Si tienes ganas de ver una historia graciosa y entretenida a la vez que inspiradora, emocional y mágica la nueva película de Ben Stiller, tanto dirigiendo como actuando, es la ideal para satisfacerte.

La vida secreta de Walter Mitty” es un remake de una película que llevaba el mismo nombre y que fue estrenada en 1947, está basada en un relato de James Thurber y narra la historia de un empleado de una editorial que se pasa la vida imaginando que es el héroe de grandes aventuras.
La actuación de Stiller como Walter Mittyse aleja bastante de su estilo habitual de cómico exagerado. Es una interpretación que nos enseñará a un Ben mas contenido, y con el que será muy fácil identificarse, ya que es más cercano a lo que podría ser cualquier persona en la vida real. Sin embargo, en algunos momentos de la película aparecerá ese humor tan propio de él, recordándonos que aunque puede ser serio sigue siendo Ben Stiller.

Nada mas viendo el trailer uno se da cuenta de que es de esas películas que no te quieres perder. Y ciertamente, hay momentos realmente espectaculares durante el desarrollo de la trama y escenas que superan con creces las expectativas y por las que vale la pena verla. Sin embargo, hay elementos que hacen decaer a esos otros que son majestuosos, y que evitan que salgas de la película completamente deslumbrado.

Estos últimos tienen más que ver con la forma como se relacionan los personajes dentro de la cinta, mas concretamente con los protagonistas. La forma como acaban conversando y como terminan juntándose carece de profundidad y hace que la química surgida entre ellos no sea tan creíble para el espectador.

Eso si, visualmente la película es espectacular. La forma como la cámara se mueve y acompaña al protagonista a lo largo de la historia es dinámica y genial. Asimismo, la fotografía y los paisajes que está capta son de sueños, y el ritmo con el que avanza la película es bastante bueno. Y una de las características que más resalta es la música, que realmente colabora al fin de la cinta.
Algo que encuentro encantador de Walter Mitty es el mensaje en sí que transmite la película y el como con una escena final queda realzado del todo. A lo largo de la historia, además, hay un montón de guiños a otras películas que hacen pensar, en cierta forma, que es la forma que tiene Stiller de demostrar su aprecio ante sus colegas del medio, lo cual además lo ayuda a empatizar con el espectador.

En general, es un película encantadora a pesar de los defectos que pueda tener. Mezcla el humor tan característico de Ben Stiller con un lado más sentimental y que es menos conocido. Una historia que inspira y que a más de uno le hará soltar alguna lagrimita, pero que al mismo tiempo hace reír alegrando el día.

Daniela Rosas Olavide.

Puntuación: 7.5