Las rejas de las ventanas acorazando las ansias de juventud de un grupo de hermanas adolescentes en una casa en la Turquía actual son el contexto elegido por la cortometrajista Deniz Gamze Ergüven para su debut en el largometraje.

Contado a través de los ojos de la más pequeña de ellas, la historia toma una fuerza imponente cuando tras un episodio de lo más inofensivo, donde las niñas juegan con amigos en la playa, la familia de estas decide prácticamente recluirlas para que tengan una vida moralmente aceptable por sus costumbres y religión.

Su condición de mujer les marcará a fuego en una vida no elegida, cuya existencia se verá influída por un adoctrinamiento férreo y una rectitud que contrasta con las necesidad de independencia y autonomía de los personajes principales, las ganas de vivir y experimentar de los ojos de estas cinco hermanas que harán lo posible por llenar su tiempo de alegría.
El tema, ya interesante de por sí, se aprovecha de una composición de planos elegante y muy fresca, que ilumina la pantalla con encuadres magníficamente aprovechados y que potencian de manera muy expresiva la determinación de la pubertad que retrata con un entusiasmo arrollador.

Como si se tratara casi de una actualización de La casa de Bernarda Alba, donde no hay luto, pero sí un encierro de las pulsiones más naturales, Mustang se revela con una clara y honesta realización, y un guión de contagiosa espontaneidad. Las actrices protagonistas, todas ellas viscerales y creíbles, componen unos personajes con los que da la sensación que se interpretan a sí mismas y retratan su condición dentro de su cultura y momento.

La película que ya causó sensación en la Seminci de Valladolid, donde se alzó con la espiga de plata y que es candidata al Oscar a la mejor película extranjera representando a Francia, ha conquistado por donde ha pasado por su corazón y su estimulante dinamismo a pesar del drama que constituye.

Su tono ligero aumenta su garra, al lanzar de manera directa su mensaje esperanzador de la opresión femenina que convierte en universal, expresando las contradicciones de una sociedad determinada pero abriendo de miras a los espectadores de todo el mundo. La puerta abierta a la educación como salvación y a las ganas de aprender como metáfora de la libertad conforman un viaje iniciático y vital. Aprender más para luchar mejor.

Chema López

Nota Factoría del Cine: 8

JFPCríticasCríticas,Deniz Gamze Ergüven,Mustang
Las rejas de las ventanas acorazando las ansias de juventud de un grupo de hermanas adolescentes en una casa en la Turquía actual son el contexto elegido por la cortometrajista Deniz Gamze Ergüven para su debut en el largometraje. Contado a través de los ojos de la más pequeña de...