El cumpleaños de Ariane es mi primera incursión en el cine del director francés Robert Guediguian, cuya amplia filmografía ha obtenido siempre el beneplácito de la crítica, especialmente con la película precedente este film, Las nieves del Kilimanjaro, cuya recepción no pudo ser mejor. Y me adentré a ver su nuevo film con la mente en blanco dejando que me sorprendiera allá donde el film fuera, pues sin tener ninguna toma de contacto con el cine del director, no sabía a ciencia cierta qué me iba a encontrar…y lo cierto es que mi sensación al salir de la sala fue la misma que al entrar, no os voy a engañar, y eso que iba sin expectativa ninguna.

Hoy es el cumpleaños de Ariane (Ariane Ascaride) y está mas sola que nunca en su bonita casa. Las velas de la tarta ya están encendidas, pero todos los invitados han cancelado su asistencia, no vendrá nadie. Ariane sube a su bonito coche y deja su bonita urbanización para perderse en la ciudad.

Durante los títulos de crédito, El cumpleaños de Ariane ya desvela sus intenciones cuando vemos que al nombrar al director podemos leer “Una fantasía de Robert Guediguian”…y eso es lo que es la película, una pequeña fantasía. Durante su primer tramo (en opinión de un servidor, el mejor), vamos observando cómo Ariane se deja llevar por el mundo, en un mezcla de realismo y fantasía propias de un cuento (ese baile esperando en el puente levadizo es un buen síntoma del vitalismo del que quiere imprimir la película), y en la presentación de sus personajes es donde el film se muestra mas acertado, en la que una cadena de acontecimientos le van presentando a unos personajes, a cada cual mas peculiar, que harán cambiar la percepción de la vida a su personaje protagonista. En ese sentido, el film es honesto en sus intenciones y pretende ser sencillo, especialmente por un trabajo estupendo de su actriz protagonista, Ariane Ascaride, que enamora la pantalla en cada aparición suya (pues el papel le viene que ni pintado).

Pero una vez presentados los personajes, los conflictos de cada uno de ellos, me importaron bien poco, para ser sincero. La calmada serenidad, por no decir desidia, de su narración consigue que el film se estanque sin que vuelva a retomar el interés del relato sin que avance hacia ninguna parte, y la sensación al finalizar el film es que, vale, existe un proceso de la protagonista que, si funciona es por su actriz principal, pero en cuyo guión veo poco interés por desarrollarlo, ocupando mas minutos en pantalla historias secundarias que, en opinión de un servidor le interesaron poco, o prácticamente nada. Y es ahí donde veo que el film fracasa, pues se preocupa tanto de los personajes secundarios sin que en su resultado final te importen, que al final todo ha sido en vano (por no hablar de ese final, que, si, posee algún detalle interesante, pero del que no pudo ser más fácil). Y se resiente el ritmo del relato sin que te importe prácticamente nada lo que les pase a los protagonistas, lo cual el aburrimiento y el cansancio del espectador se apoderan del relato hasta su final.

Quizá, en mi humilde opinión, el cansancio ante el saturamiento de películas de la misma índole del cine francés que ha poblado en nuestras pantallas haya hecho mella en mí: películas amables, sencillas, supuestamente cómicas marcadas por el mismo patrón, y que encandilan a la crítica con una facilidad increíble. Es cierto que El cumpleaños de Ariane intenta esquivar en cierta manera algunos tópicos en su narrativa, pero el film, a fin de cuentas, nos cuenta lo mismo de siempre…camuflado, pero lo mismo de siempre. Y mi sensación de quedarme igual cuando he salido de la sala que cuando he entrado significa que me ha dicho o poco o nada esta fantasía de Robert Guediguian, cuya primera aproximación a su cine, me ha supuesto una decepción…

Nota Factoría del Cine: 4

Manu Monteagudo

JFPCríticascine francés,Críticas,El cumpleaños de Ariane
El cumpleaños de Ariane es mi primera incursión en el cine del director francés Robert Guediguian, cuya amplia filmografía ha obtenido siempre el beneplácito de la crítica, especialmente con la película precedente este film, Las nieves del Kilimanjaro, cuya recepción no pudo ser mejor. Y me adentré a ver...