Lo primero que hay que decir de “El discurso del Rey” es que es una de las mejores películas del año. Su guionista David Seidler consigue sacar oro de lo que en principio solo era una anécdota. Los diálogos están muy conseguidos.

DeAplaneta estrena mañana en España este film dirigido con mano maestra por el novato Tom Hooper, eso sí ya había triunfado en la televisión. Ha triunfado 3 años consecutivos en los Globos de Oro y ha conseguido 13 premios Emmy por su serie “John Adams”. El telefilme “Longford” y la miniserie “Elizabeth I” han arrasado en audiencia y premios.

Hooper demuestra que tiene cosas que contar y se posiciona como un director con un gran futuro.

La perfecta combinación de humor, drama histórico ligero, ambientación impecable e interpretaciones excelentes la convierten en una propuesta muy recomendable

La sutil escena inicial de “El discurso del Rey” nos pone en antecedentes. Fergie hijo del rey de Inglaterra, Jorge V, no es capaz de hacer un discurso en un estadio de Wembley abarrotado de gente debido a su problema de tartamudez. A la muerte de Jorge V llega al trono su hijo mayor que reinará como Eduardo VIII que abdica por amor (deseaba casarse con Wallis Simpson una estadounidense divorciada y que tenía mala fama).

Inspirada en hechos reales “El discurso del Rey” cuenta las vicisitudes de Jorge VI (Fergie) hasta poder expresarse con normalidad y convertirse en un estímulo para su pueblo durante la segunda guerra mundial con sus discursos, convirtiéndose en un héroe e impulso para el pueblo en una situación tan difícil. Es enriquecedora la reflexión que hace sobre la monarquía el Rey Jorge V cuando hace referencia a los nuevos tiempos y el uso de la radio, que deviene en metáfora.

En pantalla asistimos a un excelente duelo actoral entre Colin Firth como Jorge VI y Geoffrey Rush como Lionel Logue la persona que consigue curarle, es un logopeda que utiliza métodos innovadores para la época, estableciendo un juego como base de trabajo. Los dos actores consiguen elevar la película, su trabajo es excelente, seguro que conseguirán muchos premios. Los secundarios también están muy bien: Guy Pearce, Helena Bonham Carter, Timothy Spall, Derek Jacobi (“Yo, Claudio) y Michael Gambon.

Hay un sentido del humor muy sutil durante todo el metraje.

La dirección artística es perfecta, todos los detalles están muy logrados. Los 118 minutos pasan volando.

Puntuación de Factoría del Cine: 8

                José López Pérez