Julie Delpy regresa a la gran pantalla no solo como actriz sino esta vez se vuelve a situar detrás de la cámara para dirigir “Lolo”. Siempre es una buena noticia saber que Julie Delpy regresa con su talento y sus ganas de contar una historia inteligente. Lástima que esta vez se haya quedado algo en la superficie con esta nueva comedia.
Violette, una sofisticada parisina, conoce durante sus vacaciones a Jean-René, un informático que ella en ocasiones cataloga como “paleto” y se enamoran. En esta aparente perfecta historia de amor surge un problema: Lolo, el hijo de Violette, un joven de 19 años que resulta ser algo posesivo cuando se trata de su madre.

El planteamiento de la historia es correcta y las situaciones que se van generando son divertidas aunque solo logran sacarnos sonrisas y alguna que otra risa. Atención al momento Karl Lagerfeld o a los diálogos de Julie Delpy con su amiga despreocupada de la vida. Sin embargo esta comedia debería lograr carcajadas en el público lo cual no resulta. Una auténtica pena porque, querido público, talento sí hay.

En “Lolo” cabe destacar las actuaciones, en especial la del joven Lolo magníficamente interpretado por Vincent Lacoste. En su expresión facial como en su mirada se esconde un joven narcisista lleno de egoísmo y superficialidad unido sin embargo a una fragilidad espeluznante. Este personaje logra poner al espectador en ciertas ocasiones los pelos de punta. Julie Delpy interpreta un papel correcto aunque algo plano y con pocos matices mientras que su novio en la ficción, interpretado por Dany Boon, es una de las claves de la película: su actuación transmite ese enamoramiento profundo por el personaje de Julie Delpy pero a la vez ese miedo a lo nuevo y sobre todo a los incidentes que van ocurriendo sin saber bien el por qué de todo ello.

A pesar de contar con buenos actores, la película se queda a medio gas no solo por el hecho de no causar carcajadas sino también por quedarse en la superficie. Otro problema resulta ser la dificultad que tiene la directora a la hora de mezclar humor con drama e incluso con algo de terror psicológico. Una buena mezcla de estos géneros hubiera podido catapultar “Lolo” como una de las mejores películas francesas de los últimos años.

Lolo es una película cuyo visionado vale la pena. Entretiene, consigue sacarle una sonrisa al espectador y cuenta con un buen elenco de actores. Una pena que Julie Delpy no haya querido ser más ambiciosa y se haya conformado con una película que podría haber sido sin duda mucho más.

Nota: 5

Gabriela Rubio

JFPCríticasCríticas,Julie Delpy,Lolo,Vincent Lacoste
Julie Delpy regresa a la gran pantalla no solo como actriz sino esta vez se vuelve a situar detrás de la cámara para dirigir “Lolo”. Siempre es una buena noticia saber que Julie Delpy regresa con su talento y sus ganas de contar una historia inteligente. Lástima que esta...