El inicio del año parece que supone un problema para la distribución de películas españolas. Si bien es cierto que algunas de ellas se estrenan con resultados muy óptimos (véase el año pasado con la producción de Perdiendo el Norte, que se estrenó en febrero y que recaudó mas de diez millones o incluso Las ovejas pierden el tren, ésta algo mas discreta en su paso por las salas), hay cierto miedo a que sus resultados puedan fracasar, al coincidir casi siempre con las películas que puedan estar nominadas a los Oscar (pues casi siempre se reservan los grandes estrenos de estos premios para estas fechas). Pero siempre hay excepciones, y es indudable que, cansados los espectadores de presenciar tanto drama en la cartelera (las nominadas suelen estar ancladas en este género…aunque no todas), siempre recurramos a la comedia para aportar un toque de frescura a las pantallas. Y ese es el caso de “Embarazados“, una comedia protagonizada por Paco León y Alexandra Jiménez (dos caracas muy reconocibles en el género de la comedia) que se estrena ahora en nuestras pantallas, y que tiene posibilidades de engendrar un pequeño éxito. ¿Las razones? A continuación

Parece sencillo: un espermatozoide + un óvulo = un embrión. Pero si tus espermatozoides son “pocos, vagos y anormales” y tu mujer está premenopáusica a los 37, las cosas empiezan a complicarse.

Esta es la sinopsis oficial de la película…una manera de venderse algo sencilla, pero suficiente para presentar la comedia en la que se basa, pues a fin de cuentas, Embarazados es una comedia sencilla, que no busca otra cosa que hacer pasar un rato agradable al espectador. Ni más, ni menos. Y funciona. Funciona básicamente porque es honesta en sus pretensiones, buscando la risa cómplice del espectador con mucha simpatía y con bastante encanto, sin recurrir a la estruendosa carcajada (no busca situaciones escatológicas, en ese sentido). Por lo que podría decirse que resulta un entretenimiento en la que sus creadores saben en todo momento que es lo que quieren y cómo lo quieren, sin aspiraciones mas allá que la de buscar una ligera sonrisa al espectador. Su guión sabe manejar las situaciones y las aprovecha, sin complicarse demasiado la vida, y aunque en un primer momento me hacía presagiar lo peor (una presentación de personajes un tanto tosca), finalmente consigue encontrar su tono de comedia ligera con algunas dosis de realidad que funcionan en su prisma mas sencillo.

La comedia no es un género fácil de manejar, y hay que buscar un equilibrio adecuado para que sus ingredientes y sus golpes cómicos funcionen, y en Embarazados se consigue ese equilibrio gracias a unos personajes que su guión los describe bastante bien, por lo humanos que resultan (pues al final, la normalidad es lo que mejor funciona en una comedia, desde el punto de vista de un servidor), y es algo que sus actores aprovechan estupendamente: Paco León y Alexandra Jiménez están estupendos en ambos roles, y aunque al inicio del film resulten algo forzados (aunque la propia película parece forzada incluso), saben desarrollar a sus personajes con buen pulso acercando sus situaciones para empatizar con el espectador (especialmente ella, que poco a poco se está labrando una carrera impecable y de la que sale vencedora tanto en su registro cómico, como en el dramático, sobre todo en este último que poco a poco está empezando a relucir en su carrera), dibujando a dos personas de carne y hueso, totalmente creíbles, superados por una situación tan normal como la de tener un hijo. A pesar de ello, cabe mencionar a unos secundarios que acompañan bastante bien al film: una excelente Ainhoa Aierbe (la primera reunión de la lactancia es hilarante), un estupendo Karra Elejalde (aunque su papel es demasiado estrambótico), y la que ha sido, la revelación de la película, una encantadora Goizalde Núñez (una roba escenas absoluta). Los casos de Alberto Amarilla (en la que se agradece su cambio de registro), Ernesto Sevilla y Elisa Mouliaa no se apartan mucho del tópico, aunque no lo hacen para nada mal (al fin y al cabo, el film no es un culmen de originalidad).

Tampoco me quiero explayar mucho más ante un film que no busca mas pretensiones que la de entretener y pasar un buen rato al espectador, aunque si que es cierto, que en su último acto (cuando el relato adopta un tono más serio) alargan la situación con alguna que otra escena innecesaria (como la escena del personaje de Alexandra Jiménez cantando en el coche, que puedo llegar entender, pero extenderla a cinco minutos me parece un pelín excesivo), aunque tampoco resulta demasiado molesto, pues a fin de cuentas, el desarrollo que hace el relato funciona, y sus personajes, resultan consecuentes.

Embarazados” podría decirse que es un film prefabricado, pero en el buen sentido. No pretende ser original, ni tampoco busca aspiraciones mas allá que la de hacer pasar un buen rato al espectador y, por eso, se agradecen sus intenciones. Mezcla situaciones bastante predecibles y por qué no decirlo, tópicas, pero que están bien manejadas en su libreto y en su dirección al no esconder su propia condición de divertimento inofensivo y agradable, algo de lo que no pueden presumir muchas de las comedias que se realizan en este país. Por eso, creo que el estreno en estas fechas es muy apropiado para que los espectadores se acerquen a pasar un rato divertido y entretenido del que seguro, que saldrán satisfechos, pues la formula, mil veces vista, funciona si se dan con las teclas correctas…y afortunadamente, este es el caso.

Nota Factoría del Cine: 6

Manu Monteagudo

JFPCríticasALEXANDRA JIMÉNEZ,Críticas,embarazados,Paco León
El inicio del año parece que supone un problema para la distribución de películas españolas. Si bien es cierto que algunas de ellas se estrenan con resultados muy óptimos (véase el año pasado con la producción de Perdiendo el Norte, que se estrenó en febrero y que recaudó mas...