Según las notas del director en “Cegados por el Sol” imaginé una película sobre amor, belleza, deseo, sexo, sexualidad y el peligro de un viejo amor, que solo con su presencia y sus actos puede desencadenar un comportamiento destructivo y remover el pasado de nuestros protagonistas. Y a través de la liberación de este pasado, nuestros personajes alcanzan la versión mas real de sí mismos y entran en un enredo de sexo y deseo ardiente que los empuja al lado más oscuro. Veo esto como un drama moderno de las relaciones psicológicas; nuestro esqueleto cinematográfico y la estructura toman forma a través de una narración moderna y unos personajes que nos arrastran a un clímax cargado e inquietante. Me inspiré en Roberto Rosellini, en la energía de Martin Scorsese y el profundo conocimiento humano de Jonathan Demme. También soy un gran admirador del trabajo de Patricia Highmith y Paul Bowles con su agudo sentido para el cine negro y habilidad para capturar personajes en un mundo extraño al suyo. Partimos de la idea de una ruptura entre un mundo que ya no existe en contraposición con el nuevo conservadurismo que, de algún modo, nos gobierna hoy en día. Aquí, la gente que parece tener lo que quiere es muy vulnerable”

Las vacaciones de una estrella de rock (Tilda Swinton) y su novio cineasta (Matthias Schoenaerts) en la isla italiana de Pantelleria se ven interrumpidas por la visita inesperada de un antiguo amante (Ralph Fiennes) y su joven hija (Dakota Johnson).

Cegados por el sol es un film de difícil catalogación, desde luego. Y no hablo por su calidad como película, sino por una mezcla de géneros tan extraña como curiosa. La descripción de su director Luca Guadagnino, que anotaba en las notas del primer parrafo, no anda para nada desencaminada, y puede parecer una mezcla de lo mas extraña, pero el cineasta (que es mi primer acercamiento a su cine) consigue que ese cocktail tan explosivo funcione con la suficiente personalidad propia para que no naufrague. Marca una tensión erótica entre el cuarteto protagonista harto conseguida, donde la contención y la sugerencia es su ley…cierto que en determinados instantes, la película se explaya y se recrea en la diversión de su puesta en escena (por momentos muy inspirada), pero no desentona en absoluto con la atmosfera que se respira en la cinta, primordialmente, por que su guión describe muy bien a sus personajes con retazos suficientes para que el espectador situe a cada uno de ellos y después, saquemos las conclusiones apropiadas.

Unas conclusiones en las que el director juega de forma continua al crear, como dije anteriormente, una puesta en escena, que sabe tomarse en serio a su determinado tiempo, pero que a la vez, es conocedor del juego al que nos esta haciendo partícipes, pasándoselo en grande (solo hay que ver el instante musical de Ralph Fiennes…un momento antológico que conseguirá sacarte una sonrisa de tu cara), y sacando provecho de sus elementos mas importantes: un guión que, aún con ciertas costuras, sabe jugar a su antojo con unos personajes con los que es muy fácil integrarse en su relato debido a unos contrastes entre todos muy destacable (y jugando con la sexualidad de cada uno de ellos de forma excelente); una fotografía estupenda, que sabe sacar provecho del paraje de forma que sus personajes se integran en el de forma incluso erótica (atención al paseo que acaba en una poza…una escena que irradia sexualidad en todos sus poros); una selección musical arriesgada y valiente que imprime un sello personal a la cinta (sin ánimo de destripar nada, el instante musical del encuentro en la piscina es brillante); y unos intérpretes que están magnñificos en sus respectivos roles.

Y es en los intérpretes, en ese cuarteto protagonista, donde Cegados por el Sol encuentra su punto fuerte, pues, además de que su libreto los dibuja a la perfección a todos y cada uno de ellos, sus actores consiguen elevar aún más el nivel: Tilda Swinton es una de las actrices más versátiles del panorama actual, y aquí se atreve con una propuesta aún más arriesgada con un personaje que (además de tener ciertos parecidos con el recientemente fallecido David Bowie) apenas puede hablar, mostrando una sexualidad y un misterio en torno a su personaje increíble (se basa en el gesto y en la mirada…y con eso le basta); Matthias Schoenaerts está estupendo y el relato lo aprovecha como el personaje mas contenido del guión, pero del que visualmente, juega un papel sexual MUY determinante que el director no para de mostrar (atención a su escena en el sofá en calzoncillos en la que el director se recrea de lo lindo con sus partes íntimas…puede parecer una nimiedad, pero otros directores habrían quitado esos planos debido a su alto contenido sexual en un ambiente normal…y eso que no muestra, pero sugiere mas de la cuenta); Ralph Fiennes se lo pasa en grande, y lo cargante del personaje lo maneja de maravilla para describir el patetismo del mismo (y manejando las escenas mas sobrias como el gran actor que es); y una Dakota Johnson que juega a ser una Lolita en toda regla…es toda una sorpresa ver a esta actriz con un alto contenido sexual (lo de 50 sombras de Grey es para niños), manejar un personaje bastante difícil de controlar y del que aquí se juega muy bien hasta su final (donde por cierto, la actriz está excelente).

Es cierto que el filme se alarga más de la cuenta al extender en su tercio final una trama policíaca con tintes de Patricia Highsmiths que, aunque no desentonan, desenmascaran las tramas y los contenidos sexuales que antes había abordado con mucho acierto…pero, pese a todo, resulta un mal menor dentro de un conjunto curioso, bastante interesante, jugando con una propuesta que podría haber salido bastante atrofiada y que, en cambio, resulta bastante juguetona. Así pues, Cegados por el sol, es un film que podría catalogarse de “autor” por la personalidad que transmite cogiendo elementos y géneros por doquier, haciendo que el cocktail explosivo que tiene entre manos salga a flote y con el suficiente riesgo que eso supone. Erotismo, amistad, tragedia, sexo,drama, comedia, thriller…una mezcla que puede parecer un tanto extraña pero que el espectador, una vez esta visionando el film, se siente embelesado por unas interpretaciones magníficas, y una propuesta visual bastante acertada que da con el toque perfecto a esta extraña mezcla. Fácil no lo tenían, desde luego, y la jugada les ha salido bastante bien.

Nota Factoría del Cine: 6

Manu Monteagudo

JFPCríticasCegados por el sol,Críticas,Ralph Fiennes
Según las notas del director en 'Cegados por el Sol' imaginé una película sobre amor, belleza, deseo, sexo, sexualidad y el peligro de un viejo amor, que solo con su presencia y sus actos puede desencadenar un comportamiento destructivo y remover el pasado de nuestros protagonistas. Y a través...