Me gustaría dedicar esta crítica a una figura muy importante que participa, sorpresivamente, en esta película, y ese no es otro que el compositor James Horner. El que fue uno de los compositores mas importantes de la década de los 80 y los 90 consiguió que muchos amantes del cine (y los no tan amantes), valoraran la importancia de la música de cine en una película. Aún sigo recordando mi primer acercamiento a las bandas sonoras al escuchar Willow y dejar el cd comprado, exhausto de tanto escucharlo. Pero si solo fuera ese…En busca del valle encantado, Aliens, Leyendas de Pasión, Braveheart, Titanic…casi mas de medio centenar de bandas sonoras que hicieron que la musica de cine cobrara vital importancia. Bien, la triste noticia fue su fallecimiento el año pasado por un accidente aéreo, y aquí nuestra sorpresa (y del director Antoine Fucqua, que trabajó con el en Southpaw) cuando empezando el rodaje del remake Los Siete Magníficos, la gente cercana a Horner le entregaron al director parte de la banda sonora de la película, por voluntad propia del compositor. Y no hay mejor despedida del que fue uno de los mejores compositores de la música de cine que escuchar su último trabajo a modo de despedida y de tributo en Los Siete Magníficos, un estupendo entretenimiento que, sin duda, demuestra la pericia tras las cámaras de un Antoine Fucqua que se lo pasa en grande.

Los habitantes de Rose Creek, atemorizados bajo el control del industrial Bartholomew Bogue (Peter Saarsgard), deciden contratar a siete forajidos para terminar con la amenaza: Sam Chisolm (Denzel Washington), Josh Faraday (Chris Pratt), Goodnight Robicheaux (Ethan Hawke), Jack Home (Vincent D´Onofrio), Billy Rocks (Byung-Hun Lee), Vasquez (Manuel García Rulfo) y Red Harvest (Martin Sensmeier). Sin embargo, pronto se darán cuenta estos siete que están luchando por algo más que el simple dinero.

Antoine Fucqua se está labrando una carrera como director en el género de acción que, si me permiten, me recuerda bastante al estilo narrativo y cinematográfico del mejor director de este género que ha parido el cine, John Mctiernan. La manera de enfocar su estilo se basa en un clasicismo formal bien entendido que alcanza su mayor expresión en este remake de Los Siete Magníficos de una manera que, así de sencillo, da gusto. La presentación que lleva a cabo de los personajes resulta esplendida, sin acelerar el ritmo, manteniendo una solidez en su puesta en escena formidable de manera que deja respirar la actitud de sus personajes y la sensación de equipo que los rodea, y en su presentación de una hora, aproximadamente, el cineasta lo plasma con una elegancia y un saber cinematográfico que, en los tiempos que corren, es maná. Sin grandes alardes visuales, Fucqua se centra en aprovechar su esplendido diseño de producción hasta el límite de sus posibilidades, y desde luego, se nota que se lo ha pasado en grande.

También es cierto que en su segundo acto (cuando el equipo prepara al pueblo para combatir) resulta mas monótono y menos interesante, pues su libreto (plagado de lugares comunes, para que engañarnos) centra demasiado tiempo en todo este tramo sin ofrecer muchos cambios ni diálogos demasiado interesantes, quedándose en un estancamiento que la perjudica un poco…pero se ve compensando con un ESPECTACULAR clímax final en la que el director demuestra la pericia comentada previamente hasta el punto de que, seguramente, sea lo mejor rodado por el cineasta hasta le fecha. Sin recurrir a los efectos visuales por ordenador ni al CGI, el tramo final de Los Siete Magníficos bien vale su entrada de cine por ofrecer una escena de acción como las de antaño, en la que la cámara siempre clara y concisa, aprovecha todos los elementos sin confundir al espectador ni marearle con cámaras tambaleantes. Además mantiene un pulso envidiable a la hora de mostrar a todos los personajes gracias a un montaje magnífico, en la que la palabra emocionante se queda corta.

