogos punzantes, rellenados con fragmentos narrados en off del trabajo de la escritora, pero si funciona en su primera mitad, en su segunda, termina por caer en cierto agotamiento que la perjudica, cayendo en una reiteración que, aunque meditada, termina por lastrar el ritmo e interés del relato. El aislamiento progresivo de su protagonista va haciendo mella en el film, que a medida que avanza, va tornándose más y más lento y, por qué no decirlo, más farragoso, aún contando con instantes de sumo interés, pero adopta una letanía que la termina por ahogar. Afortunadamente, tenemos unas interpretaciones maravillosas de todo su reparto, donde destaca una sorprendente Cynthia Nixon que encara un personaje harto complejo con una determinación espléndida (y con escenas intensas, como aquellos planos secuencias de los ataques que sufre).

Con un diseño de producción estupendo (apenas salimos del hogar, pero te mete en la época en un abrir y cerrar de ojos gracias a su ambientación y vestuario), Historia de una pasión resulta un biopic interesante por la manera, poco convencional, de contarnos la vida de esta poeta, enclaustrada en su mundo, y sufriendo las consecuencias de su talento, sumergiéndose en su propio don, apartándose del mundo para intentar comprenderlo mejor. Desde luego, no es apta para espectadores ansiosos y de ritmos convencionales, pues la cinta prefiere indagar en la mentalidad de su protagonista, aunque también se cuestione su comportamiento, y ahí es donde radica el acierto de Terence Davies a la hora de aproximarse a este personaje. Lástima que su ritmo impida sumergirnos de lleno en su relato, pues, sin duda, estamos ante un retrato muy interesante de la poeta.

Nota Factoría del Cine: 6.

Manu Monteagudo

JFPCríticasCríticas,Cynthia Nixon,Emily Dickinson,Historia de una pasion,poetisa
Resulta curioso que en menos de un año (es más, con apenas 4 meses de diferencia) se estrenen dos películas de Terence Davies en las pantallas españolas (también es cierto que Sunset Song data de 2015, retrasando un año su estreno en nuestro país...pero ese es otro tema). Este...