Nada más empezar la película hay un rótulo que nos avisa que “lo que va a ver a continuación está basado en un hecho real”…parecerá una tontería, pero sus creadores ya están avisando que, según ellos, no hay nada dejado a la imaginación. La primera muestra, y ni siquiera hemos visto una sola imagen del film, de la manipulación con la que será tratada al espectador, porque lo voy a decir así de claro (y por eso, no me extenderé mucho en mi crítica para no perder tanto tiempo en ella), Los Milagros del Cielo se encontrará, sin duda alguna entre las peores películas del año.

Los milagros del cielo está basada en la increíble historia real de la familia Beam. Cuando Christy (Jennifer Garner) descubre que su hija de 10 años Anna (Kylie Rogers) tiene una enfermedad rara sin solución, se convierte en una feroz defensora de la búsqueda de una cura para su hija. Tras el dramático rescate de Anna, quien sufre un extraño accidente, una serie de milagros comienzan a sucederle a su familia, dejando a los médicos y a la comunidad desconcertados y emocionados.

Durante la primera mitad de la película, no voy a mentir, que, aunque ya se ven las costuras a lo lejos de la producción, no parte de un mal punto de partida. Se trata sin duda, de un film de sobremesa, en la que los valores morales de sus protagonistas (que viven en el condado de Texas, sin ir más lejos) se basan en la familia, en su comunidad religiosa y, en ser, por supuesto, un buen ciudadano americano, y desde luego, el conflicto tratado en la película, parece querer plantear una duda existencial respecto a la fe que podía haber dado a una cinta que, aunque predecible, podría resultar interesante respecto al personaje de la madre, y en ese sentido, engancha lo mínimo para ver como lo van a desarrollar.

Pues, bien, si ya de primeras os chirriaba todo lo que he comentado anteriormente sobre la película, agárrense fuerte por que lo que parece un drama (repleto de los lugares comunes más manidos que se han visto últimamente…por no faltar, no falta la aportación racial cómica encarnado por una Queen Latifah que necesitaba un cheque urgentemente, ya que no me explico su razón de participar en esto) termina por resultar una comedia involuntaria por la manera en la que aborda el tema resulta tan ridícula, que incluso para muchos practicantes (sobre todo de España) resultará sonrojante…fíjense que llega hasta tal punto, que durante la proyección, los espectadores, yo incluido, nos echamos a reír más de un par de veces…y eso que estamos ante un “supuesto” drama, pero la forma de exagerar los acontecimientos (¿de verdad que viene un helicóptero al rescate?), con una pretensiones tan elevadas hacen que el producto, resulte, en determinados puntos, incluso ridículo (el final en la iglesia es de traca).

Los actores, supongo, hacen lo que pueden con semejante material, siendo Jennifer Garner y la pequeña Kilye Rogers las que mejor salen paradas de semejante berenjenal, también por que se las ofrece las escenas mas dramáticas del film. En ese sentido, el reparto, cumple, sin más, pero con el material que tienen poco mas pueden aportar, pues su libreto, repletos de lugares comunes, se lo impide. Ahí tenemos a actores como Martin Henderson, el estupendo John Carrol Lynch (al que vimos hace poco en La Invitación) y Queen Latifah (con un personaje que poco aporta al relato, la verdad, salvo ser el alivio cómico). Por supuesto, todo adornado con un envoltorio lo mas bonito posible y sin la mas mñinima personalidad, donde cabría destacar una selección de canciones que pretende aunar las canciones mas texanas posibles…por si no teníamos suficientes (la banda sonora de Carlo Siliotto resulta efectiva, sin mas).

Lo peor de una película como Los Milagros del Cielo es que ni siquiera plantea la cuestión científica respecto a la curación de la pequeña, más evidente de lo que pudiera parecer, dando su fe ciega a un Dios misericordioso que “debe” ayudar a una familia noble en crisis (bueno…crisis…ya quisiéramos todos tener la vida que llevan). El marido llevando el dinero a casa, la mujer como ama de casa y cuidadora de sus hijas, el cristianismo como solución a todos los problemas, el patriotismo elevado hasta la bandera…todo un sin fin de tópicos que no hacen más que sangrar los ojos y que, para colmo, en sus créditos finales, muestran imágenes de la vida real de los protagonistas en los que se basa la película, y ya pueden intuir el NULO parecido que hay entre ellos (todas las pequeñas están rellenitas como todo hijo de vecino, en cambio en la película están famélicas, no vaya a ser que el espectador se escandalice). Los milagros del cielo es, como dije antes, una de las peores películas de este 2016 con toda probabilidad, por el descaro que tiene de tomar al espectador por idiota.

Nota Factoría del Cine: 2

Manu Monteagudo

JFPCríticasCríticas,Jennifer Garner,los milagros del cielo
Nada más empezar la película hay un rótulo que nos avisa que 'lo que va a ver a continuación está basado en un hecho real'...parecerá una tontería, pero sus creadores ya están avisando que, según ellos, no hay nada dejado a la imaginación. La primera muestra, y ni siquiera...