David Koepp ha sido y es uno de los guionistas mas reputados de Hollywood, pues de su mano han salido los libretos de las dos primeras entregas de Jurassic Park, Misión Imposible, La habitación del pánico, Spiderman, La guerra de los mundos y la última aventura de Indiana Jones. En mi caso he de decir, que, cierto es, ha estado vinculado a muchos éxitos de taquilla, pero para nada me parece que cuenten con unos libretos excelentes (pues en muchos casos, ha sido la puesta en escena la que ha salvado el desaguisado, como fue el caso de La guerra de los mundos). Como director, tengo sentimientos encontrados, pues empezó estupendamente con un debut muy prometedor como fue El efecto domino para proseguir su carrera con un film de terror muy reivindicable, El último escalón (y que tuvo la mala fortuna de competir con la taquillera El sexto sentido, pues guardaban similitudes con su relato de fantasmas).Pero su siguiente proyecto, La ventana indiscreta me pareció un descenso de calidad bastante notable al contar con un relato que por momentos rozaba el ridículo, y que incluía a un Johnny Depp histriónico. Después de la correcta y simpática ¡Me ha caído el muerto! Y el film de acción Sin frenos, Koepp ha vuelto a colaborar con Johnny Dep, y tras un paso desastroso por las carteleras de Estados Unidos (recaudó 7 millones con un presupuesto 60 en su primer fin de semana) con unas críticas nefastas, llega ahora nuestras carteleras ¿Será merecido tal fracaso? Pues, desgraciadamente, si.

Mientras sortea a unos rusos cabreados, al Mi5 británico, a su esposa de piernas imposibles (Gwyneth Paltrow) y a un terrorista internacional, el elegante marchante de arte y granuja a tiempo parcial, Charlie Mortdecai (Johnny Depp), deberá cruzar el globo armado únicamente con su elegancia y su encanto especial en una carrera para recuperar una pintura robada que, se rumorea, contiene el código de cuenta de un banco perdido lleno de oro Nazi.

Lo primero que me vino a la cabeza es ¿Cómo los productores no se dieron cuenta de que este proyecto era un fracaso anunciado? Cuando uno contempla las primeras imágenes de Mortdecai el espectador ya se percata de que algo no funciona, y eso es debido a muchas razones, y , sinceramente…no creo que la culpa sea de su libreto. La historia (que pretende hacer un guiño a las comedias de los 60 protagonizadas por Peter Sellers) pretende retomar un tipo de humor que, es cierto, ya no casa con el público, pero que habría servido como un homenaje simpático a un cine ya extinto, debido a unos diálogos con gran carga verborreica, y en algunas ocasiones inspiradas (aunque en otras, muchas mas bien, no tanto), y situaciones que habrían podido servir para una comedia ligera de lo mas entretenida…y no es nada de eso.

No es nada de eso debido a una dirección de David Koepp que en ningún momento sabe en qué película se ha metido. La indefinición de la que hace gala es preocupante, pues nunca encuentra el tono adecuado a la hora de encontrar la comedia, pues pretende ser

muchas cosas sin centrarse en una claramente, y fracasando en cada una de ellas: un humor de lo mas inocente se mezcla con chistes escatológicos (primordialmente de sexo); el humor refinado se convierte en tosco; el homenaje se convierte en parodia sin que ni siquiera cumpla tal objetivo…lo dicho, un popurrí del que apenas funciona algo. Desde luego el guión pudo estar mucho mejor (la de vueltas que da su desarrollo de forma innecesaria es innumerable) pero es en el tono de la película donde nunca acierta, provocando un rechazo ante lo que uno ve que se nota desde sus primeros minutos (un prologo a lo James Bond que demuestra lo irregular de esta producción). Es como si el film hubiera pasado por mil y una manos, dejando un producto deforme del que apenas funciona algo.

Pero si hay una lacra mayoritaria en este film, dejémoslo ya claro, es Johnny Depp. Este actor, al que siempre he defendido, esta siendo criticado últimamente por su encasillamiento en personajes estrambóticos, y aunque estos comentarios no estén faltos de razón, también es innegable el hecho de que, si funcionan con el personaje, no seré yo el que me queje. El problema en esta ocasión es que los tics del actor se ven acrecentados sin ningún atisbo de gracia o interés hacia el personaje, resultando histriónico e incluso insoportable cada vez que aparece en pantalla, intentando interpretar a un personaje que intenta ser un homenaje a Peter Sellers pero que cae en el más puro sentido de los ridículos. Incluso hay instantes donde el actor da vergüenza ajena por lo forzado que resulta haciendo comedia fracasando estrepitosamente en su propósito. Y eso que tiene un reparto secundarios a sus espaldas de lo mas notable como un Paul Bettany que resulta ser lo mejor de la función (este si sabe en que película se ha metido), un Ewan McGregor muy “british”(su primera entrada en la mansión de Mortdecai es de los mejores momentos del film), una perdidísima Gwyneth Paltrow (con una acento imposible)y una pequeña aparición de Jeff Goldblum que siempre es agradecida…pero al aparecer en cada unas de las secuencias del film, Depp consigue irritar al espectador en cada ocasión que su personaje aparece (y que es siempre).

Ya ni me gustaría hablar de la desganada puesta en escena (sus escenas de acción son lo mas soso que vas a ver estos últimos años) que ni siquiera aprovecha su fotografía para iluminar los distintos parajes donde van a ir a parar los protagonistas (lo único rescatable son las recreaciones digitales de los viajes…con eso digo todo), aunque el único que parece dar con el tono adecuado que el film pretende buscar y que nunca encuentra, es su banda sonora, de Geoff Zanelli, donde sí que consigue ser un simpático homenaje a la música de aquella época (con Henry Mancini a la cabeza).Lo que aún me pregunto es cómo esta producción ha costado 60 millones de dólares…cuando no los aparenta en absoluto (aparenta 30 como mucho).

Mortdecai era un fracaso anunciado y una vez vista, lo cierto, es que lo es. Un fracaso que no consigue embaucar al espectador ante la indefinición con la que ha sido tratado este film. Ha pretendido abarcar a un público tan amplio que la cinta ha salido deforme, sin gracia, sin chispa e intrascendente desde sus primeros minutos. Una pena, pues la idea de homenajear el tipo de comedia de los años 60 podía haber dado a un producto de lo mas simpático y entretenido, y no es, ni lo uno, ni lo otro, debido a varios factores (entre ellos, y el más importante Johnny Depp) que la condenan al mas profundo de los olvidos

Nota Factoría del Cine: 2.

Manu Monteagudo

JFPCríticasCríticas,JOHNNY DEPP,Mortdecai
David Koepp ha sido y es uno de los guionistas mas reputados de Hollywood, pues de su mano han salido los libretos de las dos primeras entregas de Jurassic Park, Misión Imposible, La habitación del pánico, Spiderman, La guerra de los mundos y la última aventura de Indiana Jones....