Jean Dujardin es uno de esos actores que fue reconocido internacionalmente de la noche a la mañana gracias a la popularidad obtenida gracias a su participación como actor protagonista en la película ganadora del Oscar a Mejor Película, The Artist, en la que el intérprete se llevó una estatuilla a casa gracias al espléndido trabajo que llevó a cabo en dicho filme. En 2011 su carrera se disparó como la espuma (gracias al film mencionado), pero Dujardin llevaba trabajando en el medio desde el año 1999, sin ir más lejos, aún recuerdo la imagen del actor cuando en 2006 protagonizó la comedia OSS 117 EL Cairo, nido de espías (que era bastante floja, por cierto), cuando todavía no era una imagen popular. Desde luego, su presencia le caracteriza mucho como intérprete, y muestra una galantería en todas sus participaciones, en las que no le hace falta mucho más para destacar. Ahora, nos llega su última participación en la comedia francesa Un Hombre de Altura, en la que también hace de galán…aunque de manera bastante peculiar, pese a que el resultado final resulte bastante irregular en su totalidad.

Diane (Virginie Efira), abogada brillante, pierde su móvil y recibe la llamada de un hombre que lo ha encontrado y lo quiere devolver. Él (Jean Dujardin)resulta ser un arquitecto de éxito, simpático, divertido y con una personalidad encantadora: el hombre perfecto. El problema es que solamente mide 1,36 metros.

A decir verdad, el inicio de Un hombre de altura me hacia presagiar que estaba ante una comedia singular, ingeniosa y ágil. El sencillo plano secuencia con el que abre la película muestra la situación de forma estupenda en la que se presenta a su personaje principal en los primeros 5 minutos gracias a un manejo del diálogo esplendido y a un tempo narrativo y de la comedia que parecía que iba a estar ante una propuesta muy simpática y, por qué no decirlo, elegante, donde se veía que había algo más que mostrar un par de gracietas a los espectadores, pues, bien, era un espejismo.

Un hombre de altura cree que con sus intenciones (que son mas bien escasas, créanme) va servida, y la simpatía que comentaba en un principio termina convirtiéndose en una indiferencia absoluta ante lo que se ve en pantalla, ¿y cuál es la razón? Básicamente, que no tiene claro lo que quiere ser, quedándose a medias en todo. Como comedia resulta completamente fallida, pues los chistes resultan manidos a mas no poder sin aprovechar la premisa que tiene entre manos ni las situaciones que en ella se puedan provocar (los chistes de gente de corta estatura resultan bastante sonrojantes en algunas ocasiones), y como película romántica intenta ser algo mas sin conseguirlo en ni un solo instante, y solo funciona gracias a lo involucrados que están los actores por lo que la película se mantiene a flote, sin comentar ya que como cinta que intenta manifestar la normalidad de la sociedad ante la gente de corta estatura resulta vacua hasta decir basta.

La culpa es de un guión que despacha los temas a tratar a su completo antojo, sin aprovechar ciertos punto a tratar, y sin aprovechar ni una sola de las situaciones (en serio…no hay ninguna escena que recuerde si os soy sincero), debido también a un trato con los personajes secundarios bastante mediocre, en la que tira la piedra para esconder la mano (el personaje del hijo del protagonista, que lo presentan como un niño mimado para luego olvidarse de este punto de la noche a la mañana sin un desarrollo) o, directamente, no tratarlo (el personaje del ex novio de Diane…¿ese partido de ping pong prometido? ¿se quedó en la mesa de montaje o que directamente les importaba nada o menos? Porque se olvidan por completo del tema…). Menos mal que la química entre Virginie Efire y Jean Dujardin funciona, y son los que salvan los muebles de un guión bastante pobre y una puesta en escena de lo mas funcional, sacando oro de sus personajes y haciéndonos creer y hacer factible lo bien que funcionan como pareja.

Un hombre de altura resulta una comedia romántica bastante fallida, que muestra signos de cansancio en el tipo de comedia francesa que se nos quiere vender. Se cree que por ofrecer una curiosa premisa ya lo tiene todo hecho, pero se olvida de desarrollar las situaciones y a sus personajes, despachando los temas a tratar con una falta de garra aplastante y sin conectar con la historia que nos está contando (por no hablar de lo ABSURDA y ridícula que resulta su resolución). Una cinta que nunca encuentra su sitio y en la que nada mas abandonar la sala de cine te olvidarás de ella al instante sin recordar apenas ni un solo momento del filme.

Nota Factoría del Cine: 4

Manu Monteagudo

JFPCríticascine francés,Críticas,Jean Dujardin,Un hombre de altura
Jean Dujardin es uno de esos actores que fue reconocido internacionalmente de la noche a la mañana gracias a la popularidad obtenida gracias a su participación como actor protagonista en la película ganadora del Oscar a Mejor Película, The Artist, en la que el intérprete se llevó una estatuilla...