Muchas películas atraen a la gente no tanto por su guión o argumento, sino por la gran calidad técnica que pueden tener, ya sea a nivel de efectos especiales, pirotecnia de montaje o por una gran postproducción. Uno de los ejemplos más claros de este fenómeno es “Desaparecer”, del director peruano Dorian Fernández-Moris.

En la película, el actor Ismael La Rosa intenta descubrir el paradero de su novia, interpretada por la actriz Virna Flores, cuyo personaje es una asistencia social que trabaja ayudando a una comunidad de la selva. Con la premisa de este “rescate”, la película se desarrolla con una trama que mezcla elementos de películas de intriga y las persecuciones y escenas más típicas de películas de acción, incluyendo algún que otro efecto especial como explosiones. Los planos a vista de pájaro de la zona boscosa del Perú también terminan siendo espectaculares, hasta el punto que te hacen venir ganas de coger uno de los vuelos a Lima de Expedia y viajar hasta el país para conocer de primera mano los paisajes.

Aunque en el apartado técnico la película cumple un buen papel, el director se queda corto en muchas facetas de la película. Una de las críticas más sonadas es la dirección de actores. Fernández-Moris escoge mal el protagonismo y el desarrollo de los personajes, creando un protagonista muy encasillado en el rol de tipo duro sin llegar a dejar evolucionar al personaje, y dejando los personajes más carismáticos en un segundo plano, incluso llegando a desperdiciarlos del todo con el guión, que hace que terminen difuminándose con el fondo de la escena.
Por contraposición, en algunos momentos se deja ver el gran talento del director peruano, como en el prólogo del filme, en el cual, en un claro tributo a Fritz Lang y a su película “M”, una niña pasea tranquilamente por una aldea de la selva amazónica. La película, como hemos comentado antes, también denota una gran calidad en la postproducción y en los efectos especiales, así como en el maquillaje de los actores, como el hombre-zombie que aparece en una de las escenas, con las extremidades completamente destrozadas.

Resulta irónico que, según declaraciones del propio Fernández-Moris, su película anterior, “Cementerio general” fuera únicamente un ensayo para poder financiar “Desaparecer”, y sin embargo tenga un argumento, guión y desarrollo de personajes mucho más consistente que su última película, para la cual contaba con actores de mucho más renombre y con un presupuesto más elevado.

JFPCríticasCríticas,desaparecer,Fernández-Moris,Perú
Muchas películas atraen a la gente no tanto por su guión o argumento, sino por la gran calidad técnica que pueden tener, ya sea a nivel de efectos especiales, pirotecnia de montaje o por una gran postproducción. Uno de los ejemplos más claros de este fenómeno es “Desaparecer”, del...