Es curiosa la filmografía de Guillaume Canet, pues sus inicios como actor (bastante interesantes) no me hicieron presagiar que su faceta como director iba a saldarse con bastante éxito en el territorio local, pues su anterior película a Lazos de Sangre, Pequeñas Mentiras sin importancia, fue uno de los mayores éxitos del cine francés en los últimos años. Y lo mejor que ha podido hacer, tras semejante éxito, ha sido cambiar por completo de aires, y adentrarse en el terreno del thriller gracias a James Gray (un notabilísimo director), guionista de esta película junto a Canet, y que no se sentó en la silla del director de esta cinta de milagro. Y contando con un reparto espectacular (y que tiene a Marion Cotillard en su reparto, pues por algo es la esposa del director), lo cierto es que uno se da cuenta del interés de James Gray por esta historia, porque parece adecuada para él, aunque Canet haya cumplido estupendamente con su trabajo tras las cámaras.

Sinopsis oficial: El actor y director francés Guillaume Canet debuta en Hollywood con el thriller Blood Ties, una historia criminal ambientada en la América de los 70 dentro del seno de una familia desestructurada. Una conflictiva relación entre ambos hermanos, de caracteres radicalmente opuestos pero unidos, es la columna vertebral sobre la que se sostiene toda la obra cinematográfica. Chris Pierzynski (Clive Owen) es un delincuente que ha cumplido una condena de varios años en prisión por haber participado en un ajuste de cuentas. Su hermano pequeño Frank (Billy Crudup), agente de policía con un prometedor futuro por delante, lo espera a la salida de la cárcel y lo acoge con los brazos abiertos, alojándole en su casa y encontrando la manera de retomar el contacto con sus hijos y su ex mujer (Marion Cotillard). A su vez, Chris conoce a Natalie (Mila Kunis), que encarna la esperanza de emprender una nueva vida, pero pronto su pasado llamará de nuevo y Chris retomará la senda del crimen.

Lo primero que he de dejar claro es de la evidente solidez narrativa con la que Canet maneja su relato. Puede que en ciertos momentos la estabilidad tan bien conseguida durante todo su desarrollo se le vaya un poco de las manos en algún instante suelto, pero siempre hay una claridad por lo que quiere mostrar y cómo mostrarlo, que se agradece sobremanera. Sabe añadirle un ritmo interno al mismo que nunca decae, y siempre mantiene la atenta mirada de la cámara en sus protagonistas, aprovechando cada instante (especialmente las miradas y los silencios) de forma que el espectador se involucra en el relato con bastante facilidad. También cabe agradecerle la sequedad y la contundencia de sus escenas mas intensas, dignas de los thrillers de los 70, pues cuando la violencia estalla lo hace de forma áspera y para nada blanda, amen de una banda sonora que reparte una selección de canciones maravillosas que imprimen ritmo y personalidad al relato de forma esplendida.

Con una fotografía excelente que retrata la época de forma clara pero sin pretender lucirse demasiado en ella, y con un trabajo de ambientación magnífico, el otro punto a destacar del mismo es un reparto que está EXCELENTE : Billy Crudrup es uno de los actores mas polifacéticos de los últimos años, y aquí esta fantástico (sobre todo cuando no habla…sus ojos lo dicen todo) ; Clive Owen esta excelente en un papel que nunca se le va de las manos con lo fácil que pudo haber sido (y por que se le nota que disfruta con su rol como ninguno en la película); Marion Cotillard quizá esté algo desaprovechada, pero de todas maneras está estupenda ; Zoe Saldana quizá tengo el papel mas tópico de todos en el relato, pero lo aprovecha bastante bien (esa discusión en el bar donde no escuchamos nada…solo lo vemos) ; Mila Kunis está mucho mejor de los últimos papeles que ha encarnado últimamente, y cómo se nota cuando la dirigen bien (su primera entrada estremece); James Caan…permitiéndose ser el secundario de lujo, y no es para menos, pues está brillante ; y Lili Taylor como la hermana de la familia, esta genial (el momento en el que discuten los dos hermanos y ella se mete de por medio). Lo dicho, el reparto, es impecable, y la mayor parte de las escenas funcionan por el buen hacer de estos actores que aprovechan cada silencio y gestos para transmitirnos algo del personaje.

Es cierto que sus mas de dos horas de metraje resultan excesivas para lo que tiene que contar (y que finalmente no es tanto, creedme), y que en determinados casos se cree demasiado importante, sin finalmente rematar de forma contundente una historia que a medida que avanza parece que va un poco mas atropellada y con alguna salida de tono algo chocante, pero el conjunto bien integrado que confecciona Guillaume Canet durante su desarrollo consigue que el espectador no se despegue de la pantalla ni por asomo. Bien contada, bien interpretada, bien dirigida, bien escrita…quizá algo mas de arrojo es lo que le hubiera venido de perlas para que este film sea mas perdurable, pero de todas maneras, Lazos de Sangre es una película recomendable que ofrece buen cine durante sus mas de dos horas película.

Nota Factoría del Cine: 6,5.

Manu Monteagudo

JFPCríticascritica,GUILLAUME CANET,lazos de sangre
Es curiosa la filmografía de Guillaume Canet, pues sus inicios como actor (bastante interesantes) no me hicieron presagiar que su faceta como director iba a saldarse con bastante éxito en el territorio local, pues su anterior película a Lazos de Sangre, Pequeñas Mentiras sin importancia, fue uno de los...