David Gordon Green es un director del que no se que esperarme. Bien te puede hacer un drama como Undertow o Snow Angels (esta última con una Kate Beckinsale que alabada a diestro y siniestro por su interpretación) como si su siguiente film es una comedia disparatada como Superfumados (dentro del equipo de Jude Apataow) ,El canguro y la comedia de época Caballeros, princesas y otras bestias (esta última con unas críticas mediocres). Tras redimirse del film medieval protagonizado por James Franco y Natalie Portman con la película “Joe” (donde Nicolas Cage obtuvo unas críticas fantásticas por su interpretación), ahora nos trae su última película, una comedia dramática protagonizada por Al Pacino, un actor con una carrera a sus espaldas de la que no hace falta ni mencionar. Lo mas comentado del film ha sido la interpretación del actor, y yo receloso de dichos comentarios (pues con su última film, La sombra del actor, también pasó lo mismo…y no me pareció su mejor interpretación en años como muchos han comentado), no esperaba encontrarme mas allá de un film ligero y bienintencionado…pues precisamente eso es Señor Manglehorn, aunque, y esta vez si, si el film consigue llegar al espectador es por una interpretación de Pacino sencillamente maravillosa.

A.J. Manglehorn (Al Pacino) es un ex convicto que, 40 años atrás, renunció a la mujer de sus sueños a cambio de dar un gran golpe. Ahora reside de manera humilde y discreta en una pequeña localidad, viendo pasar los días en soledad. Hasta que su pasado sale a la luz sorprendiendo a sus vecinos.

Sinceramente, las bases por las que se asienta el guión de Señor Manglehorn funcionan bastante bien. La descripción de los personajes funcionan perfectamente para crear un conflicto interno entre ellos que funciona estupendamente por retratar algo tan fundamental como es el miedo a estar solo. De ahí que su personaje principal rechace cualquier motivo por el que deba estar acompañado (por motivos ajenos que mejor será no desvelar), algo que el resto de mortales (en este caso los que le rodean), no terminan ni de entender ni de aceptar. Una incomprensión social que su protagonista acepta sin contemplaciones. En ese sentido, David Gordon Green consigue transmitir esa sensación bastante bien, dejando que sean los diálogos y los actores los que lleven el peso del relato, y aunque por momentos caiga en una puesta en escena de lo mas rutinaria en este tipo de films, sabe perfectamente a quien tiene entre manos…

Y ese no es otro que Al Pacino. El actor consigue su mejor interpretación en años con un personaje de lo mas complejo y que lo resuelve de manera brillante eclipsando cualquier momento del film, por que su director sabe que él es la película. Y desde luego, si el film consigue ser mejor de lo que es en realidad, es precisamente por la labor de este veterano que consigue sacar todo su potencial en cada escena del film, con detalles nimios pero que describen a la perfección a este solitario personaje.Aunque también contribuye el hecho de estar tan bien acompañado, pues las escenas que

comparte con una estupenda y encantadora Holly Hunter (su escena del restaurante, o la primera entrada de Manglehorn a su casa son fantásticas por la interacción de estos dos actores) y con estupendo Chris Messina (la escena del restaurante entre los dos y la última escena que comparten son una bomba de relojería), son las mejores de la cinta por lo bien que fomentan entre ellas la interacción de sus personajes.

Es cierto que el film por momentos (por no decir bastante) pisa varios lugares comunes que se alargan en exceso (los momentos en los que Manglehorn borracho visita pubs o casinos), y contiene alguna sorpresa argumental que peca de ser exagerada, pero solo por el mero hecho del tacto que mantiene con sus personajes principales consigue conmover por momentos en una historia de superación personal que, aunque mantenga el mismo esquema en este tipo de cintas, consigue solventarlos con unas interpretaciones fantásticas y unos diálogos por momentos muy afilados y muy bien manejados. Además, tenemos el beneplácito de disfrutar de una de las mejores interpretaciones de Al Pacino en años, por lo que tendréis la garantía de que, interpretativamente, no os va a defraudar en absoluto.

Nota Factoría del Cine: 6

Manu Monteagudo

JFPCríticasAl Pacino,Críticas,Señor Manglehorn
David Gordon Green es un director del que no se que esperarme. Bien te puede hacer un drama como Undertow o Snow Angels (esta última con una Kate Beckinsale que alabada a diestro y siniestro por su interpretación) como si su siguiente film es una comedia disparatada como Superfumados...