Esto de desempolvar los tebeos y llevarlos a la pantalla grande se está haciendo cada vez más habitual. Hemos visto desfilar por los cines a Mortadelo y Filemón y a Zipi y Zape, y ahora le toca el turno al conocido personaje de los cómics de Manuel Vázquez: Anacleto: Agente secreto.

Con un aire al Inspector Gadget y caricaturizando a James Bond, Javier Ruiz Caldera, director del film, logra reflejar en su película perfectamente la esencia de Anacleto y del humor de Vázquez, y entre toques de humor y escenas de acción se pasará la hora y media de película.

Han pasado 30 años y Anacleto, interpretado por un Imanol Arias bastante acorde con el papel,adoptó una identidad falsa para mantener fuera de todo lo que implica ser un agente secreto a su hijo Adolfo, interpretado por un Quim Gutiérrez que lo borda y sostiene sin duda la película. Ambos se unirán y con la ayuda de la novia (Alexandra Jiménez) y el mejor amigo de Adolfo (Berto Romero) intentarán detener al malvado Vázquez (Carlos Areces) que quiere matarlos como venganza del tiempo que ha estado encerrado.

Lo mejor sin duda de la película son las escenas de acción que están impecablemente ejecutadas y que le brindan a la historia un ritmo adecuado para mantener al espectador interesado y entretenido. En este caso, los efectos especiales ayudan bastante y a pesar de estar presentes en ningún momento cantan por falsos o llamativos.

El reparto está bastante bien sin embargo en algunos momentos se peca por caricaturizardemasiado a los personajes, aunque entiendo que este es el juego que buscaba el director, hay momentos en los que se está justo en el límite de comenzar a ser desagradable… por suerte se mantiene en ese límite por lo que el resultado es bastante airoso.

Lo que sí es cierto es que Ruiz Caldera ha sabido cumplir a cabalidad con los fans de Vázquez, porque aunque en la historia y en la forma de contar se ha tomado muchas licencias, dentro de su película no sólo conserva el aire de Anacleto con su cigarro siempre en la boca y listo para enfrentarse a lo que venga; si no que también apuesta por hacer pequeños y grandes homenajes al escritor del tebeo dentro del film. En este sentido, nada más mirar el nombre que lleva el malvado de la historia y ver la celda en la que lleva tiempo esperando su venganza.

Definitivamente no creo que estemos ante una genialidad del cine de espías, pero Anacleto: Agente secreto cumple al mantener al espectador entretenido, brindarle algunas risas y recordar aquel tebeo español que hace 30 años que echábamos de menos.

Daniela Rosas Olavide
Puntuación: 6

JFPCríticasAnacleto agente secreto,Berto Romero,Críticas,IMANOL ARIAS,Javier Ruiz Caldera
Esto de desempolvar los tebeos y llevarlos a la pantalla grande se está haciendo cada vez más habitual. Hemos visto desfilar por los cines a Mortadelo y Filemón y a Zipi y Zape, y ahora le toca el turno al conocido personaje de los cómics de Manuel Vázquez: Anacleto:...