Yo, él y Raquel venía dispuesta a arrasarlo en el mercado cinematográfico independiente. Basada en un libro que fue todo un éxito, esta adaptación pasó por el Festival de Sundance y no se fue de vacío, desde luego, pues fue la clara vencedora de dicho certamen llevándose consigo a casa el premio a la mejor película, cosechando las mejores críticas del año, para una película independiente de ambiente juvenil que podía ser un éxito instantáneo si el boca a oreja funcionaba bien…pero ¿cual fue su desgracia? Estrenarse el mismo fin de semana de Jurassic World, y lo que nadie se esperaba (ni ellos mismos), es que esta nueva aportación al mundo de Michael Crichton fuera un revienta taquillas inminente, hasta tal punto de que se ha convertido en la tercera película mas taquillera de la historia. Una lacra para esta producción independiente que, desde luego, merecía mucho mejor suerte, ya que sus resultados artísticos son verdaderamente impecables, narrando esta historia de la madurez desde un punto de vista fresco, y muy honesto.

Sinopsis sacada de la página oficial: Ganadora del Gran Premio del Jurado y del Premio del Público en el Festival de Cine Sundance de 2015, ME AND EARL AND THE DYING GIRL es la historia singularmente divertida y conmovedora de Greg, un alumno de último curso de secundaria que evita toda relación humana profunda como forma de atravesar con seguridad el terreno minado social que es la vida de adolescente. De hecho, describe a su mejor amigo, Earl, con quien realiza unos extraños cortometrajes, como alguien ‘más parecido a un colaborador’. Pero cuando la madre de Greg insiste en que le dedique tiempo a Raquel –una chica de su clase a la que acaban de diagnosticar un cáncer– Greg descubre la fuerza y la importancia que puede tener la verdadera amistad.

Durante los dos primeros tercios de Yo, él, y Raquel el espectador será testigo de un relato puramente indie donde prima más la forma que el fondo en sí. Y este es el único y principal problema de la cinta, pues durante un buen tramo de la misma, la sensación que tuve durante la proyección, es que el manejo de todos sus elementos es verdaderamente envidiable, pero parece que está mas preocupado es pulir los aspectos técnicos que en el hecho de hacer avanzar la historia, y durante todo este tramo (largo) el ritmo del relato y el propio interés de su historia quedan estancados sin que el espectador sienta una conexión verdaderamente especial hacia ellos, pues nos damos cuenta de que el conflicto (mas allá de su premisa) apenas existe. Se queda en un punto superficial donde todo queda muy “cool” y muy “indie”, pero nunca termina de arrancar del todo para meterse al espectador en el bolsillo, tirando hacia la extravagancia para así ganarse las simpatías del público, y en ese sentido, a mi, no me convenció…

No me convenció hasta que llega su último tercio, donde por fin la película saca su poker de ases y por fin surge el conflicto dramático que el film estaba pidiendo a gritos, sorprendiendo la madurez y el tacto con la que están representadas. Y lo cierto es que sus creadores se lo han guardado bastante bien hasta ese momento, ya que sus momentos previos es pura presentación para el éxtasis emocional que supone todo este clímax, que, ya os avanzo, os hará derramar lágrimas por doquier (yo no lo hice de milagro), así que llevaros un paquete de kleenex porque, desde luego, los vais a necesitar. Y si hasta ese momento todos sus elementos eran manejados con suma brillantez por su creador, excepto un libreto que presenta demasiado tiempo las vivencias y extravagancias de estos jóvenes, es en su último acto donde absolutamente todos sus aspecto brillan por metro cuadrado…

Aspectos que brillan con especial atención en una puesta en escena maravillosa y muy dinámica que sorprende por no descuidar lo mas mínimo su aspecto visual (un elemento que en las producciones de este tipo ocurre a menudo), que sorprende con unos planos bastante sorprendentes (esos contrapicados) para una producción de este calibre (el maravilloso plano fijo de la discusión entre nuestro protagonista y Rachel…de una madurez narrativa envidiable), en la que los recursos del montaje (maravilloso, y aunque el film se estanque en su historia, el trabajo del montador impedirá que el espectador se aburra lo mas mínimo), música (FANTÁSTICA, donde destaca especialmente en su último tercio, en una colabración a cuatro manos entre Brian Eno y Nico Muhly) e interpretaciones (magistrales…de verdad, su trío protagonista está inmejorable y el desarrollo que sufren sus personajes lo transmiten a la perfección) se dan de la mano para formar un conjunto que, en ese sentido, resulta magnífico en su aspecto técnico.

Yo, él y Raquel es una película que una vez terminada la proyección, te motiva. Te motiva por que es un canto a la vida y a la amistad en su sentido mas pleno, y aunque el film tarde bastante en mostrar sus verdaderas cartas, cuando lo hace, desde luego el cúmulo de lágrimas que asomarán por tu mejilla estarán ahí presentes. Seguramente, muchos tachen al film de manipular al espectador, pero desde luego, he de decir que lo manipula y muy bien, pues en eso consiste el cine.Además, hacía tiempo que una película no mostraba con tanto tacto dramático el conflicto de unos jóvenes que esta en, una etapa de su vida , completamente perdidos y solos. Yo el y Rachel te dice precisamente lo contrario…no estamos solos. Si tienen la oportunidad, no se la pierdan.

Nota Factoría del Cine: 8.

Manu Monteagudo

JFPCríticasCríticas,él y Rachel,él y Raquel,sorpresas,Sudance,Yo
Yo, él y Raquel venía dispuesta a arrasarlo en el mercado cinematográfico independiente. Basada en un libro que fue todo un éxito, esta adaptación pasó por el Festival de Sundance y no se fue de vacío, desde luego, pues fue la clara vencedora de dicho certamen llevándose consigo a...