El género de la comedia esm sin duda, uno de los más difíciles a la hora de contentar a todo tipo de espectadores (pues cada persona tiene un humor de su padre y de su madre), y lo cierto es que, no es que esté en horas bajas, pero si se nota un acomodamiento en Europa a la hora de realizarlas, que termina por sobreexplotar el género de manera que una vez hemos visto una, ya hemos visto todas (aunque, en ese sentido, los ingleses siguen llevando la delantera con mucha ventaja). Ha ocurrido (y sigue ocurriendo, lo cual no termino de entender por que no buscan nuevas fórmulas) en Francia y en Italia, aunque de este último país nos llegan menos producciones que las del país galo, sin duda alguna. Si Dios Quiere es la última comedia italiana que llega a nuestra pantallas, y tras ganar el premio al Mejor Director Novel en los premios David de Donatello, podemos decir que esta producción se trata de una mas que correcta comedia italiana que tiene el detalle de hacer reír gracias a un dúo de actores magníficos.

Tommaso (Marco Giallini) es un cardiólogo respetado, algo déspota, ateo convencido y liberal. Como buen italiano, su familia es muy importante para él y está especialmente orgulloso de su hijo menor, un brillante estudiante de medicina dispuesto a seguir sus pasos. Sin embargo, el joven tiene nuevos planes y revoluciona a la familia con una inesperada noticia: quiere hacerse cura.

Si Dios Quiere parte de una premisa que en sus primeros 10 minutos explota (su sinopsis es su comienzo), lo cual hace visible que es una cinta que no quiere perder el tiempo, además, luego el film se desarrolla en otros ámbitos más interesantes, aunque no menos predecibles. Mantiene un ritmo en la comedia bastante bien marcado y muy efectivo, que consigue la sonrisa cómplice, por no decir carcajada (hay momentos de pura comedia…la escena de la familia fingida es desternillante), del espectador, que no se aburre en ningún momento gracias al buen manejo de sus diálogos, sin alargar las situaciones mas de lo necesario (en ese sentido, su concisión es su mayor virtud), y en la que su libreto aprovecha bastante bien el enfrentamiento del ateísmo y el catolicismo, con una solvencia que desemboca en un final que, para un espectador, le resultó la mayor sorpresa de la cinta, gracias a que consigue dejar un poso mas profundo y menos ligero de lo que puede parecer.

Y lo cierto es algo que podría haber chirriado sobremanera, pero no lo hace en parte, a que está muy bien metido con el tema que está tratando, y sobre todo a unos actores en completo estado de gracia. Los personajes son una auténtica caricatura en su guión y cuyos actores lo traspasan como si se tratara de un dibujo animado, y lo que podía ser excesivo (algunas tramas son demasiado caricaturescas…como la de la esposa o la hija), no lo es debido al magnífico equilibrio con lo que lo controlan sus actores, especialmente una pareja protagonista que esta maravillosa, y que desprende química en cada aparición conjunta o en solitario. Así, pues, tanto un magnífico Marco Giallini (cuyo rostro ya nos dice todo sobre su personaje…tanto en los buenos momentos como en los malos) como un entrañable y encantador Alessandro Gassman forman un dúo interpretativo estupendo que son los que marcan la pauta y el tono de la película.

Eso no quita que el film posea los mismos chistes de siempre (algunos acertados, otros no tanto) y que siga algunos caminos muy trillados (la historia de la esposa amargada, sin ir mas lejos), que lo hace, sin duda, pero al menos tiene el detalle de mantener entretenido al espectador durante menos de hora y media (lo que se agradece sobremanera, pues repito, el film apenas pierde el tiempo) y mantener un tema controvertido de forma cómica sin renunciar al drama, para que así su discurso sea más efectivo y ejemplar…y, el objetivo se cumple. Estamos ante un film que no permanecerá demasiado tiempo en la memoria del espectador, pero consigue que al salir de la sala, la sonrisa de tu boca no se despegue de tu cara. Lo dicho, Si Dios Quiere es una buena opción para pasar un buen rato en el cine.

Nota Factoría del Cine: 6

Manu Monteagudo

JFPCríticascomedia,Críticas,Italia,Si Dios quiere
El género de la comedia esm sin duda, uno de los más difíciles a la hora de contentar a todo tipo de espectadores (pues cada persona tiene un humor de su padre y de su madre), y lo cierto es que, no es que esté en horas bajas, pero...