Y el mayor logro de Fucqua es mantener un equilibrio de todos sus elementos formidable, empezando por un reparto que, así de sencillo, resulta una auténtica gozada. Todos se lo pasan sencillamente en grande: Denzel Washington…qué decir, fantástico, adquiriendo el mayor protagonismo del relato con una presencia y entereza característica del actor (atención en el clímax final); Chris Pratt se lo pasa, sencillamente, en grande, y aunque no es muy diferente a otros personajes que ha cometido (véase Jurassic World y Guardianes de la Galaxia), la simpatía que desprende con el público comienza desde su primer minuto de aparición (su presentación con el truco de magia es maravilloso); Ethan Hawke está excelente, y aunque por momentos su personaje quede algo sobrecargado en su drama interno, el actor lo resuelve maravillosamente (atención a su escena en el entrenamiento demostrando su fama); Peter Sarsgaard se lo pasa estupendamente como villano de la función, aunque el relato le deja escondido demasiado tiempo (solo hace acto de aparición al inicio y al final, siendo el inicio una presentación esplendida); Vincent D’Onofrio esta SOBERBIO, sin mas (imprescindible ver en original para escuchar su forma de hablar); Manuel Garica Rulfo esta estupendo, y su sintonía con Chris Pratt esplendida; y Byung Hun Lee se lo pasa GENIAL (su presentación es magnífica, y el hecho de ser oriental está bien integrado en el relato). El resto del reparto cumple con correción, siendo estos los más destacables.

Mas elementos a destacar sería, primordialmente, una fotografía ESPECTACULAR, que aprovecha el increíble e impresionante diseño de producción (maravillosos decorados y vestuario) para sacar partido a cada imagen, demostrando una elegancia fantástica. Sobre todo por que abre el campo, aprovechando cada paisaje, cada decorado y cada personaje en el mismo encuadre de manera que la claridad con la que se muestra todo es de una gozada inmensa, sobre todo en unos tiempos donde el cine de entretenimiento se confunde con aparatosidad, siendo este un ejemplo de cine de entretenimiento bien entendido y bien ejecutado, y en parte es por la buena labor de Fucqua y por un trabajo fotográfico maravilloso que saca partido de todas sus escenas al máximo (atención a la llegada de la caballería de Bone al pueblo en su clímax final…cada plano es para dejarte con la boca abierta, sin lugar a dudas).

Y me gustaría despedirme del que es una despedida en toda regla, y esto es de la banda sonora de James Horner. Desde luego, no es de sus mejores trabajos (ni mucho menos), pero escuchar una banda sonora de este compositor en unos tiempos donde la monotonía y la falta de empatía y emoción con el espectador a través de la música parece el pan de cada día, resulta un pequeño regalo, sinceramente. Un regalo del que Fucqua se ha sentido plenamente agradecido, y pese a escribir siete piezas antes de su fallecimiento, el sello del compositor está en cada nota de la banda sonora (y créanme que es extensa). Puede que se note inacabada, pero posee instantes tan emocionantes que solo por eso, ya me ha merecido la pena (sobre todo su homenaje a la banda sonora original, y sus compases iniciales y finales…puro James Horner). Una despedida emotiva y todo un homenaje y detalle a la figura de tan mítico compositor.

Así, Los siete magníficos me ha parecido un entretenimiento muy notable, donde Antoine Fucqua demuestra un dominio de este género envidiable, y en el que, a día de hoy, está demostrando ser uno de los mejores en tal ámbito. Su manejo de todos los elementos resulta envidiable, y ofrece precisamente lo que uno espera de ella sin decepcionar en absoluto. No es perfecta, por supuesto, (el segundo acto resulta rutinario y monótono, con muy poco que aportar en sus personajes) pero termina por ofrecer unas dosis de buen cine de acción que, sin duda, resulta todo un manjar en los tiempos de hoy en día,. donde los efectos visuales predominan cada vez mas. Antoine Fucqua ha demostrado, que no hace falta recurrir a ello para dejar atónito al espectador, y en Los Siete Magníficos está el ejemplo.

Nota Factoría del Cine: 7

Manu Monteagudo

JFPCríticasAntoine Fucqua,Críticas,Denzel Washington,Los siete magníficos,Oeste,WESTERN
Me gustaría dedicar esta crítica a una figura muy importante que participa, sorpresivamente, en esta película, y ese no es otro que el compositor James Horner. El que fue uno de los compositores mas importantes de la década de los 80 y los 90 consiguió que muchos amantes del...