Barry Levinson no levanta cabeza…o eso parece. El director de la mítica Rain Man (película que ha envejecido bastante bien) es uno de los directores mas olvidados de la industria al tener en su currículum películas como El secreto de la pirámide (una de mis películas de la infancia y de un encanto desbordante) , Toys (película de lo mas infravalorada), Sleepers, La cortina de humo (en opinión de un servidor, su mejor película) y Esfera (otro film de lo mas infravalorado, sinceramente), para después anclarse en proyectos de menos calado, en la cual, ninguno obtuvo el éxito esperado. Comedias como la simpática Bandits o incluso la más que correcta Algo pasa en Hollywood (una cinta que tardo años y años en llegar a nuestro país y que no estaba nada mal) pasaron sin pena ni gloria por las carteleras…es mas, su mejor película de estos últimos años, The Bay, no tuvo ni su estreno en cines (y se trata de un film de terror muy superior a la media). Ahora, tras el estreno del año pasado de La sombra del actor (una cinta muy irregular que ya expuse en mi crítica), llega a nuestras pantallas Rock the Kasbah, con un reparto de lo mas apetitoso y con un tema que prometía polémica a raudales…y he de decir que se trata del peor film de su director hasta el momento, lo cual podemos decir que Barry Levinson sigue sin levantar cabeza

Richie Lanz (Bill Murray), un manager venido a menos se encuentra varado en mitad de la guerra de Kabul en Afganistan por su último cliente (Zooey Deschanel), y descubre a Salima Khan (Leem Lubany), una adolescente pashtún con una hermosa voz y el sueño valiente de convertirse en la primera mujer en competir en la televisión nacional en la versión de Afganistán de “American idol.” Los socios de Richie son: una prostituta inteligente (Kate Hudson), un par de especuladores y fiesteros en mitad de la guerra(Danny McBride y Scott Caan) y un mercenario (Bruce Willis) y , desafiando prejuicios culturales peligrosas, gestiona su nueva protegida para convertirse en la “Afghan Star”.

Rock to the Kashbah no hay por donde cogerla, así de sencillo. Es como si nunca encontrara su sitio, y en un film de estas características creo que sus creadores deben tener muy claras las pretensiones de su película que, aquí, no se ven por ninguna parte, y peor aún, contando con un tema tan espinoso como el de la guerra de Afganistan. Desde sus primeros compases el espectador asiste a una comedia intrascendente a mas no poder, donde sus supuestos golpes de humor se quedan a medio camino, para cuando lleguemos a Afganistan, cambiar hacia lo que parece una sátira mordaz y con un humor muy negro que, desgraciadamente, nunca aparece…y para colmo se burla de temas harto polémicos sin un mínimo sentido común y sin la menor de las gracias, pues parece como si Levinson buscara la comedia desesperadamente sin saber cómo mostrarla (la escena de la bomba y las ovejas…parece incluso de mal gusto por lo mal ejecutada que está). Y eso se ve en el ritmo de la comedia, en la que apenas te importan los personajes, ni las situaciones y en la que las coincidencias del guión van sucediéndose de manera tan estruendosa que casi llega a escandalizar, por no hablar de que, salvo un par de ocasiones, el film no resulta siquiera divertido o simpático.

Lo peor de todo es que en su segunda mitad, no mejora. Pretende tomarse en serio su historia, cuando previamente se estaba burlando, sin éxito alguno, las condiciones de la ciudad de Kabul….es como si sus guionistas tiraran las piedras, para luego esconder las manos. Y lo peor de todo, se vuelve de manera más pretenciosa de la forma mas superficial (e incluso empalagosa) posible, sin que el difícil equilibrio se sostenga por ninguna parte, de ahí que al principio del anterior párrafo comentara que no hay por donde cogerla, pues pretende ser tantas cosas  fracasando en cada una de ellas que la sensación al acabar la película es de haber asistido a una pérdida de tiempo. Para colmo, el film visualmente resulta bastante feo, sin aprovechar ninguno de los espacios donde acontece la historia, ni siquiera en los parajes desérticos del lugar, lo cual podía haber dado juego y que aquí resulta de lo mas aséptico.

Como consolación podríamos decir que el reparto intenta salvar los muebles de semejante tontería, pero es que ni siquiera Bill Murray es capaz de levantar la película con su interpretación (y eso que resulta lo mejor de la misma), pues por momentos resulta un personaje bastante irritante. Del resto destacar a una simpática Zoey Deschaneel, y a una bellísima Kate Hudson (su personaje seguramente sea el más interesante de todos), pues ni un Bruce Willis haciendo de Bruce Willis (no se cree ni una sola linea de diálogo), ni la pareja de Danny McBrice y Scott Cann (¿que es de estos personajes en el guión?) ni un anodino Taylor Kinney consiguen dibujar a sus personajes (también por que su libreto se lo impiden).

Así, Rock the Kasbah seguramente entre en mi lista de las películas mas fallidas de 2016, pues no funciona en casi ninguno de los objetivos a los que apunta, quedándose en una tierra de nadie que la perjudica gravemente y la mata de una estocada. Comprensible el hecho de que el film fuera un fracaso en USA debido a su pobre recepción crítica. Una pena que Barry Levinson no levante cabeza orquestando producciones semejantes en las que nada tiene que aportar, y aunque pretende hablar de temas políticos y gubernamentales a través de una programa de música, también es cierto que nos habló de esto en un película indudablemente mejor como fue La cortina de humo…donde quedaron esos tiempos…

Nota Factoría del Cine: 4

Manu Monteagudo

JFPCríticasBill Murray,Bruce Willis,Kate Hudson,Rock the Kasbah
Barry Levinson no levanta cabeza...o eso parece. El director de la mítica Rain Man (película que ha envejecido bastante bien) es uno de los directores mas olvidados de la industria al tener en su currículum películas como El secreto de la pirámide (una de mis películas de la infancia...