La pregunta que nos estamos haciendo todos, ¿de verdad hacía falta un remake de la película argentina El secreto de sus ojos? Pues, para un humilde servidor no, aunque creo que la respuesta generalizada, será la misma, pues la pregunta que nos hacíamos todos era ¿de verdad era necesario retomar una historia que ya estuvo maravillosamente contada en la original? Aún recuerdo en 2009 cuando acudí a la proyección de El secreto de sus ojos, y sin saber absolutamente nada de ella, quedé completamente maravillado ante un film que demostraba que el cine argentino había dado pasos de gigante en su cinematografía con un thriller de magnífico guión, grandes actores y una soberbia dirección de Juan Jose Campanella. Tal resultado se vio recompensado con un merecido Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa. Por eso mismo, y ante la fama adquirida por tal premio, ¿de verdad que era necesario retomar una historia que ya conocíamos todos? Pues al parecer sí, y para ello han contado en su reparto americano con unos actores de gran renombre como Nicole Kidman, Julia Roberts y Chiwetel Ejiofor, y una vez visionado, lo cierto, es que, sin acercarse ni por asomo a la calidad del film argentino, sí podemos decir que se trata de un “remake” que mantiene la esencia de la original en un trasfondo distinto pero muy bien metido.

La investigadora de la Oficina del Fiscal Jess Cobb (Julia Roberts), el investigador del FBI Ray Kasten (Chiwetel Ejiofor) y la fiscal auxiliar Claire Sloan (Nicole Kidman) son destacados profesionales que han sido seleccionados para participar en un grupo especial antiterrorista en Los Ángeles tras el 11 de septiembre. Jess y Ray son compañeros, están muy unidos y comparten un profundo respeto y una sincera amistad dentro y fuera del trabajo. Ray y Claire provienen de ámbitos diferentes de la vida, pero sienten una complicada atracción mutua que es un factor constante en sus encuentros diarios. Cuando Ray y Jess reciben una llamada para investigar el escenario de un crimen, descubren lo impensable: la víctima es Caroline, la hija de Jess. Ray y Jess unen fuerzas con Claire para llevar al asesino ante la justicia. Sin embargo, su misión se enfrenta a la cruda realidad cuando descubren que el sospechoso es un testigo federal protegido y que lo ponen en libertad.

El secreto de una obsesión se enmarca en un contexto completamente distinto del film argentino, y desde luego, es la mejor decisión, y sin duda, la más interesante de toda la película. Cierto es que su trama no sufre muchos cambios (es más, la recuerdo muy similar, cambiando algún que otro escenario, pero poco más, por que lo importante está ahí), pero su contexto resulta bien distinto…aunque a fin de cuentas quieran contar lo mismo, y eso que estamos hablando de que una y otra se sitúan en épocas bien distintas, sin desencajar lo mas mínimo, lo cual ya es loable, y el tema con el que lidia, sin ser para nada fácil, resulta bien integrado en su historia y acertada en su discurso como lo hiciera el film argentino. Incluso este remake, a la hora de captar su esencia, consigue que sus escenas más impactantes sigan funcionando por igual, aunque de menor forma si uno ya ha visto la original, pero de todas formas, su historia sigue funcionando y la esencia de la película original, sigue intacta en ese sentido, por lo que podemos decir, que el film cumple bastante bien su objetivo (por ejemplo, la escena del interrogatorio sigue funcionando igual de bien).

El problema con el que tiene que lidiar El secreto de una obsesión, es que es el “remake de una cinta que ya es muy buena de por sí, y, desde luego, si uno ha visto el film argentino, podrá percatarse que este remake americano carece de garra, y seguramente sea porque el espectador ya se conoce los trucos y los vericuetos por los que pasará la historia, y la sensación de rutina que se va apoderando del film es progresiva e inminente, pues además su director, Billie Ray se dedica a contar esta historia sin un atisbo de personalidad en su puesta en escena, resultando muy, por no decir demasiado funcional. El ejemplo más claro está en la escena del estadio de fútbol, un instante que en la cinta argentina se queda grabada en las retina gracias a ese plano secuencia ESPECTACULAR…y que la fusilan, directamente, pues está montada de forma efectista como si de una cinta de acción más se tratara sin un atisbo de garra y fuerza (y eso que lo tenía fácil en copiarlo del original). En esa escena era donde se podía comprobar el arrojo del director y, desde luego, uno se percata de que poca personalidad puede ofrecer a esta historia.

Respecto a sus actores, lo cierto es que hay de todo tipo: Chiwetel Ejiofor está correcto, pues tiene la lacra de que sea comparado con el gran Ricardo Darín, pero perfila un personaje bastante distinto, aunque a veces el actor sobresature ciertos tics del personaje que en algún que otro momento chirrían por su desbordante emoción (peca de exagerar algunas reacciones, al no tener cierto control); Julia Roberts es la sorpresa de la película…nunca hemos visto a la actriz desempeñar semejante papel (uno de lo mas difíciles de su carrera), y lo cierto es que la intérprete me ha parecido la mejor del reparto, y al igual que sus compañeros, pueda pecar de estar exagerada en algún punto, pero su rostro por momentos pone la piel de gallina (atención a su primera entrada en el presente…su rostro abarrotado describe al personaje sin necesidad de explicar nada); Nicole Kidman por momentos parece estar en otra película (luciendo su cara bonita y poco mas), pero cuando se pone las pilas saca la gran actriz que tiene dentro (en la escena del interrogatorio está de 10). Del resto, destacar la presencia de un Dean Morris estupendo, y del siempre agradecido Alfred Molina.

Con una fotografía que parece querer retratar los tiempos oscuros por los que pasa el país (todo muy gris y oscuro) y una banda sonora del mismo compositor de la original, Emilio Kuriander, bastante adecuada, aunque también algo tópica, El secreto de una obsesión es un remake correcto que si por algo destaca es por los méritos de la original, por una historia que ya de por sí tiene la fuerza suficiente, ya que su apuesta visual carece de garra absoluta, sin que destaque básicamente en nada. Aún así, se agradece el intento de enmarcarlo en una situación completamente distinta pero bien integrada manteniendo la esencia de la original, un esfuerzo que al menos se agradece para que no sea el típico copia y pega del que se suele hacer gala. Desde luego, si no han visto el original seguramente salgan bastante entusiasmados de este thriller, pero, siendo sinceros, yo que ustedes, cogería por banda El secreto de sus ojos para comprobar la gran película que es…a pesar de que el film aquí comentado resulta correcto.

Nota Factoría del Cine: 5

Manu Monteagudo

JFPCríticasEl secreto de una obsesión,Julia Roberts,Nicole Kidman,remake
La pregunta que nos estamos haciendo todos, ¿de verdad hacía falta un remake de la película argentina El secreto de sus ojos? Pues, para un humilde servidor no, aunque creo que la respuesta generalizada, será la misma, pues la pregunta que nos hacíamos todos era ¿de verdad era necesario...