La Religiosa es una película que data del año 2013…sí señores, del 2013. Dos años ha tardado en llegar a nuestras pantallas una producción que ha pasado por el Festival de Berlin y que estuvo nominada en los premios Cesar a la categoría de Mejor Actriz, y aquí no hemos sabido nada de ella hasta ahora. Digo esto por que el retraso de la cinta seguramente perjudicará a la misma a la hora de atraer a los espectadores, pues los que estuvieran muy interesados por esta producción seguramente habrán conseguido visionarla por otros medios (y ya no solo me refiero a la piratería), por lo que la afluencia de público en esta cinta (que aún así lo tiene difícil, pues la película no es de las de atraer masas, desde luego) será escasa. A pesar de ello, al menos cabe alegrarse de que por lo menos haya llegado a nuestros cines, pues La Religiosa, dirigida por el francés Guillaume Nicoux (cuya única película que he visto fue la flojísima El Elegido), es una propuesta muy interesante que consigue captar la atención del espectador.

Siglo XVIII. Nacida en una familia burguesa, Suzanne (Pauline Etienne) es una joven brillante y hermosa. Su mundo se desmorona cuando sus padres la envían a un convento para convertirse en monja. Allí se dará de bruces con la dura jerarquía que domina todos los aspectos de su nueva vida: las madres superioras juzgan con dureza las dudas y la rebeldía de Suzanne.El reemplazo de una de las madres superioras será el principal motivo de sufrimiento de Suzanne. La predecesora había sido la única hasta el momento en mostrarle consuelo y comprensión. Tras su muerte, las represalias por su comportamiento no se hacen esperar. Su pasión, fuerza y convicción la ayudan a superar los continuos acosos y vejaciones a las que el resto de sus compañeras y madres superiores (Isabelle Huppert y Louise Bourgoin) la someten continuamente. El sueño de libertad y una vida más allá de los muros empujan a Suzanne a perseguir fervientemente su objetivo de escapar del lugar.
Adaptación de la novela homónima de Diderot, la película narra la historia de una mujer que trata de resistirse a la imposición de ciertos valores religiosos, revelando el efecto deshumanizante de la vida de clausura.

La Religiosa es un film que sabe atraparte y no se anda con chiquitas. Desde su comienzo, prácticamente, el film ya muestra las intenciones y dudas de la protagonista y se aferra a ellas como una roca, siendo el entorno y la compañía lo que va variando a lo largo del film. Esto dota al film de un carácter episódico que, en mi opinión, beneficia al ritmo de la película, pues además de desarrollar el paso del tiempo de la protagonista, el ambiente por el que se rodea adquiere tonalidades distintas que, dependiendo de la ocasión, va variando a distintos tipos de drama. Por ello mismo, el interés de la película va variando en función del momento por el que esté pasando la protagonista, y aunque en ciertos momentos, el interés decae un poco, siempre mantiene un pulso firme sobre lo que cuenta que, desde luego, se agradece, sin resultar aburrida en ningún momento cuando podía haberlo sido con suma facilidad.

Los únicos inconvenientes que veo a un film tan interesante como este es precisamente su carácter episódico, que impide asentar con rotundidad el relato, variando de forma constante en diferentes formas de abordar la religión, intentando abarcar mucho, pero dispersándose por momentos con un equilibrio que en su tercio final, por ejemplo, se ve desbordado. Respecto a esto, es en su último tercio donde noté que el equilibrio perfectamente alcanzado por el film (y que no era nada fácil) se le va de las manos, y mi pregunta es, si el director pretendía hacerlo intencionadamente. El drama que se vive en su último episodio tiene un carácter tan exagerado por momentos que, no os engañare, me arrancó alguna que otra risa involuntaria, pero repito, aún siendo interesante, creo que se excede en sus propósitos exagerando lo pasional que se vive en todo este tramo.

Pese a todo el bagaje final es positivo por lo comentado antes, pues siempre mantiene el pulso narrativo, especialmente en un segundo acto que alcanza unos niveles casi de película de terror por la crudeza con la que está narrada todo este tramo. Aunque, desde luego, su pilar primordial es la magnífica interpretación de Paulinne Etienne, que realiza un tour de force magnífico y de muy difícil ejecución: su personaje va desarrollándose poco a poco y si por algo nos creemos sus intenciones y reacciones es por su gesto, inocente y cándido, pero a la vez perdido, y ver como va variando su personaje y como va creciendo su interpretación es loable. También cuenta con la importante colaboración de Isabelle Hupert, que realiza una interpretación muy apropiada con la carrera de la actriz…y con esto no quiero desvelar nada más.

La Religiosa es una película bastante interesante, dirigida con pulso firme y con una interpretación principal magnífica que mantiene un tono tan episódico que su tonalidad va variando de forma que no termina de encontrarse a sí misma, desvariando quizás en un último acto que peca de exagerado y poco contenido como lo estaba siendo hasta entonces (aún así, resulta un leve bajón de ritmo tras el brutal segundo acto). Pese a ello, mucho mejor de lo que esperaba.

Nota Factoría del Cine: 5,5

JFPCríticasCríticas,La religiosa
La Religiosa es una película que data del año 2013…sí señores, del 2013. Dos años ha tardado en llegar a nuestras pantallas una producción que ha pasado por el Festival de Berlin y que estuvo nominada en los premios Cesar a la categoría de Mejor Actriz, y aquí no...